La me­jor no­ti­cia que us­ted des­co­no­ce

El Diario de El Paso - - Opinión - Ni­cho­las D. Kris­tof Fa­ce­book.com/Kris­tof Twit­ter.com/Nic­kK­ris­tof

Nue­va York— El mun­do es un caos, con mi­les de millones de per­so­nas en­ce­rra­das en in­ter­mi­na­bles ci­clos de gue­rra, ham­bru­na y po­bre­za, con más ni­ños que nun­ca pe­re­cien­do de ham­bre, en­fer­me­dad y vio­len­cia.

Prác­ti­ca­men­te eso es lo úni­co en lo que coin­ci­den los es­ta­dou­ni­den­ses; es­ta­mos po­la­ri­za­dos con res­pec­to a to­do lo de­más. Sin em­bar­go, va­rias en­cues­tas han arro­ja­do que al­re­de­dor de nue­ve de ca­da 10 es­ta­dou­ni­den­ses cree que la po­bre­za mun­dial ha em­peo­ra­do o per­ma­ne­ci­do igual du­ran­te los úl­ti­mos 20 años.

Pa­ra bue­na for­tu­na, el úni­co pun­to con res­pec­to al cual coin­ci­den los es­ta­dou­ni­den­ses es to­tal­men­te erró­neo.

A me­di­da que di­ri­gen­tes mun­dia­les se reúnen pa­ra la Asam­blea Ge­ne­ral de Na­cio­nes Uni­das es­ta se­ma­na, to­da la evi­den­cia su­gie­re que es­ta­mos en un pun­to de in­fle­xión par­ti­cu­lar­men­te no­ta­ble. El nú­me­ro de per­so­nas que vi­ve en po­bre­za ex­tre­ma (1.90 dó­la­res por per­so­na, por día) ha caí­do por la mi­tad en dos dé­ca­das, y el nú­me­ro de ni­ños pe­que­ños que mue­re ha re­gis­tra­do un des­cen­so en la mis­ma pro­por­ción; ¡eso equi­va­le a 6 millones de vi­das al año sal­va­das por va­cu­nas, pro­mo­ción de lac­tan­cia, me­di­ci­na pa­ra la neu­mo­nía y tra­ta­mien­tos pa­ra dia­rrea!

Los his­to­ria­do­res pu­die­ran con­cluir que el as­pec­to de ma­yor im­por­tan­cia que ocu­rría en el mun­do a co­mien­zos del si­glo XXI era un des­cen­so pas­mo­so en el su­fri­mien­to hu­mano.

De acuer­do, us­ted cree que fi­nal­men­te ce­dí ba­jo la pre­sión des­pués de ha­ber pa­sa­do de­ma­sia­do tiem­po en lu­ga­res de­ses­pe­ra­dos. Así que, unos cuan­tos pun­tos in­for­ma­ti­vos:

• Ape­nas en 1981, cuan­do es­ta­ba ter­mi­nan­do la uni­ver­si­dad, 44 por cien­to de la po­bla­ción vi­vía en po­bre­za ex­tre­ma, con ba­se en el Ban­co Mun­dial. Ac­tual­men­te se cree que ese por­cen­ta­je equi­va­le a me­nos de 10 por cien­to y si­gue ba­jan­do. ‘Es­ta es la me­jor his­to­ria en el mun­do ac­tual­men­te’, di­ce Jim Yong Kim, el pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial.

• Du­ran­te to­da la his­to­ria de la es­pe­cie hu­ma­na has­ta la dé­ca­da de 1960, la ma­yo­ría de los adul­tos eran anal­fa­be­tas. Ac­tual­men­te, 85 por cien­to de los adul­tos en to­do el mun­do sa­be leer y es­cri­bir y ese por­cen­ta­je es­tá cre­cien­do.

• Si bien la de­sigual­dad ha cre­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos, la ten­den­cia glo­bal es más alen­ta­do­ra: en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, la de­sigual­dad es­tá ba­jan­do de­bi­do a pro­gre­sos de los po­bres en paí­ses co­mo Chi­na e In­dia.

Na­cio­nes Uni­das apun­ta a erra­di­car la po­bre­za ex­tre­ma pa­ra 2030, en tan­to ex­per­tos creen que es po­si­ble acer­car­se bas­tan­te. En po­cas pa­la­bras, ba­jo nues­tra tu­te­la, te­ne­mos una opor­tu­ni­dad acep­ta­ble de bo­rrar prác­ti­ca­men­te ma­les que han pla­ga­do a la hu­ma­ni­dad du­ran­te mi­les de ge­ne­ra­cio­nes, des­de anal­fa­be­tis­mo has­ta el ti­po de po­bre­za más pau­pé­rri­ma.

Sin em­bar­go, la po­bla­ción ge­ne­ral cree lo con­tra­rio, que la po­bre­za es­tá em­peo­ran­do. Una en­cues­ta que se­rá di­vul­ga­da por Mo­ti­vac­tion, fir­ma ho­lan­de­sa, arro­ja que só­lo 1 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses en­cues­ta­dos se per­ca­ta­ba de que se ha­bía re­du­ci­do por la mi­tad la po­bre­za ex­tre­ma en el mun­do a lo lar­go de 20 años.

Me pre­gun­to si no se­rá que los que es­ta­mos en los mun­dos pe­rio­dís­ti­co y hu­ma­ni­ta­rio nos es­ta­mos equi­vo­can­do al con­cen­trar­nos tan­to en la mi­se­ria hu­ma­na, de for­ma que de­ja­mos a la po­bla­ción ge­ne­ral con la per­cep­ción equi­vo­ca­da de que to­do siem­pre es­tá em­peo­ran­do.

He cu­bier­to ma­tan­zas en Su­dán del Sur, cam­pos de con­cen­tra­ción en Myan­mar y atro­fia ge­ne­ra­li­za­da en In­dia, pe­ro tam­bién es im­por­tan­te re­co­no­cer el te­lón de pro­gre­so glo­bal. De lo con­tra­rio, la po­bla­ción pu­die­ra per­ci­bir la po­bre­za co­mo un ca­so per­di­do y con­si­de­rar que no tie­ne sen­ti­do con­ti­nuar con la lu­cha… jus­ta­men­te en el pun­to en que es­ta­mos lo­gran­do el pro­gre­so más ace­le­ra­do que se ha­ya re­gis­tra­do.

Cuan­do co­no­cí por pri­me­ra vez el mun­do en desa­rro­llo, co­mo estudiante de le­yes con una mo­chi­la al hom­bro en los 80 –a ve­ces via­jan­do so­bre el te­cho de tre­nes o au­to­bu­ses y es­cri­bien­do ar­tícu­los pa­ra pa­gar mis gas­tos–, el as­pec­to más des­ga­rra­dor de la po­bre­za que en­con­tré fue­ron ubi­cuos men­di­gos cie­gos, des­po­ja­dos de dig­ni­dad y de cual­quier opor­tu­ni­dad de ser pro­duc­ti­vos.

Es­to es mu­cho me­nos co­mún ac­tual­men­te, en par­te de­bi­do a que la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria –pe­se a ver­da­de­ras in­su­fi­cien­cias– ha mar­ca­do una pro­fun­da di­fe­ren­cia en sa­lud. La he­roi­ca obra del ex pre­si­den­te Jimmy Car­ter y do­na­cio­nes far­ma­céu­ti­cas de Merck han vuel­to me­nos co­mún la ce­gue­ra de río. Cáp­su­las de vi­ta­mi­na A, que cues­tan dos cen­ta­vos de dó­lar, han re­du­ci­do igual­men­te la ce­gue­ra. Los an­ti­bió­ti­cos han con­tri­bui­do a re­du­cir el tra­co­ma ce­ga­dor. Ade­más, una sim­ple ci­ru­gía de 25 dó­la­res que desa­rro­lló un of­tal­mó­lo­go ne­pa­lí, Dr. San­duk Ruit, per­mi­te que per­so­nas con ca­ta­ra­tas vean de nue­vo.

Las es­ce­nas de men­di­gos cie­gos en ca­da es­qui­na de la ca­lle pron­to ha­brán des­apa­re­ci­do pa­ra siem­pre.

Los cí­ni­cos se bur­lan di­cien­do que si se sal­van vi­das de más ni­ños, ellos me­ra­men­te cre­ce­rán pa­ra tener más be­bés y cau­sar nue­vas ham­bru­nas y ci­clos de po­bre­za. ¡Cla­ro que no! Lo que es más, cuan­do a los pa­dres de fa­mi­lia se les ase­gu­ra que sus hi­jos so­bre­vi­vi­rán, de­ci­den tener me­nos. A me­di­da que las ni­ñas son edu­ca­das y se po­nen a dis­po­si­ción mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos, caen las ta­sas de na­ta­li­dad… jus­ta­men­te co­mo ocu­rrió en Oc­ci­den­te. Las mu­je­res in­dias pro­me­dian ac­tual­men­te so­lo 2.4 na­ci­mien­tos, las mu­je­res in­do­ne­sias 2.5 y las mu­je­res me­xi­ca­nas só­lo 2.2.

Así que en un mo­men­to po­de­mos re­gre­sar a ur­gen­tes ne­ce­si­da­des en to­do el mun­do, des­de gue­rra has­ta cam­bio cli­má­ti­co y re­fu­gia­dos. Pe­ro, en pri­mer lu­gar, ha­ga­mos una pau­sa por un na­no­se­gun­do de si­len­cio pa­ra re­co­no­cer los ma­yo­res pro­gre­sos en bie­nes­tar hu­mano en la his­to­ria de nues­tra es­pe­cie; no pa­ra ins­pi­rar com­pla­cen­cia, sino más bien pa­ra aci­ca­tear nues­tros es­fuer­zos por ace­le­rar lo que pu­die­ra ser la ten­den­cia de ma­yor im­por­tan­cia en el mun­do ac­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.