La im­por­tan­cia de de­cir no

El Diario de El Paso - - Panorama - Mi­guel Gómez

Mu­chos apren­di­mos des­de pe­que­ños que de­cir ‘Sí’ es bueno y de­cir ‘No’ es ma­lo. Así, apren­di­mos a de­cir ‘Sí’ a co­mer­nos to­da la so­pa, aun­que su­pie­ra ho­rri­ble, a de­cir ‘Sí’ cuan­do la tía gri­to­na te pe­día un be­so o a de­cir ‘Sí’ cuan­do te lle­va­ban –más a fuer­za que por gus­to– a ese lu­gar tan abu­rri­do. De­cir ‘Sí’ es de ni­ños bue­nos, y de­cir ‘No’ es de ni­ños mal­cria­dos. Y así cre­ce­mos y así va­mos por la vi­da. Di­cien­do que sí (o al­gu­nas ver­sio­nes más po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tas del ‘no’ co­mo ‘yo te lla­mo’ o ‘ahí nos ve­mos’, etc.) cuan­do en reali­dad que­re­mos de­cir no. ¿Qué oca­sio­na es­to? Es­trés, agen­das apre­ta­das, ma­los en­ten­di­dos, gas­tos ines­pe­ra­dos y mu­chas ve­ces in­ne­ce­sa­rios pue­den afec­tar tu pre­su­pues­to y tu plan de aho­rros, pe­ro so­bre to­do, oca­sio­nan lle­var una vi­da sin sen­ti­do. Sí, yo sé que sue­na exa­ge­ra­do, pe­ro es la reali­dad de mu­chas per­so­nas, que sim­ple­men­te no sa­ben de­cir ‘no’, con­vir­tién­do­se en víc­ti­mas de sus res­pues­tas afir­ma­ti­vas. Se­gu­ra­men­te has co­no­ci­do a al­guien así. No sa­be por­qué es­tá don­de es­tá en su vi­da, y pa­ra evi­tar con­flic­tos, es in­ca­paz de de­cir­le que no a su je­fe, su pa­re­ja o in­clu­so a sus pa­dres. Son per­so­nas que, por que­rer que­dar bien con to­dos, que­dan mal con­si­go mis­mas y sue­len ser muy in­fe­li­ces con su vi­da. ¿Có­mo sa­lir de ahí? Em­pe­zan­do por dar­te tu pro­pio va­lor, apren­dien­do a de­cir ‘No’ a co­sas pe­que­ñas, ca­si sin im­por­tan­cia, pa­ra po­der de­cir ‘No’ a co­sas ca­da vez más gran­des. Iden­ti­fi­can­do tus va­lo­res, tus prio­ri­da­des y de­di­car ca­da vez más ener­gía a vi­vir de acuer­do a ellos, en lu­gar de en­fo­car tu ener­gía a los va­lo­res y prio­ri­da­des de los de­más. Ojo, no es­toy di­cien­do que los de­más no te im­por­ten, sim­ple­men­te que ha­gas las co­sas co­mo due­ño de tu vi­da, no co­mo tí­te­re de los de­más. ¿Pa­ra qué apren­der a de­cir ‘No’? Pa­ra po­der ser más se­lec­ti­vo al mo­men­to de de­cir ‘Sí’, y pa­ra po­der ha­cer las co­sas y vi­vir la vi­da con ma­yor en­fo­que, con ma­yor in­te­rés, con ma­yor mo­ti­va­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.