Pro­li­fe­ran abu­sos vs adul­tos ma­yo­res

Lan­zan cam­pa­ña pa­ra evi­tar mal­tra­to emo­cio­nal, ro­bo de pen­sio­nes y aban­dono

El Diario de El Paso - - Portada - Sa­bri­na Zu­ni­ga/El Dia­rio de El Pa­so

Va­rias ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das se die­ron ayer a la ta­rea de con­cien­ti­zar a la co­mu­ni­dad pa­ra po­ner un al­to a los abu­sos en con­tra de adul­tos ma­yo­res, par­ti­cu­lar­men­te en cen­tros de cui­da­do es­pe­cial o guar­de­rías.

En Te­xas hay 3.2 mi­llo­nes de per­so­nas ma­yo­res de 65 años, y en El Pa­so vi­ven 102 mil 758 de ellas, se­gún fun­cio­na­rios es­ta­ta­les.

La Con­fe­ren­cia de Crí­me­nes Con­tra Adul­tos es una ini­cia­ti­va del De­par­ta­men­to de Ser­vi­cios de Pro­tec­ción de la Fa­mi­lia, agen­cia en­car­ga­da de in­ves­ti­gar abu­sos o ne­gli­gen­cia en con­tra de ni­ños o adul­tos ma­yo­res.

Se­gún un es­tu­dio fe­de­ral, cer­ca de 5 mi­llo­nes de per­so­nas de edad avan­za­da son mal­tra­ta­das ca­da año. A ni­vel lo­cal, cer­ca de mil 700 adul­tos ma­yo­res su­frie­ron al­gún ti­po de abu­so o ne­gli­gen­cia en el año 2015, se­gún los con­fe­ren­cis­tas.

Los abu­sos que su­fren los adul­tos ma­yo­res en El Pa­so y en otros lu­ga­res van des­de el mal­tra­to fí­si­co y emo­cio­nal, has­ta el ro­bo de be­ne­fi­cios por par­te de per­so­nas cer­ca­nas a ellos y los frau­des fi­nan­cie­ros por par­te de ter­ce­ros. El aban­dono tam­bién es un pro­ble­ma lo­cal.

Lan­zan cam­pa­ña pa­ra evi­tar mal­tra­to emo­cio­nal, ro­bo de pen­sio­nes y aban­dono

Gra­ve, la omi­sión de cui­da­dos

Paul Zim­mer­man, por­ta­voz del De­par­ta­men­to de Ser­vi­cios de Pro­tec­ción de la Fa­mi­lia, di­jo que la ne­gli­gen­cia o abu­so en con­tra de an­cia­nos, no só­lo se pue­de pre­sen­tar fí­si­ca o emo­cio­nal­men­te, tam­bién se con­si­de­ra un de­li­to si no se le brin­da la pro­tec­ción y el cui­da­do ne­ce­sa­rio a una per­so­na vul­ne­ra­ble.

Por ley, se con­si­de­ra ne­gli­gen­cia u omi­sión de cui­da­dos de una per­so­na de 65 años o más, o un adul­to con dis­ca­pa­ci­dad, si se mues­tran sig­nos de des­hi­dra­ta­ción, ex­ce­so o fal­ta de me­di­ca­men­tos, con­di­cio­nes de vi­da in­sa­lu­bres, así co­mo fal­ta de ca­le­fac­ción, agua, elec­tri­ci­dad, aten­ción mé­di­ca, o fal­ta de hi­gie­ne per­so­nal.

“La gen­te pien­sa que un abu­so es co­mo gol­pear a los an­cia­nos o gri­tar­les, tam­bién se con­si­de­ra un abu­so no cui­dar de­bi­da­men­te de ellos, por ejem­plo, no brin­dar­les me­di­ca­men­tos, no ali­men­tar­los ade­cua­da­men­te o has­ta des­cui­dar su lim­pie­za per­so­nal”, di­jo Zim­mer­man.

De­bi­do a la can­ti­dad de per­so­nas ma­yo­res que re­quie­ren vi­gi­lan­cia y se­gui­mien­to mé­di­co, el cui­da­do de an­cia­nos en la ciu­dad ha in­cre­men­ta­do en cuan­to a ser­vi­cios par­ti­cu­la­res, ya sea en ca­sa o en ca­sas de asis­ten­cia, se­gún el De­par­ta­men­to de Ser­vi­cios pa­ra An­cia­nos y Dis­ca­pa­ci­ta­dos de Te­xas.

Alys­sa Pé­rez, otra fun­cio­na­ria de Ser­vi­cios de Pro­tec­ción, en­fa­ti­zó que el con­trol y la ins­pec­ción de los cen­tros pa­ra adul­tos ma­yo­res ope­ra­dos por el Go­bierno son es­tric­tos, pe­ro que los cen­tros par­ti­cu­la­res só­lo son su­je­tos a in­ves­ti­ga­ción cuan­do hay denuncias.

Una per­so­na que desee tra­mi­tar una li­cen­cia de cui­da­do de­be de cum­plir re­que­ri­mien­tos es­pe­cí­fi­cos y si desea que su ca­sa sea ha­bi­li­ta­da co­mo ca­sa de asis­ten­cia de­be de ade­cuar­la a las ne­ce­si­da­des de sus clien­tes.

Guar­de­rías pa­ra an­cia­nos, 'ne­go­cio re­don­do'

Una per­so­na que com­par­tió su tes­ti­mo­nio con El Dia­rio de El Pa­so afir­ma que la ma­yo­ría de la gen­te que usa su ca­sa pa­ra el cui­da­do de an­cia­nos lo ve so­la­men­te co­mo ‘un ne­go­cio’ y no tie­ne mu­cha em­pa­tía por los adul­tos ma­yo­res.

“Mu­chos de los vie­ji­tos tie­nen en­fer­me­da­des co­mo Alz­hei­mer, y de­bi­do a es­to su me­ta­bo­lis­mo es muy rá­pi­do, pa­ra que los me­di­ca­men­tos no pier­dan efec­to, se los dan sin agua. Por eso mu­chos de ellos se les des­hi­dra­tan”, di­jo Luz, una tes­ti­go de mal­tra­to que pi­dió se re­ser­va­ra su nom­bre.

Tam­bién co­men­tó que exis­te ex­plo­ta­ción de per­so­nas in­do­cu­men­ta­das, a quie­nes es­tos cen­tros pri­va­dos de cui­da­dos pa­ra an­cia­nos contratan con muy ba­jos suel­dos y ha­cen tra­ba­jar jor­na­das de 12 ho­ras dia­rias.

Es­tos em­plea­dos no só­lo son ex­plo­ta­dos, sino que no es­tán de­bi­da­men­te ca­pa­ci­ta­dos pa­ra cui­dar per­so­nas en es­ta­do fí­si­co vul­ne­ra­ble.

Yvet­te Lu­go, di­rec­to­ra de Rio Gran­de Area Agency on Aging, co­men­tó que en El Pa­so exis­te un gran nú­me­ro de cen­tros pri­va­dos de cui­da­do de an­cia­nos, pe­ro que es im­po­si­ble sa­ber cuá­les cum­plen to­dos los re­gla­men­tos y cuá­les no, a me­nos que ha­ya una de­nun­cia.

“La Ciu­dad brin­da per­mi­so pa­ra con­ver­tir su ca­sa en ne­go­cio pe­ro no exis­te re­gu­la­ción o ins­pec­ción. So­la­men­te si al­guien po­ne una que­ja o se da cuen­ta de ma­los tra­tos es cuan­do ha­bla­mos a Ser­vi­cios de Pro­tec­ción pa­ra dar la que­ja o a los bom­be­ros pa­ra que ha­gan una ins­pec­ción (del lo­cal)”, di­jo Lu­go. “Pe­ro no exis­te al­guien que va­ya a re­vi­sar o ins­pec­cio­nar re­gu­lar­men­te”.

Pe­ro agre­gó que eso no quie­re de­cir que to­dos los pres­ta­do­res par­ti­cu­la­res de ser­vi­cio son ma­los o in­cum­plen los re­gla­men­tos.

“Mu­chos de los cen­tros pri­va­dos acep­tan a las per­so­nas que en los cen­tros de asis­ten­cia del Es­ta­do no acep­tan, por ejem­plo los adul­tos que son agre­si­vos o muy di­fí­ci­les de cui­dar”, con­clu­yó.

Se­gún un re­por­te de se­nior­cen­ter.gov, del Go­bierno fe­de­ral, el 11 por cien­to de los adul­tos ma­yo­res de 65 años en El Pa­so vi­ven so­los o no tie­nen nin­gún fa­mi­liar que pue­da ha­cer­les com­pa­ñía o cui­dar de ellos. El mis­mo es­tu­dio re­ve­la que el 23 por cien­to de los adul­tos ma­yo­res aún tra­ba­jan, y no se han pen­sio­na­do.

Rio Gran­de Area Agency on Aging, así co­mo el DFPS, re­co­mien­dan a la ciu­da­da­nía que visiten los cen­tros de asis­ten­cia an­tes de ins­cri­bir a sus fa­mi­lia­res, que acu­dan a di­fe­ren­tes ho­ras del día y es­tén al tan­to de có­mo tra­tan a los adul­tos ma­yo­res.

Si tie­ne una de­nun­cia, lla­me a Ser­vi­cios de Pro­tec­ción al 1-800252-5400 o in­gre­se a www.dfps. sta­te.tx.com.

die­ron a co­no­cer los de­ta­lles en con­fe­ren­cia con los me­dios

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.