Los po­li­cías ca­si nun­ca par­ti­ci­pan en ti­ro­teos en Tul­sa

El Diario de El Paso - - Opinión - To­mothy Wi­lliams y Caitlin Dic­ker­son Ray­ma Su­pra­ni

Nue­va York— Betty Jo Shelby sa­có su pis­to­la y le ad­vir­tió al hom­bre que se de­tu­vie­ra. Sin em­bar­go, Te­ren­ce Crut­cher si­guió ca­mi­nan­do ha­cia su vehícu­lo to­do­te­rreno, que ha­bía de­ja­do a mi­tad de la ca­lle con la puer­ta abier­ta del la­do del con­duc­tor y el mo­tor en­cen­di­do. Es­ta­ba far­fu­llan­do pa­ra sí mis­mo, pe­ro te­nía le­van­ta­dos los bra­zos ha­cia arri­ba.

Mo­men­tos des­pués, Shelby dis­pa­ró un so­lo ti­ro y de­jó muer­to a Crut­cher en la ca­lle. Les di­jo a los in­ves­ti­ga­do­res que pen­só que él te­nía un ar­ma. Sin em­bar­go, iba des­ar­ma­do. Los fis­ca­les le le­van­ta­ron car­gos el jue­ves por ho­mi­ci­dio cul­po­so en pri­mer gra­do.

De mu­chas for­mas, el ti­ro­teo, el cual ocu­rrió en Tul­sa, Oklaho­ma, fue uno co­no­ci­do: una po­li­cía blan­ca. Un afro­ame­ri­cano des­ar­ma­do muer­to de un ti­ro. Una per­tur­ba­do­ra con­fron­ta­ción cap­tu­ra­da en vi­deo que pro­vo­có in­dig­na­ción en to­do Es­ta­dos Uni­dos.

Sin em­bar­go, en es­ta oca­sión, fue una po­li­cía la que hi­zo el dis­pa­ro le­tal, una ra­re­za en es­te ti­po de en­cuen­tros po­li­cia­les.

‘Es una anor­ma­li­dad’, di­jo Chuck Wex­ler, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de un or­ga­nis­mo so­bre po­lí­ti­cas pú­bli­cas, Exe­cu­ti­ve Re­search Fo­rum. ‘Una de las co­sas que sa­be­mos por nues­tro tra­ba­jo en el desa­rro­llo de la ca­pa­ci­ta­ción es que las ha­bi­li­da­des que uti­li­zan las mu­je­res en es­tas si­tua­cio­nes –prin­ci­pal­men­te, la co­mu­ni­ca­ción y com­pro­me­ter­se con la per­so­na– son tre­men­da­men­te efec­ti­vas en dis­ten­der los en­cuen­tros po­ten­cial­men­te ines­ta­bles’.

Los po­li­cías ma­tan a cer­ca de mil per­so­nas al año, se­gún da­tos que re­co­pi­ló Phi­lip M. Stin­son, pro­fe­sor ad­jun­to de Jus­ti­cia Pe­nal en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal Bow­ling Green en Ohio, quien usa ci­fras del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia y de los Cen­tros pa­ra el Con­trol y la Pre­ven­ción de las En­fer­me­da­des. Las po­li­cías só­lo par­ti­ci­pa­ron en un pu­ña­do de esos ti­ro­teos.

El aná­li­sis de Stin­son mues­tra que, des­de el 2005, se ha acu­sa­do a 77 po­li­cías de ho­mi­ci­dio cul­po­so o de ase­si­na­to de­bi­do a un ti­ro­teo cuan­do es­ta­ban de ser­vi­cio. De esos, só­lo tres los rea­li­za­ron mu­je­res, in­clui­da Shelby. No se acu­só a nin­gu­na de las otras dos.

A prin­ci­pios de los ’90, los de­par­ta­men­tos de Po­li­cía em­pe­za­ron a re­clu­tar a mu­je­res en for­ma más di­ná­mi­ca, ya que bus­ca­ban mi­ni­mi­zar el uso de la fuer­za ex­ce­si­va. Aho­ra hay más de 100 mil mu­je­res agen­tes de las fuer­zas del or­den en Es­ta­dos Uni­dos, ele­men­tos de un gru­po que ha subido a las fi­las más ele­va­das en Hous­ton, Min­nea­po­lis, Seattle y otras gran­des ciu­da­des.

Las ra­zo­nes por las que las po­li­cías ma­tan con me­nor fre­cuen­cia que sus co­le­gas va­ro­nes han si­do el te­ma de in­ves­ti­ga­cio­nes li­mi­ta­das y se han atri­bui­do a di­ver­sos fac­to­res. El más no­ta­ble es que só­lo re­pre­sen­tan un por­cen­ta­je re­du­ci­do de la fuer­za po­li­cial; cer­ca de 15 por cien­to de los de­par­ta­men­tos de to­do el país, se­gún en­cues­tas de la Ofi­ci­na de Es­ta­dís­ti­cas de Jus­ti­cia.

Otras ex­pli­ca­cio­nes van des­de la re­la­ti­va fal­ta de mu­je­res que desem­pe­ñen al­gu­nos de los tra­ba­jos po­li­cia­les más pe­li­gro­sos, co­mo en los des­ta­ca­men­tos de pan­di­llas, has­ta una ex­pli­ca­ción que es co­mún, aun­que no es­tá de­mos­tra­da: que las mu­je­res son más di­plo­má­ti­cas y me­nos be­li­ge­ran­tes que sus con­tra­par­tes mas­cu­li­nas.

Sin em­bar­go, las po­li­cías más ac­tua­les a las que se en­tre­vis­tó di­je­ron que esos es­te­reo­ti­pos no fun­cio­nan en el cam­po.

‘Te­ne­mos al­gu­nos hom­bres que son los pri­me­ros a los que pon­dría­mos con las per­so­nas di­fí­ci­les por­que son gran­des co­mu­ni­ca­do­res’, se­ña­ló Jac­que­li­ne Luthc­ke, je­fa del De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Rid­ge­wood, Nue­va Jer­sey.

Ella y otras po­li­cías se­ña­la­ron al ta­ma­ño co­mo una de las úni­cas for­mas en las que el gé­ne­ro po­dría al­te­rar su en­fo­que del tra­ba­jo.

‘No tie­nen la ven­ta­ja fí­si­ca en en­cuen­tros con ciu­da­da­nos así, en cam­bio, dis­tien­den la si­tua­ción des­de un prin­ci­pio, se es­fuer­zan más en tra­tar sa­lir de esa si­tua­ción ha­blan­do en lu­gar de re­cu­rrir a la fuer­za fí­si­ca’, no­tó Ja­ne Cas­tor, ya re­ti­ra­da, quien fue­ra je­fa del De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Tam­pa.

Sin em­bar­go, los fis­ca­les acu­san a Shelby, de 42 años, quien tie­ne cin­co años en la fuer­za, de ac­tuar más agre­si­va­men­te que los po­li­cías hom­bres a su al­re­de­dor. El vier­nes por la ma­ña­na, la arres­ta­ron, fi­cha­ron y de­ja­ron sa­lir ba­jo fian­za del cen­tro de jus­ti­cia pe­nal del con­da­do.

En los au­tos del juz­ga­do, es­tá asen­ta­do que a Shelby se la acu­sa de reac­cio­nar con exa­ge­ra­ción a la ne­ga­ti­va de Crut­cher de obe­de­cer sus ór­de­nes y de te­mer por su vi­da aun cuan­do no vio evi­den­cia al­gu­na de que él es­tu­vie­ra ar­ma­do.

‘El mie­do de Shelby fue el re­sul­ta­do de sus ac­cio­nes irra­cio­na­les’, y aun cuan­do Crut­cher no le res­pon­día y se ale­ja­ba, ella ‘se in­vo­lu­cró emo­cio­nal­men­te al gra­do en el que exa­ge­ró en su reac­ción’, ar­gu­yen los fis­ca­les en los au­tos del juz­ga­do. Aun­que ella lle­va­ba pis­to­la eléc­tri­ca en ese mo­men­to, sa­có la de fue­go. Un po­li­cía jun­to a ella usó la eléc­tri­ca con­tra Crut­cher.

En un vi­deo del ti­ro­teo, se pue­de oír que Shelby gri­ta: ‘¡Dis­pa­ros!’. Su es­po­so, quien tam­bién es po­li­cía en Tul­sa, ob­ser­va­ba des­de un he­li­cóp­te­ro po­li­cial, aun­que se des­co­no­ce si sa­bía que su es­po­sa ha­bía he­cho el dis­pa­ro fa­tal.

Las agen­tes co­men­tan que es fre­cuen­te que los ci­vi­les reac­cio­nen en for­ma dis­tin­ta an­te ellas de­bi­do a su gé­ne­ro. Y la so­la pre­sen­cia de un po­li­cía hom­bre pue­de, a ve­ces, ser su­fi­cien­te pa­ra pro­vo­car a al­guien, di­cen los ex­per­tos.

‘Pue­do re­cor­dar in­nu­me­ra­bles in­ci­den­tes en los que to­do es­ta­ba ba­jo con­trol y se pre­sen­ta­ba un po­li­cía y, de re­pen­te, esa ten­sión y esa tes­tos­te­ro­na –no quie­re de­cir que los po­li­cías hi­cie­ran al­go inapro­pia­do–, pe­ro es to­do lo que se ne­ce­si­ta’, co­men­tó Cas­tor, quien fue po­li­cía du­ran­te 31 años.

Cuan­do Penny Ha­rring­ton, quien se con­vir­tió en la pri­me­ra je­fa de po­li­cía en una ciu­dad gran­de, se in­te­gró al De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Portland, en Ore­gón, en 1964, las mu­je­res te­nían que ves­tir­se de ci­vil y por­tar el ar­ma de ser­vi­cio en las bol­sas de mano. En ese mo­men­to, no se per­mi­tía que las po­li­cías en Portland hi­cie­ran pa­tru­lla­jes por las ca­lles.

Sin em­bar­go, a me­di­da que más mu­je­res se unie­ron a la fuer­za en los ’70, mu­chos va­ro­nes ar­gu­ye­ron que ellas no es­ta­ban emo­cio­nal­men­te cua­li­fi­ca­das pa­ra el tra­ba­jo y se­ría más fac­ti­ble que re­cu­rrie­ran a la fuer­za le­tal por su ta­ma­ño me­nor y no po­drían so­me­ter a los su­je­tos por otros me­dios.

La in­ves­ti­ga­ción so­bre el te­ma ha os­ci­la­do entre ser no con­clu­yen­te y mos­trar que lo con­tra­rio es cier­to: que es me­nos fac­ti­ble que las mu­je­res usen la fuer­za y has­ta con­tro­len de­bi­do a su re­pre­sen­ta­ción re­la­ti­va­men­te ba­ja en las fuer­zas po­li­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.