El cán­cer y los de­por­tes coin­ci­die­ron en sus vi­das

Los dos viu­dos te­nían al­go en co­mún, ha­bían per­di­do a su pa­re­ja por la en­fer­me­dad y sus res­pec­ti­vos hi­jos des­ta­ca­ban en dis­tin­tas dis­ci­pli­nas atlé­ti­cas; hoy los cin­co con­for­man una nue­va fa­mi­lia

El Diario de El Paso - - Especial - Char­les Bry­ce, San An­ge­lo Stan­dard-Ti­mes

San An­ge­lo, Te­xas— Cuan­do se co­no­cie­ron en lí­nea ha­ce cua­tro años, Rick West y Li­sa Me­cie­jews­ki en­ta­bla­ron de in­me­dia­to una co­ne­xión. Am­bos ha­bían per­di­do a cón­yu­ges de­bi­do al cán­cer y te­nían hi­jos preado­les­cen­tes que com­par­tían una pa­sión por los de­por­tes.

La his­to­ria de có­mo for­ma­ron una enor­me y fe­liz fa­mi­lia es un tes­ti­mo­nio de có­mo las per­so­nas pue­den per­se­ve­rar pa­ra su­pe­rar el do­lor y la an­gus­tia y en­con­trar una nue­va for­ta­le­za.

Rick es el pa­dre bio­ló­gi­co del ju­ga­dor del des­ta­ca­do ju­ga­dor de fut­bol y bas­quet­bol de úl­ti­mo año de la pre­pa­ra­to­ria Cen­tral High School, Adam West, y de su her­ma­na me­nor, Alex, una es­tu­dian­te de se­gun­do año que des­ta­ca en atletismo for­man­do par­te del equi­po de las Lady Cats.

La fa­mi­lia West es ori­gi­na­ria de Lub­bock, pe­ro cuan­do Rick y Li­sa co­men­za­ron a sa­lir y la re­la­ción a flo­re­cer, de­ci­die­ron mu­dar­se a San An­ge­lo pa­ra es­tar en el mis­mo po­bla­do jun­to con Li­sa y su hi­jo, Jeff, quien es un des­ta­ca­do ju­ga­dor del equi­po de golf de los Bob­cats.

“Sa­li­mos por sie­te me­ses an­tes de que nos mu­dá­ra­mos acá”, di­jo Rick, quien tam­bién tie­ne una hi­ja ya adul­ta, al San An­ge­lo Stan­dard-Ti­mes.

“Pe­ro su­pi­mos muy rá­pi­do que te­nía­mos una bue­na re­la­ción y gran­des po­si­bi­li­da­des. To­ma­mos una de­ci­sión a fi­na­les del año (en el 2012) pa­ra mu­dar­nos jun­tos acá.

“Ella es­ta­ba en una po­si­ción en la que no po­día mu­dar­se. Nos mu­da­mos acá pa­ra unir a las fa­mi­lias, po­ner a nues­tros hi­jos en la es­cue­la y que se hi­cie­ran ami­gos, se acos­tum­bra­ran al am­bien­te y nos pre­pa­ra­mos pa­ra el año en­tran­te”.

El es­po­so de Li­sa, Jeff Ma­cie­jews­ki, mu­rió de cán­cer en el ce­re­bro en el 2009, y la es­po­sa de Rick, Ro­bin, su­cum­bió al cán­cer en el co­lon ese mis­mo año.

“Ya es­tan­do jun­tos aquí, nos di­mos cuen­ta que com­par­tía­mos un víncu­lo en co­mún y el co­no­ci­mien­to de lo que ca­da uno de no­so­tros tu­vo que pa­sar”, di­jo Li­sa de su co­ne­xión con Rick.

“Am­bos éra­mos pa­dres sol­te­ros de hi­jos preado­les­cen­tes, por lo que de­fi­ni­ti­va­men­te te­nía­mos mu­cho en co­mún, sim­ple­men­te ha­blar de nues­tros hi­jos y por lo que ellos pa­sa­ron, y cuá­les eran sus sue­ños. Fue sim­ple­men­te gran­dio­so pa­ra no­so­tros”.

Nue­va ciu­dad en sus vi­das

Los West tu­vie­ron que to­mar la de­ci­sión de te­ner que sa­lir de Lub­bock, su ciu­dad na­tal. La fa­mi­lia West se mu­dó a San An­ge­lo en mar­zo del 2013 y Rick se ca­só con Li­sa, aho­ra Ma­cie­jews­ki-West, sie­te me­ses des­pués.

Fue di­fí­cil pa­ra Adam te­ner que sa­lir de Lub­bock, pe­ro fue aún más di­fí­cil pa­ra su her­ma­na, Alex.

“Co­no­cía a los ami­gos de Jeff, pe­ro no te­nía mis pro­pias ami­gas”, di­jo.

“La idea de la nue­va fa­mi­lia fue mu­cho más di­fí­cil pa­ra mí que lo que fue pa­ra Adam. Me to­mó qui­zás un año po­der lle­gar a dis­fru­tar­lo. Pe­ro aho­ra me en­can­ta”.

Fue una tran­si­ción más sen­ci­lla pa­ra Jeff de­bi­do a que él no tu­vo que preo­cu­par­se de te­ner que mu­dar­se a otro lu­gar.

Ten­dría aho­ra dos her­ma­nos de­bi­do a es­ta unión, y Jeff di­jo que él y Adam se han con­ver­ti­do en muy bue­nos ami­gos des­de que se co­no­cie­ron.

“Fue sen­ci­llo pa­ra mí de­bi­do a que te­ne­mos mu­chas si­mi­li­tu­des, ya que él es un atle­ta y yo tam­bién soy un atle­ta, y a mí me gus­tan los vi­deo­jue­gos y a él tam­bién le gus­tan”, di­jo Jeff.

Los tres chi­cos han vi­vi­do en una fa­mi­lia con un pa­dre sol­te­ro por cua­tro años des­pués de que sus pa­dres mu­rie­ran de cán­cer. Te­nien­do eso en co­mún les ayu­dó a en­ta­blar una fuer­te co­ne­xión, al igual que a sus pa­dres. “Nos ayu­dó a po­der te­ner a al­guien con el que nos po­de­mos re­la­cio­nar y unir­nos co­mo fa­mi­lia fue asom­bro­so pa­ra no­so­tros”, di­jo Adam.

“Nos vi­mos for­za­dos a te­ner que cre­cer más rá­pi­do de lo que hu­bié­ra­mos que­ri­do”, di­jo Alex, quien he­re­dó los ta­len­tos ar­tís­ti­cos de su ma­dre y to­ma las fo­tos del anua­rio de la es­cue­la Cen­tral.

Pa­dre y ma­dre a la vez

Adam di­jo que él y su her­ma­na no sa­bían qué ha­cer cuan­do su ma­dre fa­lle­ció.

“Es co­mo si le qui­ta­ras la luz a una plan­ta”, di­jo. “No sa­be có­mo reac­cio­nar. Nues­tro pa­pá tu­vo que lu­char y ser pa­dre y ma­dre pa­ra no­so­tros. Tu­vo que to­mar el pa­pel ma­ter­nal por no­so­tros”.

“Ese fue real­men­te un gol­pe muy du­ro que por lo re­gu­lar uno no en­tien­de has­ta que cum­ples 16 o 17 años. Cuan­do pier­des a uno de tus pa­dres, de pron­to te das cuen­ta que ya no eres un ni­ño pe­que­ño”.

Las pér­di­das de­ja­ron un enor­me va­cío en las vi­das de Rick, Li­sa, Adam, Jeff y Alex. Pe­ro con el tiem­po, pu­die­ron se­guir ade­lan­te en luz de al­go tan do­lo­ro­so.

“Si tie­nes fe y crees que Dios se en­car­ga de to­do, si lo amas y con­fías en él, co­sas bue­nas su­ce­de­rán, eso es inevi­ta­ble”, di­jo Li­sa.

Sin em­bar­go, la fe de los ni­ños si pa­re­ció tam­ba­lear­se en ve­ces.

“Per­dí a mi mamá cuan­do te­nía ocho años, y de­fi­ni­ti­va­men­te no te­nía la re­la­ción con Je­su­cris­to que ten­go aho­ra”, di­jo Alex. “Al prin­ci­pio, es­ta­ba ex­tre­ma­da­men­te enoja­da con Dios por ha­bér­me­la arre­ba­ta­do y por de­jar­nos en esa si­tua­ción.

“Pe­ro lue­go mi re­la­ción con él se hi­zo más fuer­te y fue así que pu­de su­pe­rar to­das las ad­ver­si­da­des”.

Su her­mano ma­yor di­jo que tu­vo un efec­to si­mi­lar en él.

“De­fi­ni­ti­va­men­te me hi­zo más fuer­te”, di­jo Adam. “Nos hi­zo cre­cer co­mo fa­mi­lia de­bi­do a que ya no te­nía­mos a la fi­gu­ra de la ma­dre que nos res­pal­da­ra. Tu­vi­mos que de­pen­der de nues­tro pa­pá mu­cho más de lo que so­lía­mos ha­cer­lo.

Alex y yo cre­ci­mos mu­cho, nos hi­ci­mos muy uni­dos, es­pe­cial­men­te des­pués de mu­dar­nos acá”.

Las ex­pe­rien­cias com­par­ti­das de­fi­ni­ti­va­men­te hi­cie­ron que la in­te­gra­ción fue­ra más sen­ci­lla en­tre las dos fa­mi­lias.

“Ni en mis más alo­ca­dos sue­ños, nun­ca me hu­bie­ra ima­gi­na­do que co­no­ce­ría a al­guien que tam­bién tu­vie­ra hi­jos, quien hu­bie­ra per­di­do a un cón­yu­ge y cu­yos hi­jos tam­bién fue­ran atle­tas.

“No só­lo fun­cio­nó, sino que fun­cio­nó a la per­fec­ción pa­ra no­so­tros y nues­tra si­tua­ción”. Y nun­ca fue una si­tua­ción pa­ra Li­sa el in­ten­tar re­em­pla­zar a la ma­dre de Adam y Alex, y que Rick tu­vie­ra que re­em­pla­zar al pa­dre de Jeff.

“Un trián­gu­lo no ca­be en un círcu­lo”, di­jo Adam. Si es­pe­ras re­ci­bir exac­ta­men­te lo que per­dis­te, te vas a de­cep­cio­nar. Li­sa no es mi mamá y mi pa­pá no es el pa­pá de Jeff. Si eso era lo que es­tá­ba­mos es­pe­ran­do, sim­ple­men­te ex­tra­ña­ría­mos más a nues­tra mamá y es­ta­ría­mos de­cep­cio­na­dos.

“No po­dría pe­dir una me­jor ma­dras­tra que Li­sa. Es­toy muy con­ten­to con lo que su­ce­dió”.

El en­tu­sias­mo de los ado­les­cen­tes por los de­por­tes fue un fac­tor me­nos do­lo­ro­so al te­ner que for­mar esos víncu­los fa­mi­lia­res.

Los vier­nes por la no­che du­ran­te el oto­ño, la fa­mi­lia ado­ra ver a Adam ha­cer lo su­yo en el cam­po de fut­bol, y no es di­fí­cil dis­tin­guir al nú­me­ro 16, un ju­ga­dor de 6 pies con 8 pul­ga­das (2.03 me­tros) de es­ta­tu­ra y 220 li­bras quien ha ayu­da­do a los Bob­cats ase­gu­rar un arran­que de 4-0 en el 2016. Ya se ha com­pro­me­ti­do ver­bal­men­te con Har­vard.

No po­dría pe­dir una me­jor ma­dras­tra que Li­sa. Es­toy muy con­ten­to con lo que su­ce­dió” Adam West El hi­jo bio­ló­gi­co de Rick

Los cin­co aho­ra vi­ven en Lub­bock

Li­sa con su hi­jas­tro Adam; él jue­ga fut­bol

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.