¡A vo­tar!

El Diario de El Paso - - Opinión - Sa­bir Na­zar

Nue­va York – Si ha ha­bi­do un año im­pres­cin­di­ble pa­ra que los la­ti­nos en Es­ta­dos Uni­dos ejer­zan su de­re­cho al vo­to, ese es 2016. Do­nald Trump, el can­di­da­to re­pu­bli­cano, ha con­ver­ti­do la cons­truc­ción de un mu­ro y la de­por­ta­ción de 11 mi­llo­nes de per­so­nas en pro­me­sas cen­tra­les de su cam­pa­ña. Du­ran­te sus even­tos pú­bli­cos, ha re­pre­sen­ta­do a los in­mi­gran­tes la­ti­nos co­mo una in­va­sión que de­be ser de­te­ni­da por­que es­tá trans­for­man­do el ros­tro de Es­ta­dos Uni­dos de ma­ne­ra de­ma­sia­do rá­pi­da y pro­fun­da.

El mensaje im­plí­ci­to de su es­lo­gan —"Res­tau­re­mos la gran­de­za de Amé­ri­ca"— es que Es­ta­dos Uni­dos era gran­dio­so cuan­do era me­nos di­ver­so y que re­su­ci­tar esa era re­quie­re de me­di­das drás­ti­cas.

Aun­que es­te mensaje ha si­do bien re­ci­bi­do por al­gu­nos sec­to­res blan­cos del país, quie­nes se sien­ten afli­gi­dos por los cam­bios so­cia­les y por una re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de­sigual, las pa­la­bras de Trump han ofen­di­do y asus­ta­do a los la­ti­nos, uno de los seg­men­tos del elec­to­ra­do de ma­yor cre­ci­mien­to.

Si la es­tra­te­gia de fo­men­tar la xe­no­fo­bia ter­mi­na sien­do una mo­vi­da bri­llan­te, o desas­tro­sa, de un can­di­da­to que ha desafia­do to­das las le­yes de gra­ve­dad po­lí­ti­ca, de­pen­de­rá en gran me­di­da de cuán­tos de los 27 mi­llo­nes de his­pa­nos que pue­den vo­tar acu­dan a las ur­nas el 8 de no­viem­bre.

En una con­tien­da apre­ta­da, una pre­sen­cia fuer­te de vo­tan­tes la­ti­nos po­dría ase­gu­rar­le la vic­to­ria a la can­di­da­ta de­mó­cra­ta, Hi­llary Clin­ton, en es­ta­dos cla­ves. Tam­bién po­dría al­te­rar la ma­ne­ra en la que los par­ti­dos po­lí­ti­cos per­ci­ben e in­ter­ac­túan con el elec­to­ra­do his­pano. Eso de­ja­ría muy cla­ro que los la­ti­nos es­tán ayu­dan­do a for­jar el des­tino de una na­ción que siem­pre se ha for­ta­le­ci­do dán­do­le la bien­ve­ni­da a nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de in­mi­gran­tes.

Las cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les es­ta­dou­ni­den­ses han cor­te­ja­do a los vo­tan­tes la­ti­nos des­de que John Ken­nedy lan­zó una ini­cia­ti­va pa­ra atraer a per­so­nas con raí­ces me­xi­ca­nas du­ran­te la elec­ción de 1960, la cual ga­nó por un es­tre­cho mar­gen. Des­de en­ton­ces, los la­ti­nos — un blo­que de vo­tan­tes que ha es­ta­do cre­cien­do y di­ver­si­fi­cán­do­se rá­pi­da­men­te — han apo­ya­do prin­ci­pal­men­te a los can­di­da­tos de­mó­cra­tas en elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Sin em­bar­go, his­tó­ri­ca­men­te el por­cen­ta­je que sa­le a vo­tar ha si­do ba­jo.

En 2004, Geor­ge W. Bush lo­gró cap­tu­rar una bue­na par­te del vo­to la­tino: el 40 por cien­to. Des­de que ter­mi­nó su man­da­to, el par­ti­do re­pu­bli­cano ha en­du­re­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te su po­si­ción fren­te a la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria. Sus lí­de­res han op­ta­do por tác­ti­cas mio­pes pa­ra su­pri­mir la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca de las mi­no­rías; en­tre es­tas se des­ta­can los cam­bios geo­grá­fi­cos de distritos elec­to­ra­les y le­yes que obli­gan a los vo­tan­tes a pre­sen­tar cier­tos do­cu­men­tos de iden­ti­fi­ca­ción.

Tras la de­rro­ta de Mitt Rom­ney, quien ob­tu­vo el 27 por cien­to del vo­to la­tino en el 2012, es­tra­te­gas re­pu­bli­ca­nos pro­pu­sie­ron re­plan­tear la re­la­ción del par­ti­do con los his­pa­nos. Pe­ro es­to nun­ca ocu­rrió.

Trump des­tru­yó la po­si­bi­li­dad de que ese gi­ro se ma­te­ria­li­za­ra al em­plear un ata­que ofen­si­vo ha­cia los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos co­mo el pri­mer trueno de una cam­pa­ña rim­bom­ban­te que ha ca­ta­pul­ta­do la vi­sión de la su­pre­ma­cía blan­ca a un lu­gar des­ta­ca­do de la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se. Ade­más de los la­ti­nos, Trump ha vi­li­pen­dia­do a los mu­sul­ma­nes y ha ca­rac­te­ri­za­do a los afro­ame­ri­ca­nos de ma­ne­ra ig­no­ran­te y so­ber­bia.

Ac­ti­vis­tas la­ti­nos han al­ber­ga­do la esperanza de que los ata­ques de Trump sean la cla­ve pa­ra por fin ha­cer reali­dad el po­ten­cial del elec­to­ra­do la­tino. Es­to pa­re­ce pro­ba­ble. Gru­pos cí­vi­cos y me­dios de co­mu­ni­ca­ción his­pa­nos se han es­for­za­do más que nun­ca pa­ra in­cen­ti­var a los la­ti­nos a que se vuel­van ciu­da­da­nos y se re­gis­tren pa­ra vo­tar, es­pe­cial­men­te en es­ta­dos com­pe­ti­ti­vos. El nú­me­ro de nue­vas so­li­ci­tu­des de na­tu­ra­li­za­ción ha abru­ma­do al go­bierno.

Sin em­bar­go, más allá de de­rro­tar a un hom­bre dés­po­ta, los la­ti­nos tie­nen va­rias ra­zo­nes pa­ra apo­yar con en­tu­sias­mo a su ri­val.

Hi­llary Clin­ton tie­ne pro­pues­tas cohe­ren­tes y sen­sa­tas pa­ra abor­dar los asun­tos que más afec­tan a los la­ti­nos, in­clu­yen­do el ma­ne­jo de la eco­no­mía, el ac­ce­so a la aten­ción mé­di­ca, la se­gu­ri­dad na­cio­nal y la edu­ca­ción. Su ré­cord en po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias no ha si­do con­sis­ten­te­men­te pro­gre­si­vo. En el 2007, co­mo senadora, se opu­so a que se le ex­pi­die­ra li­cen­cias de con­du­cir a in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos. Sin em­bar­go, ha cam­bia­do su po­si­ción so­bre ese te­ma y ha pro­me­ti­do que da­rá prio­ri­dad a re­for­mar el dis­fun­cio­nal sis­te­ma mi­gra­to­rio. Tam­bién ha ase­gu­ra­do que con­ti­nua­ría y ex­ten­de­ría el pro­gra­ma que el pre­si­den­te Oba­ma creó pa­ra au­to­ri­zar tem­po­ral­men­te la pre­sen­cia de mi­llo­nes de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos que tie­nen fuer­tes víncu­los en Es­ta­dos Uni­dos.

Aun­que una re­for­ma mi­gra­to­ria sin du­da im­pli­ca­rá una ba­ta­lla po­lí­ti­ca ar­dua, los la­ti­nos po­drían dar­le un es­pal­da­ra­zo a ese ob­je­ti­vo si vo­tan de ma­ne­ra ma­si­va en no­viem­bre. Si no lo ha­cen, una vic­to­ria de Trump se­ría más pro­ba­ble, lo cual po­dría con­lle­var de­por­ta­cio­nes ma­si­vas y más ata­ques con­tra in­mi­gran­tes.

Los 56 mi­llo­nes de la­ti­nos —un ter­cio de ellos me­no­res de 18 años— es­tán cam­bian­do el fu­tu­ro de Es­ta­dos Uni­dos en au­las, lu­ga­res de tra­ba­jo y ba­rrios. So­lo es cues­tión de tiem­po pa­ra que su hue­lla en el sis­te­ma po­lí­ti­co del país se ajus­te a sus con­tri­bu­cio­nes en otras es­fe­ras.

Ese mo­men­to de­be ser aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.