Fa­mi­lia no cul­pa a na­die de muer­te de tres ni­ños

El Diario de El Paso - - Portada - Ro­ber­to Ca­rri­llo Arteaga/El Dia­rio de El Pa­so

De­ce­nas de per­so­nas rea­li­za­ron una vi­gi­lia en el do­mi­ci­lio don­de el pa­sa­do vier­nes per­die­ron la vi­da 3 me­no­res de edad, en la cua­dra 400 de la ca­lle Ne­well Hays de El Pa­so.

Fa­mi­lia­res, ami­gos, ve­ci­nos, maes­tros y com­pa­ñe­ros de los fa­lle­ci­dos se reunie­ron en si­len­cio, por­tan­do ve­las y glo­bos blan­cos que de­ja­ron es­ca­par, una vez que los pa­dres de los me­no­res agra­de­cie­ron las mues­tras de due­lo y afec­to que han re­ci­bi­do a lo lar­go de es­tos días.

“Pe­di­mos sus ora­cio­nes pa­ra nues­tra fa­mi­lia y nues­tros se­res que­ri­dos”, co­men­tó Mi­chael Cer­van­tez, pa­dre de Kai­den Cer­van­tez, de 2 años de edad, quien mu­rió en el si­nies­tro.

“Es un día di­fí­cil con la cla­se de ex­po­si­ción que tie­nen nues­tros hi­jos, y con la in­for­ma­ción de los fu­ne­ra­les y to­do lo de­más”, agre­gó Cer­van­tez, quien tam­bién vi­ve el due­lo de sus so­bri­nos Nyi­ne Ve­la, de 5 años de edad, y Ja­den Ve­la de 7.

El vier­nes un cor­to­cir­cui­to cau­só el in­cen­dio de la ca­sa ro­dan­te en la que es­ta­ban 4 me­no­res y su

To­do pue­de cam­biar rá­pi­da­men­te, en cues­tión de se­gun­dos; ha­blen con sus se­res que­ri­dos. Que sus úl­ti­mos re­cuer­dos no sean de enojo” —Adam Co­va­rru­bio

abue­lo. Só­lo el adul­to y un ni­ño pu­die­ron po­ner­se a sal­vo.

La tar­de del vier­nes Henry Cer­van­tez cui­da­ba a los ni­ños, y veía la te­le­vi­sión con su nie­to Za­cha­riah, her­mano de Kai­den, cuan­do ocu­rrió el si­nies­tro.

“La fa­mi­lia no cul­pa a na­die, fue un cor­to­cir­cui­to, de he­cho el se­ñor Cer­van­tes fue a che­car por­que de­cía que olía a hu­mo, y cuan­do abrió la puer­ta las lla­mas es­ta­ban por to­dos la­dos”, di­jo Adam Co­va­rru­bio, ami­go cer­cano de la fa­mi­lia, y quien fun­ge co­mo por­ta­voz. De acuer­do a Co­va­rru­bio, Cer­van­tez tu­vo que rom­per una ven­ta­na y ayu­dar a sa­lir a su nie­to, pe­ro cuan­do tra­tó de re­gre­sar por los de­más me­no­res ya no le fue po­si­ble por la vo­ra­ci­dad de las lla­mas. “El se­ñor es­tá en­fer­mo, por eso tra­ta­mos de en­ten­der lo que pa­só, na­die cul­pa a na­die, son co­sas que pa­sa­ron y que na­die po­día con­tro­lar”, sos­tu­vo Co­va­rru­bio.

Los asis­ten­tes a la vi­gi­lia mos­tra­ron res­pe­to y apo­yo a los deu­dos, quie­nes por me­dio de Co­va­rru­bio agra­de­cie­ron la ayu­da, tan­to a quie­nes de pri­me­ra mano les brin­da­ron agua, ali­men­tos, ro­pa y un lu­gar dón­de dor­mir, co­mo a quie­nes han con­tri­bui­do en las co­lec­tas en lí­nea, con lo que la fa­mi­lia po­drá su­fra­gar los gas­tos fu­ne­ra­rios.

Han re­ci­bi­do el apo­yo de la co­mun­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.