Por se­gu­ri­dad, re­cu­rren mu­je­res a com­prar ar­mas

Re­por­tan uni­ver­si­da­des de Har­vard y Nort­heas­tern

El Diario de El Paso - - Portada - Kar­la Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

Ani­vel na­cio­nal, más mu­je­res es­tán ad­qui­rien­do ar­mas de fue­go pa­ra pro­tec­ción per­so­nal, se­gún un estudio re­cien­te, ten­den­cia que los ar­me­ros tam­bién ven en el área de El Pa­so.

‘En los úl­ti­mos años he­mos vis­to un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de mu­je­res in­tere­sa­das en com­prar ar­mas co­mo me­di­da de se­gu­ri­dad’, afir­mó Mi­chael McInty­re, pro­pie­ta­rio de la tien­da Gun Cen­tral en El Pa­so.

Se­gún el co­mer­cian­te, los muy pu­bli­ci­ta­dos ti­ro­teos ma­si­vos en Es­ta­dos Uni­dos y ata­ques te­rro­ris­tas en otras par­tes del mun­do pro­vo­can en la gen­te una sen­sa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad. En el en­torno ur­bano, las mu­je­res se preo­cu­pan por el cri­men ca­lle­je­ro.

Los ar­me­ros y el re­por­te de las uni­ver­si­da­des de Har­vard y Nort­heas­tern afir­man que la ma­yo­ría de las mu­je­res ad­quie­re ar­mas de fue­go ex­clu­si­va­men­te pa­ra pro­tec­ción per­so­nal. Los hom­bres, por el con­tra­rio, usual­men­te ad­quie­ren ar­mas pa­ra ca­ce­ría, de­por­te o co­lec­cio­nes y po­seen dos o más.

El ín­di­ce de mu­je­res adul­tas en Es­ta­dos Uni­dos que po­seen un ar­ma de fue­go ha au­men­ta­do del 9 por cien­to de la po­bla­ción en 1994 al 12 por cien­to en el 2015, pe­río­do que con­tem­pla el estudio. Unos 55 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses son pro­pie­ta­rios de ar­mas.

El au­men­to es atri­bui­ble a un cre­cien­te te­mor de ser víc­ti­ma de un ac­to de vio­len­cia, aun­que la reali­dad es que la vio­len­cia en el país ha dis­mi­nui­do en com­pa­ra­ción a dé­ca­das an­te­rio­res, re­fi­rió De­bo­ra Az­rael, in­ves­ti­ga­do­ra de Har­vard y coau­to­ra del estudio, a The Guar­dian.

Pa­se­ñas se unen a la ten­den­cia na­cio­nal; tam­bién to­man cla­ses pa­ra ma­ne­jar­las

Si una mu­jer ve a un hom­bre ro­bus­to acer­car­se a ella con ma­las in­ten­cio­nes, es más fá­cil que pue­da fre­nar cual­quier ata­que si tie­ne un ar­ma con­si­go. Las ha­ce sen­tir se­gu­ras’, agre­gó el ar­me­ro de El Pa­so.

Y cuan­do com­pran un ar­ma, quie­ren sa­ber có­mo uti­li­zar­la. Se­gún la Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle, la or­ga­ni­za­ción de pro­pie­ta­rios de ar­mas más gran­de del país, el nú­me­ro de mu­je­res que to­ma lec­cio­nes so­bre el uso de ar­mas se in­cre­men­tó de 25 mil en el 2011 a 46 mil en el 2014.

‘Te­ne­mos un club de ti­ro pa­ra mu­je­res que se lla­ma La­dies Night, don­de ellas vie­nen y no­so­tros les en­se­ña­mos so­bre ar­mas, por­que no só­lo es apun­tar y ya’, co­men­tó McInty­re.

De­fen­sa pro­pia

Lo­re­na Me­za, de 36 años, re­si­den­te de Ca­nu­ti­llo, ase­gu­ró que el te­ner un ar­ma des­de ha­ce tres años le da una sen­sa­ción de se­gu­ri­dad.

‘Me sien­to mu­cho más se­gu­ra en ca­so de que al­guien quie­ra ha­cer­me da­ño por­que sé que ten­go con qué pro­te­ger­me’, di­jo Me­za.

La mu­jer di­jo que an­tes de com­prar la pis­to­la, tu­vo que to­mar un cur­so don­de le en­se­ña­ron có­mo usar­la.

‘Mu­cha gen­te pien­sa que só­lo es com­prar la pis­to­la, pe­ro tie­nes que to­mar un cur­si­to con un ins­truc­tor cer­ti­fi­ca­do que te en­se­ña có­mo car­gar­la, dis­pa­rar y to­do lo que uno tie­ne que sa­ber’, ex­pre­só.

Me­za ase­gu­ra que lo di­fí­cil de ad­qui­rir un ar­ma de fue­go fue apren­der a usar­la ya que co­men­ta que la cues­tión del pa­pe­leo no le to­mó más de dos ho­ras.

‘Che­can tu his­to­rial y eso fue bien rá­pi­do, lue­go ha­ces lo de la li­cen­cia pa­ra por­tar ar­mas y lis­to, en la no­che ya te­nía la pis­to­la con­mi­go’, ma­ni­fes­tó.

Por úl­ti­mo, la mu­jer di­jo que aun­que su per­mi­so le da el de­re­cho a por­tar el ar­ma de ma­ne­ra ocul­ta, es­pe­ra nun­ca te­ner que usar­la en con­tra de otra per­so­na.

‘No me he vis­to en la ne­ce­si­dad de usar­la, pe­ro si tu­vie­ra que ha­cer­lo pues lo ha­ría por­que es esa per­so­na o yo’, agre­gó Me­za.

Cam­bio de men­ta­li­dad

Ex­per­tos del Law In­ves­ti­ga­tion Cen­ter di­cen que la ven­ta de ar­mas a mu­je­res ha au­men­ta­do por la per­cep­ción de que la Po­li­cía es reac­ti­va y no pre­ven­ti­va. O sea, que no van a es­tar ahí pa­ra evi­tar que pa­se un de­li­to, sino que vie­nen cuan­do ya pa­só. ‘La Po­li­cía ya no es­tá pa­tru­llan­do co­mo an­tes pa­ra evi­tar que ocu­rran crí­me­nes, sino que va ya cuan­do ocu­rrió uno, así que el te­ner un ar­ma a la mano ha­ce que las mu­je­res se sien­tan se­gu­ras’, di­jo R. Bra­vo, un in­ves­ti­ga­dor.

De acuer­do con el agen­te, la per­cep­ción en­tre las mu­je­res ha cam­bia­do con el tiem­po y hoy en día ven co­mo un de­re­cho el no de­jar­se vic­ti­mi­zar, aun­que eso sig­ni­fi­que de­fen­der­se con vio­len­cia.

‘La men­ta­li­dad de las mu­je­res es cui­dar­se so­las por­que si no lo ha­cen ellas, na­die lo ha­rá’, abun­dó Bra­vo.

Ha­blan­do de per­cep­cio­nes, a ni­vel lo­cal la pu­bli­ci­dad o ‘ma­la fa­ma’ so­bre el cri­men en Ciu­dad Juá­rez –par­ti­cu­lar­men­te los ho­mi­ci­dios y eje­cu­cio­nes– in­co­mo­dan a los pa­se­ños y au­men­tan su sen­ti­do de vul­ne­ra­bi­li­dad, ase­gu­ró Bra­vo. Aun­que la vio­len­cia ra­ra vez cru­za la fron­te­ra, el te­mor exis­te.

Bra­vo re­co­no­ció que en es­ta co­mu­ni­dad las ac­ti­tu­des ha­cia las ar­mas de fue­go han cam­bia­do y re­fle­jan más la ten­den­cia na­cio­nal.

‘Es mu­cho muy fá­cil com­prar un ar­ma y hoy en día ya no se ve co­mo al­go ta­bú, ya más gen­te lo ve con más na­tu­ra­li­dad’, di­jo.

Pis­to­las co­lor de ro­sa

Se­gún McInty­re, las ar­mas que más com­pran las mu­je­res son las de­no­mi­na­das ‘pis­to­las de bol­si­llo’, que son pe­que­ñas, sen­ci­llas de ope­rar, fá­ci­les de ocul­tar y trans­por­tar.

‘Hay al­gu­nas mu­je­res a quie­nes les gus­tan las ar­mas lar­gas, pe­ro la ma­yo­ría bus­ca ar­mas pe­que­ñas’, co­men­tó.

McInty­re di­jo que los pre­cios va­rían de­pen­dien­do del ar­ma. Las más sim­ples y de ba­jo ca­li­bre cues­tan al­re­de­dor de 200 dó­la­res; las de ma­yor ca­li­bre con ac­ce­so­rios, has­ta mil.

Com­par­tió que al­gu­nas mu­je­res se in­cli­nan por las ar­mas co­lor ro­sa.

‘Cues­ta un par de dó­la­res más pin­tar­la, pe­ro no les im­por­ta con tal de te­ner una pis­to­la ro­si­ta’, di­jo McInty­re.

El nú­me­ro exac­to de pa­se­ños que son due­ños de ar­mas no es­tá dis­po­ni­ble, ya que Te­xas no re­quie­re que la gen­te re­por­te si tie­ne una o cuán­tas tie­ne. Pe­ro de acuer­do a ba­ses de da­tos es­ta­ta­les, al­re­de­dor de 13 mil pa­se­ños tie­nen una li­cen­cia vi­gen­te pa­ra por­tar ar­mas ocul­tas en la ca­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.