Per­der pe­so, me­ta en Ty­ler

El Diario de El Paso - - Panorama - Agen­cias

Aus­tin— Per­der pe­so es muy di­fí­cil, pe­ro cuan­do los ha­bi­tan­tes en Ty­ler, Te­xas, de­ci­die­ron ha­cer al­go con res­pec­to a la obe­si­dad, per­die­ron un to­tal de 32 mil li­bras en el trans­cur­so de cua­tro años. In­cen­ti­vos ta­les co­mo au­tos nue­vos y tar­je­tas de re­ga­los pa­ra aba­rro­tes de has­ta mil dó­la­res mo­ti­va­ron a los par­ti­ci­pan­tes, quie­nes te­nían que per­der por lo me­nos cin­co por cien­to del pe­so de su cuer­po pa­ra po­der ca­li­fi­car a una ri­fa.

Aque­llos que adel­ga­za­ron por me­dio del pro­gra­ma Ligh­ten Up Te­xas per­die­ron en con­jun­to 10 mil 272 li­bras en lo que va de es­te año.

‘Bá­si­ca­men­te he­mos per­di­do el pe­so co­lec­ti­vo de un ele­fan­te’, di­jo Geor­ge Ro­berts, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Dis­tri­to de Sa­lud Pú­bli­ca del No­res­te de Te­xas, so­bre las 11 mil per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron.

Pe­ro se ne­ce­si­ta­rá de más que un con­cur­so pa­ra ven­cer a la obe­si­dad, el cáncer, la mor­ta­li­dad in­fan­til y la le­ta­nía de otros tan­tos pro­ble­mas de sa­lud pú­bli­ca que con­vier­ten a la re­gión del no­res­te de Te­xas, con­for­ma­da por 35 con­da­dos, en uno de los es­ta­dos me­nos sa­lu­da­bles, si fue­ra su pro­pia en­ti­dad, de acuer­do con una nue­va in­ves­ti­ga­ción.

Si fue­ra un es­ta­do, el no­res­te de Te­xas es­ta­ría entre los peo­res con al­tos ín­di­ces de mor­tan­dad por tres de las prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te en Es­ta­dos Uni­dos, in­clu­yen­do la apo­ple­jía, y las en­fer­me­da­des car­dia­cas, de acuer­do con el re­por­te de la Uni­ver­si­dad de Te­xas y la Uni­ver­si­dad de Sa­lud del No­res­te de Te­xas.

Co­mo es­ta­do, su ín­di­ce de mor­tan­dad en ge­ne­ral es­ta­ría cer­ca del peor en el país —en el lu­gar 45. Te­xas ca­li­fi­ca en el lu­gar 31.

Los ín­di­ces de mor­tan­dad en la re­gión es­tu­vie­ron 18 por cien­to más al­tos pa­ra los va­ro­nes, 20 por cien­to más al­tos pa­ra las mu­je­res, 16 por cien­to más al­tos pa­ra los an­glo­sa­jo­nes, y sie­te por cien­to más al­tos pa­ra los afro­ame­ri­ca­nos que en el res­to del es­ta­do en ge­ne­ral, de acuer­do con el re­por­te ba­sa­do en da­tos del 2014.

‘¿Cuál es la pa­la­bra que ca­be entre di­fi­cul­tad y cri­sis?’, pre­gun­tó Ro­berts mien­tras bus­ca­ba un tér­mino que des­cri­bie­ra los re­sul­ta­dos.

El pro­ble­ma más gran­de, en mu­chos de los ca­sos, es el con­su­mo de ta­ba­co.

Ca­si un cuar­to de los adul­tos en el No­res­te de Te­xas eran fu­ma­do­res ha­ce dos años, com­pa­ra­do con el 15 por cien­to a ni­vel es­ta­tal, se­gún en­con­tra­ron los in­ves­ti­ga­do­res.

En el 2014, cer­ca del 14 por cien­to de los na­ci­mien­tos en la re­gión fue­ron de ma­dres que fu­ma­ron du­ran­te el par­to –com­pa­ra­do con el cua­tro por cien­to a ni­vel es­ta­tal.

El doc­tor Jo­seph Za­sik, quien prac­ti­ca me­di­ci­na pa­ra el cui­da­do crí­ti­co y pul­mo­nar en Ty­ler, se­ña­ló a un pa­cien­te que re­cien­te­men­te se es­ta­ba re­cu­pe­ran­do de una ci­ru­gía a co­ra­zón abier­to.

‘Aún si­gue fu­man­do una ca­je­ti­lla al día, no ha ido a reha­bi­li­ta­ción, y se que­ja de que le fal­ta el ai­re y que se sien­te muy can­sa­do’, di­jo. ‘De cier­ta ma­ne­ra te ha­ce sen­tir co­mo si no pu­die­ras sa­lir de un ato­lla­de­ro’.

La po­bla­ción de la re­gión es en su ma­yo­ría ru­ral. Más de la mi­tad de los 1.5 mi­llo­nes de per­so­nas en el no­res­te de Te­xas vi­ven en áreas ru­ra­les.

La po­bla­ción es li­ge­ra­men­te de edad más avan­za­da en com­pa­ra­ción con Te­xas en ge­ne­ral, y los in­gre­sos es­tán por de­ba­jo del pro­me­dio es­ta­tal, a pe­sar de que el ín­di­ce de des­em­pleo sea li­ge­ra­men­te más ba­jo.

To­dos es­tos fac­to­res –jun­to con los ba­jos ni­ve­les de asis­ten­cia a la uni­ver­si­dad– con­tri­bu­yen a los ma­les de la sa­lud pú­bli­ca.

‘Es una par­te po­bre y vie­ja del es­ta­do’, di­jo el doc­tor Da­vid La­key, mé­di­co vi­ce­can­ci­ller aso­cia­do de sa­lud po­bla­cio­nal de la Uni­ver­si­dad de Te­xas. ‘Hay que te­ner mu­cho cui­da­do y no sim­ple­men­te de­cir: de­bió ha­ber­me he­cho ca­so’.

La­key di­jo que no hay ni un so­lo pro­gra­ma que pue­da re­sol­ver es­tos pro­ble­mas.

‘Se ne­ce­si­ta­rá de una mul­ti­pli­ci­dad de es­fuer­zos’, di­jo.

Par­te de la so­lu­ción es una nue­va es­cue­la de sa­lud co­mu­ni­ta­ria y ru­ral en el Cen­tro de Cien­cias de la sa­lud de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Ty­ler. Los pri­me­ros es­tu­dian­tes co­mien­zan cla­ses en enero.

La­key es vi­ce­pre­si­den­te del cen­tro de sa­lud po­bla­cio­nal, lla­ma­do Uni­ver­si­dad de Sa­lud del No­res­te de Te­xas.

Ro­berts con­cuer­da en que la re­gión ne­ce­si­ta de una ‘so­lu­ción co­lec­ti­va’ a un pro­ble­ma mo­derno de sa­lud pú­bli­ca.

Lo que ma­ta­ba a las per­so­nas en el 1900 eran las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas. ‘Lo que mata a la gen­te aho­ra son las en­fer­me­da­des cró­ni­cas –es nues­tro es­ti­lo de vi­da’, di­jo.

Ei­leen Neh­me, pro­fe­so­ra de sa­lud po­bla­cio­nal en la Uni­ver­si­dad de Sa­lud del No­res­te de Te­xas, di­jo que el re­cien­te re­por­te ilu­mi­nó al­go que el re­to de pér­di­da de pe­so de Ty­ler de­mos­tró: las ini­cia­ti­vas fun­da­men­ta­les ju­ga­rán un pa­pel en cual­quier so­lu­ción pa­ra los ma­les de la re­gión.

‘Los cam­bios efec­ti­vos ocu­rren al ni­vel de la co­mu­ni­dad de­bi­do a que es­tos se es­par­cen a tra­vés del sis­te­ma so­cial’, di­jo.

Sus ha­bi­tan­tes lo­gra­ron re­du­cir en to­tal 32 mil li­bras, en cua­tro años... pe­ro pa­de­cen otros ma­les de sa­lud

Bo­le­tos pa­ra una ri­fa con gran­des pre­mios, el in­cen­ti­vo pa­ra los par­ti­ci­pan­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.