Ola ju­bi­la­to­ria de po­li­cías cau­sa cri­sis en Da­llas

El Diario de El Paso - - Frontera - Clau­dia Lauer/As­so­cia­ted Press

Da­llas— Sin ha­ber­se re­pues­to to­da­vía de la muer­te de cin­co agen­tes a ma­nos de un fran­co­ti­ra­dor en ju­lio, el De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Da­llas en­fren­ta una nue­va cri­sis, de­ri­va­da del frá­gil es­ta­do de su fon­do de pen­sio­nes, que ha he­cho que nu­me­ro­sos agen­tes se ju­bi­len an­ti­ci­pa­da­men­te, in­clui­do el je­fe del de­par­ta­men­to, Da­vid Brown.

La cri­sis se pro­du­ce en mo­men­tos en que el de­par­ta­men­to ne­go­cia un au­men­to de sa­la­rios y tra­ta de re­clu­tar más gen­te.

Lí­de­res sin­di­ca­les afir­man que suel­dos ba­jos y ma­las con­di­cio­nes de tra­ba­jo han diez­ma­do ese cuer­po, que cuen­ta hoy con 3 mil 355 agen­tes, com­pa­ra­do con los 3 mil 600 que lle­gó a te­ner.

Pro­ble­mas que se vie­nen ges­tan­do des­de ha­ce años con los de­par­ta­men­tos de po­li­cía y de bom­be­ros que­da­ron re­le­ga­dos un po­co por el ata­que de un fran­co­ti­ra­dor del 7 de ju­lio que unió a la ciu­dad. Pa­sa­do el pri­mer im­pac­to, no obs­tan­te, la si­tua­ción vol­vió a agra­var­se an­te el te­mor so­bre la su­per­vi­ven­cia del fon­do.

Brown, que fue muy elo­gia­do por su ma­ne­jo del epi­so­dio del fran­co­ti­ra­dor, sor­pren­dió a to­dos el 1ro de sep­tiem­bre al anun­ciar que se ju­bi­la­ba a par­tir del 22 de oc­tu­bre. Lue­go ade­lan­tó la fe­cha al 4 de oc­tu­bre, adu­cien­do que que­ría apro­ve­char “opor­tu­ni­da­des que no van a es­pe­rar”. No dio de­ta­lles.

Tam­bién se ju­bi­la­rá a par­tir del 4 de oc­tu­bre el lí­der del sin­di­ca­to de po­li­cías más gran­de de la ciu­dad. Y él sí de­jó en cla­ro que lo ha­cía por el te­ma de la pen­sión.

“Que­ría ase­gu­rar­me de que po­día trans­fe­rir­la a otro si­tio”, de­cla­ró Ron Pinks­ton, de la Aso­cia­ción de Po­li­cías de Da­llas.

“No sé na­da que no se­pa cual­quie­ra que ha es­ta­do si­guien­do el te­ma”, ase­gu­ró. En un co­mu­ni­ca­do Pinks­ton acu­só a los lí­de­res mu­ni­ci­pa­les de “de­jar ir a ofi­cia­les ta­len­to­sos” me­dian­te ma­los suel­dos y be­ne­fi­cios, y ad­vir­tió que “Da­llas es­tá to­man­do un rum­bo pe­li­gro­so, lleno de mie­do y vio­len­cia”.

Los fon­dos de pen­sio­nes de la Po­li­cía y los bom­be­ros lle­van ca­si una dé­ca­da apos­tan­do su sa­lud fi­nan­cie­ra a ac­cio­nes de bie­nes raí­ces cu­yos pre­cios fue­ron in­fla­dos ar­ti­fi­cial­men­te, se­gún su di­rec­tor eje­cu­ti­vo.

Lue­go de de­va­luar esas ac­cio­nes pa­ra re­fle­jar su va­lor real, el fon­do es­tá fi­nan­cia­do en un 45 por cien­to y las pro­yec­cio­nes in­di­can que se que­da­rá sin di­ne­ro en 15 años, de acuer­do con la Jun­ta Re­vi­so­ra de Pen­sio­nes de Te­xas.

Más de la mi­tad de los 2 mil 500 mi­llo­nes de dó­la­res que tie­ne el sis­te­ma en ac­ti­vos son en fon­dos con pa­gos de im­pues­tos di­fe­ri­dos, se­gún Kelly Got­ts­chalk, quien su­ce­dió al an­ti­guo di­rec­tor eje­cu­ti­vo, que re­nun­ció en me­dio de un es­cán­da­lo so­bre in­ver­sio­nes.

Se es­pe­ra­ba que al­gu­nos ju­bi­la­dos re­ti­ra­sen sus fon­dos an­tes de tiem­po, di­jo Got­ts­chalk, pe­ro la can­ti­dad de gen­te que lo ha he­cho es su­pe­rior a la es­pe­ra­da. La eje­cu­ti­va no dio ci­fras.

Got­ts­chalk de­cla­ró que la de­ci­sión de ju­bi­lar­se de Pinks­ton, “ad­mi­tien­do que lo ha­ce pa­ra sa­car el di­ne­ro, ob­via­men­te no ayu­da en na­da”. Los pla­nes ju­bi­la­to­rios con pa­gos de im­pues­tos di­fe­ri­dos per­mi­ten a los em­plea­dos que tie­nen edad pa­ra re­ti­rar­se se­guir tra­ba­jan­do y apor­tan­do di­ne­ro a un fon­do es­pe­cial, que pos­ter­ga el pa­go de im­pues­tos. Fue­ron crea­dos pa­ra in­cen­ti­var a los je­rar­cas del de­par­ta­men­to a que si­gan tra­ba­jan­do unos años más, mien­tras se con­si­gue más gen­te y se la en­tre­na.

Sin­di­ca­to acu­sa a la Ciu­dad de de­jar ir a ofi­cia­les ‘ta­len­to­sos’ por ofre­cer ma­los suel­dos y be­ne­fi­cios

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.