Una in­yec­ción de con­fian­za pa­ra Clin­ton

El Diario de El Paso - - Opinión - Marc Bassets

Was­hing­ton— Hi­llary Clin­ton, ne­ce­si­ta­da de una in­yec­ción de con­fian­za tras se­ma­nas de du­das so­bre la efec­ti­vi­dad de su cam­pa­ña, re­co­bró el pie en el pri­mer de­ba­te elec­to­ral an­te el re­pu­bli­cano Do­nald Trump. Es una in­cóg­ni­ta el efec­to del due­lo en los son­deos, que aho­ra dan una li­ge­ra ven­ta­ja a Clin­ton so­bre Trump. Pe­ro la vic­to­ria le per­mi­te rear­mar­se en la úl­ti­ma fa­se de una ba­ta­lla cru­cial pa­ra Es­ta­dos Uni­dos y el mun­do. Trump cul­pó al mo­de­ra­dor del re­sul­ta­do y ame­na­zó con uti­li­zar ar­ti­lle­ría pe­sa­da con­tra Clin­ton en pró­xi­mos ca­ra a ca­ra. Los can­di­da­tos vol­ve­rán a de­ba­tir el 9 y el 19 de oc­tu­bre.

Si pa­ra al­go sir­ven los de­ba­tes pre­si­den­cia­les en Es­ta­dos Uni­dos, son pa­ra de­fi­nir la ima­gen de los can­di­da­tos. Es­tos due­los ra­ra­men­te de­ci­den el re­sul­ta­do de la elec­ción, pe­ro sí re­ve­la a un pú­bli­co ma­si­vo (y la au­dien­cia del que se ce­le­bró el lu­nes en la Uni­ver­si­dad de Hofs­tra, en Hem­ps­tead, es­ta­do de Nue­va York, de­bía su­pe­rar to­dos los ré­cords de otras elec­cio­nes) la per­so­na­li­dad –el ca­rác­ter, co­mo di­cen en Es­ta­dos Uni­dos– de quie­nes as­pi­ran a ser co­man­dan­te en je­fe de los Ejér­ci­tos más po­de­ro­sos del mun­do.

Clin­ton apa­re­ció co­mo una po­lí­ti­ca con ex­pe­rien­cia en los de­ba­tes ca­ra a ca­ra, con co­no­ci­mien­to de­ta­lla­do de los te­mas. Trump, co­mo un can­di­da­to que im­pro­vi­sa­ba e in­te­rrum­pía a su ri­val, con pro­pues­tas de bro­cha gor­da y una cris­pa­ción que con­tras­ta­ban con la jo­via­li­dad de Clin­ton.

En los de­ba­tes, tan im­por­tan­te es lo que di­cen los can­di­da­tos y su for­ma de ac­tuar co­mo el con­sen­so que se for­ma des­pués so­bre el ga­na­dor y el per­de­dor. En el ca­so del de­ba­te del lu­nes por la no­che, los son­deos rá­pi­dos y las mues­tras de vo­tan­tes se­lec­cio­na­dos por ex­per­tos en de­mos­co­pia ra­ti­fi­ca­ron las per­cep­cio­nes de bue­na par­te de la au­dien­cia, el len­gua­je no ver­bal de los pro­pios can­di­da­tos y las de­cla­ra­cio­nes de sus ase­so­res.

Clin­ton sa­lió del de­ba­te son­rien­te, vi­si­ble­men­te sa­tis­fe­cha, y con ga­nas de en­fren­tar­se de nue­vo a Trump an­te las cá­ma­ras. El re­pu­bli­cano, ten­so, in­si­nuó que en las pró­xi­mas ci­tas gol­pea­rá más fuer­te a Clin­ton y sa­ca­rá a co­la­ción las in­fi­de­li­da­des de su ma­ri­do, el ex pre­si­den­te Bill Clin­ton. Cul­pó al ár­bi­tro, es de­cir, al pe­rio­dis­ta Les­ter Holt, que ejer­ció de mo­de­ra­dor, y de quien di­jo que no ha­bía si­do im­par­cial. Su en­torno dio a en­ten­der que po­dría boi­co­tear los pró­xi­mos de­ba­tes.

‘Si yo fue­se Do­nald Trump, no par­ti­ci­pa­ría en otro de­ba­te a me­nos que me pro­me­tie­sen que el pe­rio­dis­ta ac­tua­rá co­mo pe­rio­dis­ta, y no co­mo un ve­ri­fi­ca­dor de da­tos in­co­rrec­to, ig­no­ran­te’, di­jo el ex al­cal­de re­pu­bli­cano de Nue­va York, Rudy Giuliani.

Tras el de­ba­te se abre un nue­vo ca­pí­tu­lo en una cam­pa­ña que en­fren­ta a una ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do, ex se­na­do­ra y ex pri­me­ra da­ma con un per­fil prag­má­ti­co de cen­troiz­quier­da, con un mag­na­te in­mo­bi­lia­rio y es­tre­lla de la te­le­rrea­li­dad que ha cons­trui­do su ca­rre­ra po­lí­ti­ca so­bre la ba­se de de­cla­ra­cio­nes xe­nó­fo­bas y mi­só­gi­nas, y con un men­sa­je po­pu­lis­ta y na­cio­na­lis­ta que ape­la a los blan­cos de cla­se tra­ba­ja­do­ra.

En el úl­ti­mo mes, Clin­ton ha vis­to có­mo Trump re­mon­ta­ba en los son­deos y acor­ta­ba, has­ta ca­si ha­cer des­apa­re­cer, la có­mo­da ven­ta­ja de la que dis­fru­ta­ba en agos­to. Sep­tiem­bre ha­bía si­do, has­ta el lu­nes, un mal mes pa­ra Clin­ton. Tu­vo que in­te­rrum­pir la cam­pa­ña por una neu­mo­nía y el re­pu­bli­cano, gra­cias a un equi­po de cam­pa­ña más pro­fe­sio­nal que con el que arran­có la ca­rre­ra, se dis­ci­pli­nó y re­du­jo –sin eli­mi­nar– la fre­cuen­cia de sus exa­brup­tos.

Clin­ton sa­le re­for­za­da del de­ba­te por­que lo­gró po­ner a la de­fen­si­va a Trump, un can­di­da­to con ma­ne­ras de bully, o ma­tón de pa­tio de co­le­gio, que se sien­te más có­mo­do ata­can­do que sien­do ata­ca­do. La ima­gen que que­da, y que los de­mó­cra­tas es­pe­ran que per­du­re en las pró­xi­mas se­ma­nas, es la de un Trump que ocul­ta los nú­me­ros so­bre su for­tu­na, que per­sis­te en sus co­men­ta­rios mi­só­gi­nos y que rea­li­za con­tor­sio­nes pa­ra ex­pli­car al­gu­nas de sus men­ti­ras más pe­no­sas con nue­vas men­ti­ras.

La res­pues­ta a la pre­gun­ta so­bre su pa­pel co­mo por­ta­voz del mo­vi­mien­to que cues­tio­na­ba que Ba­rack Oba­ma, el pri­mer pre­si­den­te afro­ame­ri­cano de Es­ta­dos Uni­dos, hu­bie­se na­ci­do en es­te país, fue cul­par a Clin­ton de ini­ciar­lo.

El de­ba­te, pe­se a los tro­pie­zos, no fue una de­ba­cle pa­ra Trump. Pe­se a sus ner­vios, que fue­ron en au­men­to du­ran­te los 90 mi­nu­tos, no per­dió los pa­pe­les. Se es­for­zó por con­te­ner­se, man­te­ner­se den­tro del guión y de­mos­trar que él pue­de ser pre­si­den­te. No siem­pre con éxi­to. Sus me­jo­res mo­men­tos fue­ron cuan­do re­tra­tó a Clin­ton co­mo al­guien que lle­va 30 años en po­lí­ti­ca, una re­pre­sen­tan­te del es­ta­blish­ment.

Tam­bién cuan­do la co­rres­pon­sa­bi­li­zó de las im­po­pu­la­res po­lí­ti­cas co­mer­cia­les a las que una par­te del elec­to­ra­do atri­bu­ye el cie­rre de fá­bri­cas y la pér­di­da ma­si­va de em­pleos en la re­gión in­dus­trial del Me­dio Oes­te, cla­ve en las elec­cio­nes del 8 de no­viem­bre.

En cam­bio, elu­dió uno de sus te­mas es­tre­lla, la in­mi­gra­ción, y pa­só por en­ci­ma de uno de los ca­sos que más ha da­ña­do a Clin­ton, el uso de un ser­vi­dor de co­rreo pri­va­do cuan­do era se­cre­ta­ria de Es­ta­do, en­tre 2009 y 2013.

Una ven­ta­ja de Trump es que sus sa­li­das de tono, de tan ha­bi­tua­les, han de­ja­do de es­can­da­li­zar. Tie­nen que ser muy es­tri­den­tes pa­ra lla­mar la aten­ción. En Hofs­tra no des­min­tió la acu­sa­ción de ha­ber evi­ta­do pa­gar im­pues­tos, acu­só a la pre­si­den­ta de la Re­ser­va Fe­de­ral, Ja­net Ye­llen, de ac­tuar por mo­ti­vos po­lí­ti­cos, se jac­tó de no ha­ber pa­ga­do a pro­vee­do­res en sus em­pre­sas, di­jo que la cri­sis in­mo­bi­lia­ria de 2007 ha­bía si­do bue­na pa­ra su ne­go­cio, cri­ti­có el es­ta­do fí­si­co de Clin­ton y aña­dió, fal­tan­do a la ver­dad, que él se ha­bía opues­to a la gue­rra de Irak des­de el prin­ci­pio.

Otras, co­mo sus ata­ques en el pa­sa­do a ve­te­ra­nos y hé­roes de gue­rra co­mo el se­na­dor John McCain, se­gu­ra­men­te ha­brían li­qui­da­do la ca­rre­ra de cual­quier aspirante. En otro con­tex­to, cual­quie­ra de es­tos co­men­ta­rios ha­bría su­pues­to un re­vés pa­ra el can­di­da­to. En el ac­tual, no es ni de le­jos lo más gra­ve que ha di­cho Trump y pa­sa des­aper­ci­bi­do.

Los es­ta­dou­ni­den­ses se han blin­da­do. Y es­te es el pe­li­gro pa­ra Clin­ton: que Trump aca­be pa­re­cien­do un can­di­da­to nor­mal, ho­mo­lo­ga­ble al res­to. En las pró­xi­mas se­ma­nas, la cam­pa­ña se­rá una pug­na en­tre los de­mó­cra­tas, que in­ten­ta­rán re­cor­dar al elec­to­ra­do que Trump es un ex­tre­mis­ta que pon­dría en pe­li­gro Es­ta­dos Uni­dos y el mun­do, y los re­pu­bli­ca­nos, que con­ti­nua­rán en el es­fuer­zo de nor­ma­li­zar­lo y pre­sen­tar­lo co­mo el can­di­da­to del cam­bio an­te el sta­tu quo que en­car­na Clin­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.