Tes­ti­fi­ca es­pe­cia­lis­ta en cri­sis en ca­so de in­di­gen­te aba­ti­do por po­li­cías

El Diario de El Paso - - Nuevo México -

Al­bu­quer­que — Un po­li­cía de Al­bu­quer­que ca­pa­ci­ta­do pa­ra ma­ne­jar en­cuen­tros con en­fer­mos men­ta­les pa­só más de una ho­ra en una la­de­ra con un in­di­gen­te, di­cién­do­le que sol­ta­ra sus na­va­jas mien­tras avan­za­ba en las ne­go­cia­cio­nes an­tes de que en­tra­ran a sus­ti­tuir­lo unos agen­tes tác­ti­cos.

Ayer el ofi­cial Mi­kal Mo­net­te, quien es­tá es­pe­cial­men­te en­tre­na­do en in­ter­ven­ción du­ran­te cri­sis, tes­ti­fi­có en el pro­ce­so que se si­gue a dos po­li­cías acu­sa­dos por ma­tar a ti­ros a Ja­mes Boyd en el 2014. Mo­net­te re­cor­dó ha­ber in­ten­ta­do cal­mar a Boyd, quien pa­de­cía es­qui­zo­fre­nia y ha­bía pro­fe­ri­do a gri­tos ame­na­zas de muer­te con­tra los po­li­cías.

El re­por­te de un ve­cino ha­bía si­do el mo­ti­vo ori­gi­nal de que los agen­tes acu­die­ran al cam­pa­men­to ile­gal de Boyd, don­de las au­to­ri­da­des ase­gu­ran el hom­bre sa­có dos na­va­jas.

“Creo que Boyd di­jo que no en­ten­día por qué es­tá­ba­mos ahí por­que él no es­ta­ba ha­cien­do nin­gún da­ño”, di­jo Mo­net­te al ser in­te­rro­ga­do por un fis­cal. “Sí di­jo que creía que sus na­va­jas lo es­ta­ban pro­te­gien­do tan­to co­mo nues­tras pis­to­las nos pro­te­gían a no­so­tros”.

El fis­cal es­pe­cial Ran­di McGinn ar­gu­men­ta que una se­rie de de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das por par­te de la po­li­cía —des­de re­ti­rar a Mo­net­te has­ta apre­su­rar un plan pa­ra re­cu­rrir a una gra­na­da atur­di­do­ra, un pe­rro po­li­cía y al­gu­na fuer­za me­nos le­tal— subie­ron de to­do el in­ci­den­te y con­du­je­ron a la muer­te a ba­la­zos de Boyd.

El jui­cio en cur­so del ya ju­bi­la­do agen­te Keith Sandy y el exa­gen­te Do­mi­ni­que Pé­rez, am­bos acu­sa­dos de ho­mi­ci­dio de se­gun­do gra­do por el de­ce­so de Boyd, ha lla­ma­do la aten­ción so­bre los en­cuen­tros de la po­li­cías con los en­fer­mos men­ta­les en un mo­men­to cuan­do los dis­pa­ros con­tra hom­bres ne­gros han desata­do un ex­ten­so de­ba­te en torno al uso de la fuer­za por par­te de la po­li­cía.

Boyd, de 38 años y a quien le ha­bían diag­nos­ti­ca­do es­qui­zo­fre­nia pa­ra­noi­de, te­nía an­te­ce­den­tes de vio­len­cia y du­ran­te su atrin­che­ra­mien­to en las co­li­nas si­tua­das a los es­tri­bos de la Mon­ta­ña San­día ha­bía in­sis­ti­do en ser agen­te del De­par­ta­men­to de De­fen­sa.

Du­ran­te los pri­me­ros sie­te días del pro­ce­so gran par­te de la cau­sa de McGinn se ha di­ri­gi­do a Sandy, mu­cho más que a Pé­rez, ale­gan­do que el agen­te fue quien es­tu­vo de­trás de las de­ci­sio­nes que con­vir­tie­ron en caos el pa­ra­pe­to, in­clu­yen­do la de in­te­rrum­pir las ne­go­cia­cio­nes de Mo­net­te.

Al in­te­rro­gar a Mo­net­te el equi­po de­fen­sor de Sandy men­cio­nó que los dos po­li­cías nun­ca ha­bían tra­ba­ja­do jun­tos y no tu­vie­ron con­tac­to al­guno du­ran­te la no­che del atrin­che­ra­mien­to que cul­mi­nó en la muer­te de Boyd. El sar­gen­to de Mo­net­te fue quien le pi­dió que aban­do­na­ra even­tual­men­te el lu­gar y es­ta­ble­cie­ra un pe­rí­me­tro a fin de im­pe­dir que el pú­bli­co se acer­ca­ra a los po­li­cías y a Boyd.

Sandy, quien se ju­bi­ló el año del ti­ro­teo, era in­te­gran­te de un equi­po tác­ti­co de éli­te, aun­que con­tro­ver­sial, di­se­ña­do pa­ra ras­trear y aprehen­der a cri­mi­na­les vio­len­tos de ca­rre­ra. Co­no­ci­do co­mo el Pro­yec­to de De­lin­cuen­tes Re­in­ci­den­tes, se des­man­te­ló a raíz de que el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de­tec­tó una “cul­tu­ra de agre­si­vi­dad” en­tre la po­li­cía de Al­bu­quer­que.

el in­ci­den­te don­de per­dió la vi­da Ja­mes Boyd se dio en 2014

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.