Va­lo­res fa­mi­lia­res pro­gre­sis­tas

El Diario de El Paso - - Opinión - Paul Krug­man

Nue­va York— Es­to es lo que pa­sa en ca­da ci­clo elec­to­ral: los es­pe­cia­lis­tas de­man­dan que los po­lí­ti­cos ofrez­can nue­vas ideas al país. Lue­go, cuan­do un can­di­da­to real­men­te pro­po­ne po­lí­ti­cas in­no­va­do­ras, los me­dios de in­for­ma­ción pres­tan po­ca aten­ción por­que per­si­guen los es­cán­da­los o, con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, los apa­ren­tan, en cam­bio. ¿Se acuer­dan de la ex­ten­sa co­ber­tu­ra del mes pa­sa­do, cuan­do Hi­llary Clin­ton ex­pu­so su am­bi­cio­sa agen­da pa­ra la sa­lud men­tal? Yo tam­po­co.

Si va­mos al ca­so, has­ta la exi­gen­cia de nue­vas ideas es al­ta­men­te cues­tio­na­ble ya que hay bas­tan­tes ideas vie­jas y bue­nas que no se han lle­va­do a la prác­ti­ca. La ma­yo­ría de los paí­ses avan­za­dos im­ple­men­ta­ron al­gu­na for­ma de co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria ga­ran­ti­za­da ha­ce dé­ca­das, si no es que ge­ne­ra­cio­nes. ¿Sig­ni­fi­ca es­to que de­be­ría­mos des­es­ti­mar el Oba­ma­ca­re co­mo al­go que no es la gran co­sa por­que só­lo se tra­tó de implementar una agen­da vie­ja y des­lu­ci­da? Los 20 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses que con­si­guie­ron la co­ber­tu­ra po­drían no es­tar de acuer­do con eso.

No obs­tan­te, real­men­te hay al­gu­nas ideas nue­vas e in­tere­san­tes que es­tán sur­gien­do de una de las cam­pa­ñas, y po­dría sos­te­ner­se que nos di­cen mu­cho de có­mo go­ber­na­ría Clin­ton.

Es­pe­ren, ¿qué hay del otro la­do?, ¿aca­so los re­pu­bli­ca­nos no es­tán ofre­cien­do nue­vas ideas? Bueno, su­pon­go que pro­po­ner jun­tar y de­por­tar a 11 mi­llo­nes de per­so­nas cuen­ta co­mo una idea nue­va. Y los re­pu­bli­ca­nos en el Con­gre­so pa­re­cen ha­ber su­pe­ra­do su tra­di­ción de pro­po­ner re­cor­tes fis­ca­les que re­por­tan la ma­yo­ría de los be­ne­fi­cios pa­ra los acau­da­la­dos. Aho­ra, en su lu­gar, es­tán pro­po­nien­do re­duc­cio­nes fis­ca­les que re­por­ten <em>to­dos</em> los be­ne­fi­cios al uno por cien­to. Es­tá bien, de he­cho só­lo 99.6 por cien­to, pe­ro ¿quién es­tá con­tan­do?

De vuel­ta a Clin­ton: gran par­te de su agen­da po­lí­ti­ca po­dría ca­rac­te­ri­zar­se co­mo una ter­ce­ra par­te de la ges­tión de Oba­ma, cons­tru­yen­do so­bre las po­lí­ti­cas de cen­tro iz­quier­da de los úl­ti­mos ocho años. Eso ape­nas si se­ría un asun­to tri­vial. Por ejem­plo, es­ti­ma­cio­nes in­de­pen­dien­tes in­di­can que con las me­jo­ras que pro­po­ne a la Ley de aten­ción ase­qui­ble se ex­ten­de­ría la co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria a cer­ca de 10 mi­llo­nes más de per­so­nas, mien­tras que la de­ro­ga­ción de la Ley que pro­po­ne Do­nald Trump cau­sa­ría que unas 20 mi­llo­nes de per­so­nas la per­die­ran.

Ade­más de de­fen­der y ex­ten­der los lo­gros del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, no obs­tan­te, Clin­ton es­tá im­pul­san­do una agen­da dis­tin­ti­va, cen­tra­da en torno al apo­yo a los pa­dres tra­ba­ja­do­res. No se tra­ta de una idea com­ple­ta­men­te nue­va, pe­ro la es­ca­la de las pro­pues­tas de Clin­ton re­ba­sa los lí­mi­tes, en com­pa­ra­ción con cual­quier co­sa que se ha­ya he­cho an­tes. Y, co­mo di­je, es­to nos ha­bla mu­cho de sus prio­ri­da­des.

Un pun­to de esa agen­da im­pli­ca 12 se­ma­nas de li­cen­cia de fa­mi­lia, con go­ce de suel­do, pa­ra cui­dar a los ni­ños re­cién na­ci­dos, ayu­dar a pa­rien­tes en­fer­mos o re­cu­pe­rar­se se al­gu­na en­fer­me­dad o le­sión. Oh, y por si se es­ta­ban pre­gun­tan­do, Trump, quien ha ofre­ci­do su pro­pia ver­sión tri­lla­da de un plan de li­cen­cia por maternidad, min­tió des­ca­ra­da­men­te cuan­do di­jo que su opo­nen­te no te­nía se­me­jan­te plan. ¿Les sor­pren­de?

Otro pun­to to­da­vía más sor­pren­den­te im­pli­ca ayu­dar en di­ver­sas for­mas a las fa­mi­lias con ni­ños pe­que­ños, en es­pe­cial por me­dio del prees­co­lar uni­ver­sal y los des­em­bol­sos pú­bli­cos –sub­si­dios y cré­di­tos fis­ca­les– pa­ra re­du­cir el cos­to de la aten­ción in­fan­til (la cam­pa­ña es­ta­ble­ce un ob­je­ti­vo de no más de 10 por cien­to del in­gre­so.)

Y to­do lo que sa­be­mos, tan­to so­bre los in­tere­ses de lar­go pla­zo de Clin­ton co­mo de sus op­cio­nes ac­tua­les de ase­so­res, in­di­ca que ella apre­cia los te­mas cen­tra­dos en la fa­mi­lia. Me im­pac­tó per­so­nal­men­te la op­ción del equi­po de cam­pa­ña de es­co­ger a Heat­her Bous­hey, una des­ta­ca­da ex­per­ta en te­mas de equi­li­brio de la fuer­za de tra­ba­jo, co­mo prin­ci­pal eco­no­mis­ta del equi­po de tran­si­ción de Clin­ton. Eso me ha­bla mu­chí­si­mo de las prio­ri­da­des.

Sin em­bar­go, ¿por qué ayu­dar a los pa­dres que tra­ba­jan de­be­ría ser tal prio­ri­dad? A mí me pa­re­ce que es un in­ten­to por cen­trar­se en los pro­ble­mas del Es­ta­dos Uni­dos real –no el ‘Es­ta­dos Uni­dos real’ blan­co y ru­ral– de las fan­ta­sías de la de­re­cha, sino el Es­ta­dos Uni­dos real, real, en el que vi­ve la ma­yo­ría de nues­tros com­pa­trio­tas. Y ese Es­ta­dos Uni­dos es uno en el que los pa­dres que tra­ba­jan son la nor­ma, en el que las ma­dres que se que­dan en la ca­sa son una mi­no­ría dis­tin­ti­va, y en el cual el pro­ble­ma de có­mo cui­dar a los hi­jos mien­tras que se tra­ta de lle­gar a fin de mes es cen­tral en la vi­da de mu­chas per­so­nas.

Los nú­me­ros son asom­bro­sos: 64 por cien­to de las mu­je­res con hi­jos me­no­res de seis años es­tán en la fuer­za la­bo­ral re­mu­ne­ra­da, en com­pa­ra­ción con 39 por cien­to en 1975. Sin du­da que la ma­yo­ría de es­tas ma­dres tra­ba­ja­do­ras tra­ba­jan por ne­ce­si­dad eco­nó­mi­ca y no­so­tros, co­mo so­cie­dad, ne­ce­si­ta­mos en­con­trar una for­ma de re­con­ci­liar es­ta reali­dad con la ne­ce­si­dad de criar bien a nues­tros hi­jos.

Su­pon­go que un pu­ris­ta del li­bre mer­ca­do po­dría cues­tio­nar por qué ne­ce­si­ta­mos po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les pa­ra ayu­dar a li­diar con es­ta nue­va reali­dad. Sin em­bar­go, es­ta­mos, des­pués de to­do, ha­blan­do del des­tino de los ni­ños que, has­ta cier­to pun­to, una res­pon­sa­bi­li­dad co­mún. Más aún, la aten­ción in­fan­til se re­du­ce al he­cho de que es­ta­mos li­dian­do con per­so­nas, no con co­sas, no po­de­mos con­fiar en los mer­ca­dos que no es­tán re­gu­la­dos pa­ra que brin­den un re­sul­ta­do de­cen­te.

Así es que quien­quie­ra que se que­je de que no hay ideas gran­des y nue­vas en es­ta cam­pa­ña, sim­ple­men­te no es­tá pres­tan­do aten­ción. Una can­di­da­ta, al me­nos, tie­ne ideas que sig­ni­fi­ca­rían un cam­bio enor­me y po­si­ti­vo pa­ra mi­llo­nes de fa­mi­lias es­ta­dou­ni­den­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.