Dos ex es­pías y Do­nald Trump

El Diario de El Paso - - Opinión - Tho­mas L. Fried­man

Nue­va York— Cuan­do de eva­luar la con­tien­da pre­si­den­cial se tra­ta, pre­fie­ro es­cu­char a los es­pías. Su fal­ta de sen­ti­men­ta­lis­mo sue­le ser bru­tal, ven de le­jos las ton­te­rías y to­man un ata­jo di­rec­to a la fría y du­ra con­clu­sión. Ade­más, jus­to aho­ra, dos de los je­fes de es­pías más pro­mi­nen­tes del mun­do es­tán en­vian­do men­sa­jes abier­tos so­bre lo que sig­ni­fi­ca­ría pa­ra Es­ta­dos Uni­dos y la alian­za oc­ci­den­tal que Do­nald Trump fue­ra ele­gi­do pre­si­den­te.

Da­mas y ca­ba­lle­ros, les pre­sen­to a Ro­bert Ga­tes, ex di­rec­tor de la CIA, y quien lar­ga­men­te fue su né­me­sis y ex agen­te de la KGB, el pre­si­den­te Vla­di­mir Pu­tin de Ru­sia. Pu­tin vo­ta­ría por Trump. No así Ga­tes.

En un en­sa­yo en el dia­rio The Wall Street Jour­nal, Ga­tes, quien tam­bién fue se­cre­ta­rio de la De­fen­sa pa­ra Geor­ge W. Bush y Ba­rack Oba­ma, cri­ti­có tan­to a Hi­llary Clin­ton co­mo a Trump por no ha­ber lo­gra­do to­mar con se­rie­dad la ame­na­za pre­sen­ta­da por la Ru­sia de Pu­tin. Sin em­bar­go Trump, agre­gó Ga­tes, ha lle­ga­do a ni­ve­les con Pu­tin a los que nin­gún as­pi­ran­te a la Pre­si­den­cia de EU de­be­ría lle­gar: ‘Las ex­pre­sio­nes de ad­mi­ra­ción de Trump ha­cia el hom­bre y su au­to­ri­ta­rio ré­gi­men son in­ge­nuas e irres­pon­sa­bles’.

Sí, Clin­ton tie­ne sus pro­pios pro­ble­mas de cre­di­bi­li­dad con res­pec­to a se­gu­ri­dad na­cio­nal, ex­pli­có Ga­tes, pe­ro ‘Do­nald Trump per­te­ne­ce a una li­ga pro­pia. Ha ex­pre­sa­do apo­yo ha­cia la cons­truc­ción de un mu­ro en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co; ha­cia la tor­tu­ra de pre­sun­tos te­rro­ris­tas y matar a sus fa­mi­lias; ha­cia el li­de­raz­go dic­ta­to­rial de Pu­tin y ha­cia los éxi­tos inexis­ten­tes de Sad­dam Hus­sein en con­tra del te­rro­ris­mo. De igual for­ma, ha di­cho que apo­ya el uso del pre­su­pues­to de la De­fen­sa de alia­dos de la OTAN co­mo la prue­ba de­fi­ni­ti­va so­bre si EU con­ser­va­rá sus com­pro­mi­sos en tra­ta­dos con ellos; apo­yo al re­ti­ro de tropas es­ta­dou­ni­den­ses de Eu­ro­pa, Co­rea del Sur y Ja­pón y a fa­vor de que es­tos dos úl­ti­mos desa­rro­llen ar­mas nu­clea­res… lo cual es una pers­pec­ti­va al­ta­men­te des­es­ta­bi­li­za­do­ra’.

Clin­ton aún tie­ne tiem­po pa­ra abor­dar sus pro­ble­mas de jui­cio y cre­di­bi­li­dad y ga­nar vo­tos de per­so­nas co­mo él mis­mo, di­jo Ga­tes. En cuan­to a Trump, di­jo: ‘con res­pec­to a la se­gu­ri­dad na­cio­nal, creo que (él) es­tá más allá de cual­quier re­pa­ra­ción. Se em­pe­ci­na en no es­tar in­for­ma­do so­bre el mun­do y có­mo di­ri­gir nues­tro país y Go­bierno, y su tem­pe­ra­men­to no es apro­pia­do pa­ra con­du­cir a nues­tros hom­bres y mu­je­res uni­for­ma­dos. Él no es­tá ca­li­fi­ca­do y no es ap­to pa­ra ser el comandante en jefe’.

Ad­mi­ro a Ga­tes por ex­pre­sar­se en voz al­ta. No se ha pres­ta­do su­fi­cien­te aten­ción a las im­pli­ca­cio­nes de se­gu­ri­dad na­cio­nal de una Pre­si­den­cia de Trump.

Ten­go la cer­te­za de que se ve­ría la re­nun­cia de ofi­cia­les mi­li­ta­res y fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les de EU si Trump les or­de­na­ra tor­tu­rar a te­rro­ris­tas cap­tu­ra­dos, ir de ca­sa en ca­sa pa­ra des­alo­jar a in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, lan­zar gue­rras co­mer­cia­les con Chi­na y Mé­xi­co o prohi­bir la en­tra­da de mu­sul­ma­nes. Trump, el caó­ti­co can­di­da­to de las elec­cio­nes pri­ma­rias, se con­vir­tió en el caó­ti­co no­mi­na­do pre­si­den­cial, y pue­den apos­tar­le a que se­ría un pre­si­den­te caó­ti­co.

Es­tá bien ser im­pre­de­ci­ble co­mo lí­der, si sa­bes ha­cia dón­de vas y es una he­rra­mien­ta pa­ra lle­var­te ahí a man­te­ner a enemi­gos fue­ra de ba­lan­ce. Sin em­bar­go, ser im­pre­de­ci­ble por­que no tie­nes dis­ci­pli­na al­gu­na; por­que crees que pro­ble­mas co­mo el gru­po Es­ta­do Is­lá­mi­co son tan só­lo una prue­ba de hom­bría; por­que no has es­tu­dia­do los te­mas y cual­quier co­sa pue­de sa­lir de tu bo­ca; y de­bi­do a que no te das cuen­ta de que cuan­do les de­ci­mos a paí­ses co­mo Ja­pón o Co­rea del Sur o nues­tros alia­dos de la OTAN que no­so­tros pu­dié­ra­mos no pro­te­ger­los de Ru­sia o Chi­na, ellos irán a con­se­guir sus pro­pias ar­mas nu­clea­res y ha­cer del mun­do un lu­gar in­clu­so me­nos es­ta­ble… bien, ese ti­po de im­pre­vi­si­bi­li­dad es có­mo las alian­zas ter­mi­nan ro­tas, có­mo se for­man los des­ór­de­nes y em­pie­zan las gue­rras.

Es por eso que Pu­tin se es­tá re­la­mien­do los bi­go­tes. No es nin­gu­na ca­sua­li­dad que Pu­tin ha­ya elo­gia­do a Trump ‘co­mo una per­so­na real­men­te bri­llan­te y ta­len­to­sa, sin du­da al­gu­na’. Tam­po­co es coin­ci­den­cia que los ci­be­ra­gen­tes de Pu­tin ha­yan par­ti­ci­pa­do en pi­ra­te­ría in­for­má­ti­ca del Co­mi­té Na­cio­nal De­mó­cra­ta y la cam­pa­ña de Clin­ton –pa­ra crear ver­gon­zo­sas fil­tra­cio­nes– al tiem­po que ig­no­ra­ron tan­to a Trump co­mo al Par­ti­do Re­pu­bli­cano (GOP). Eso se de­be a que Pu­tin sa­be lo mis­mo que sa­be Ga­tes: una Pre­si­den­cia de Trump man­ten­dría en agi­ta­ción a Washington y la alian­za oc­ci­den­tal.

Lo que es más, Trump ha di­cho tan­tas men­ti­ras des­ca­ra­das en el úl­ti­mo año, que no pue­do ima­gi­nar qué pa­sa­ría si él tu­vie­ra que lle­var a Es­ta­dos Uni­dos a una gue­rra. ¿Quién con­fia­ría en que él es­tu­vie­ra di­cien­do la ver­dad so­bre cual­quier co­sa?

Ade­más, de­bi­do a co­mo Trump ha me­nos­pre­cia­do a nues­tros alia­dos de la OTAN, es im­po­si­ble ima­gi­nar­lo con­du­cien­do la alian­za… par­ti­cu­lar­men­te si te­ne­mos que des­pun­tar más la ex­pan­sión ru­sa. Au­na­do a es­to, ¿có­mo exac­ta­men­te va Trump a en­lis­tar a las na­cio­nes ára­bes del gol­fo en con­tra de Es­ta­do Is­lá­mi­co o ha­cer­le con­tra­pe­so a Irán, ha­bien­do de­cla­ra­do que se de­be­ría prohi­bir la en­tra­da de sus ciu­da­da­nos mu­sul­ma­nes a Es­ta­dos Uni­dos?

¿Quién que­rrá tra­ba­jar con él? Trump es­tá di­cien­do cons­tan­te­men­te co­sas ex­tre­mas y des­pués re­trac­tán­do­se o ale­gan­do que fue ma­lin­ter­pre­ta­do. Con­si­de­re­mos la destrucción que eso in­fli­gi­ría a nues­tra di­plo­ma­cia.

Es por eso que el cí­ni­co Pu­tin ad­mi­ra a Trump. Sien­do el nar­ci­sis­ta que es, Trump cree que es de­bi­do a que Pu­tin real­men­te ad­mi­ra sus cua­li­da­des de li­de­raz­go. No, Do­nald. Se de­be a que Pu­tin co­no­ce a un crea­dor del caos cuan­do lo ve, y el pen­sa­mien­to de Es­ta­dos Uni­dos sien­do di­ri­gi­do por un hom­bre que se­ría am­plia­men­te im­po­pu­lar de ma­ne­ra si­mul­tá­nea en Eu­ro­pa, Bei­jing, Mé­xi­co, Su­da­mé­ri­ca y el mun­do mu­sul­mán es un sue­ño vuel­to reali­dad pa­ra Pu­tin. La vie­ja KGB nun­ca po­dría ha­ber lo­gra­do que pa­sa­ra eso.

Así que, jó­ve­nes, es­cu­chen bien: ¿Hi­llary no en­cien­de su lla­ma? De acuer­do, coin­ci­do, es una can­di­da­ta de­fec­tuo­sa. Sin em­bar­go, ella pue­de ma­ne­jar res­pon­sa­ble­men­te los asun­tos de Es­ta­do. Trump es­tá más allá de re­pa­ra­cio­nes y no só­lo en­cen­de­rá su fue­go… que­ma­rá la ca­sa has­ta los ci­mien­tos. Pre­gún­ten­les a los ex es­pías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.