Con­flic­tos de in­te­rés de Do­nald Trump

El Diario de El Paso - - Opinión - @op­pen­hei­me­ra An­drés Op­pen­hei­mer

Mia­mi— De to­das las ra­zo­nes pa­ra preo­cu­par­se so­bre la po­lí­ti­ca ex­te­rior de un po­ten­cial Go­bierno de Do­nald Trump, apar­te de su per­so­na­li­dad errá­ti­ca e im­pul­si­va, una de las más in­quie­tan­tes se­ría los con­flic­tos de in­tere­ses que ten­dría el can­di­da­to re­pu­bli­cano por sus in­ver­sio­nes en mu­chos paí­ses, y sus deu­das a ban­cos ex­tran­je­ros.

Es cier­to que hay mu­chos otros mo­ti­vos de preo­cu­pa­ción, co­mo el he­cho de que Trump se­ría un pre­si­den­te ideal pa­ra los te­rro­ris­tas del Es­ta­do Is­lá­mi­co, ya que uni­ría a to­do el mun­do mu­sul­mán en con­tra de Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro el pro­ble­ma más in­me­dia­to se­ría que Trump po­dría ser ob­je­to de más pre­sio­nes y chan­ta­jes ex­ter­nos que nin­gún otro pre­si­den­te en la his­to­ria re­cien­te de Es­ta­dos Uni­dos.

Es­to se de­be a que, a di­fe­ren­cia de sus an­te­ce­so­res en las úl­ti­mas cin­co dé­ca­das, Trump di­ce que, de ser elec­to, no crea­rá un fi­dei­co­mi­so cie­go pa­ra ad­mi­nis­trar su for­tu­na. En su lu­gar, Trump di­ce que, si es elec­to, en­tre­ga­ría el ma­ne­jo de su im­pe­rio em­pre­sa­rial a sus hi­jos, co­mo si im­pi­die­ra que los 22 paí­ses en los que tie­ne ho­te­les, cam­pos de golf y otras in­ver­sio­nes pu­die­ran in­fluir en la Ca­sa Blan­ca o usar sus víncu­los co­mer­cia­les pa­ra pe­dir fa­vo­res es­pe­cia­les.

‘Voy a te­ner mis hi­jos y eje­cu­ti­vos ad­mi­nis­tran­do la em­pre­sa, y no voy a ha­blar (de ne­go­cios) con ellos’, di­jo Trump a Fox News el 15 de sep­tiem­bre.

¿En se­rio?, ¿se su­po­ne que de­be­mos creer­le que du­ran­te los cua­tro años de su po­ten­cial Pre­si­den­cia no ha­bla­ría de ne­go­cios con sus hi­jos que es­tán entre sus más cer­ca­nos ase­so­res po­lí­ti­cos?

Lo que es peor, Trump es el pri­mer can­di­da­to pre­si­den­cial en mu­chas dé­ca­das que se nie­ga a mos­trar sus de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos, ale­gan­do la fal­sa ex­cu­sa de que es­tá sien­do au­di­ta­do. Sa­be­mos mu­cho más so­bre las fi­nan­zas de Hi­llary Clin­ton y de la Fun­da­ción Clin­ton, que so­bre las de Trump.

La ne­ga­ti­va de Trump a dar a co­no­cer su de­cla­ra­ción de im­pues­tos nos de­ja a os­cu­ras so­bre el mon­to de su ver­da­de­ra for­tu­na, y so­bre to­dos los paí­ses y go­bier­nos ex­tran­je­ros con los que Trump es­tá ha­cien­do ne­go­cios.

La se­ma­na pa­sa­da, un gru­po de 50 ex fun­cio­na­rios de po­lí­ti­ca ex­te­rior de­mó­cra­tas y re­pub­li­ca­nos die­ron a co­no­cer una car­ta ex­pre­san­do su preo­cu­pa­ción por el he­cho de que ‘Do­nald Trump aún no ha re­ve­la­do al pú­bli­co es­ta­dou­ni­den­se sus re­la­cio­nes de ne­go­cios in­ter­na­cio­na­les, en mo­men­tos en que es ca­da vez más cla­ro que sus víncu­los en el ex­tran­je­ro po­drían cons­ti­tuir im­por­tan­tes con­flic­tos de in­te­rés’.

Cuan­do leí esa car­ta, no pu­de evi­tar pen­sar en al­gu­nas de las re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes de Trump so­bre po­lí­ti­ca ex­te­rior.

¿Po­dría ser que Trump di­jo re­cien­te­men­te que él tie­ne ‘na­da más que elo­gios’ pa­ra el pre­si­den­te au­to­ri­ta­rio de Tur­quía, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, por­que la Or­ga­ni­za­ción Trump inau­gu­ró el com­ple­jo de edi­fi­cios de 400 mi­llo­nes de dó­la­res Trump To­wers Is­tan­bul en ese país ha­ce cua­tro años?

¿Po­dría ser que Trump ala­ba cons­tan­te­men­te al au­tó­cra­ta ru­so Vla­di­mir Pu­tin por­que oli­gar­cas ru­sos cer­ca­nos al Go­bierno de Pu­tin po­drían es­tar entre sus me­jo­res clien­tes de bie­nes raí­ces? (Do­nald Trump Jr., el hi­jo de Trump, di­jo en el 2008 que ‘los ru­sos for­man una sec­ción bas­tan­te des­pro­por­cio­na­da de mu­chos de nues­tros ac­ti­vos’, y que ‘ve­mos un mon­tón de di­ne­ro que vie­ne de Ru­sia”, se­gún re­por­tó The Was­hing­ton Post).

¿Po­dría ser que Trump tie­ne un ren­cor per­so­nal con­tra Mé­xi­co, y es­tá pro­po­nien­do eri­gir un mu­ro en la fron­te­ra, por­que su pro­yec­to de tres to­rres de lu­jo Trump Ocean Re­sort Ba­ja Mé­xi­co en ese país fue un fra­ca­so mo­nu­men­tal? (El pro­yec­to se de­tu­vo en 2009, dos años des­pués de co­men­zar, de­jan­do una lar­ga es­te­la de de­man­das ju­di­cia­les.)

Mi opi­nión:

Es cier­to que es­tas son tan só­lo pre­gun­tas, que pue­den o no in­di­car que exis­ten mo­ti­va­cio­nes fi­nan­cie­ras per­so­na­les de­trás de las pos­tu­ras de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Trump.

Pe­ro si Trump quie­re que de­je­mos de ha­blar de es­te pro­ble­ma –en lu­gar de in­sul­tar nues­tra in­te­li­gen­cia di­cien­do que cor­ta­ría sus víncu­los con su im­pe­rio de ne­go­cios de­jan­do que sus hi­jos lo ad­mi­nis­tren– de­be dar a co­no­cer cuan­to an­tes sus de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos, y com­pro­me­ter­se a crear un fi­dei­co­mi­so cie­go pa­ra ma­ne­jar su for­tu­na.

De lo con­tra­rio, si ga­na, nun­ca sa­bre­mos si Trump es­tá tra­ba­jan­do pa­ra el país, o pa­ra sí mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.