Educación bus­ca más di­ne­ro pa­ra in­ves­ti­gar a fon­do re­la­cio­nes im­pro­pias de maes­tros-alum­nos

El Diario de El Paso - - Panorama - The Te­xas Tri­bu­ne Aus­tin—

El De­par­ta­men­to de Educación de Te­xas (TEA) –lu­chan­do con un nú­me­ro cre­cien­te de re­por­tes de re­la­cio­nes im­pro­pias maes­troa­lum­nos– es­tá pi­dien­do a los le­gis­la­do­res cien­tos de mi­les de dó­la­res adi­cio­na­les pa­ra ayu­dar a in­ves­ti­gar­los.

En su re­qui­si­ción de pre­su­pues­to pa­ra los pró­xi­mos dos años, el de­par­ta­men­to pi­dió 400 mil dó­la­res ex­tra pa­ra con­tra­tar a dos in­ves­ti­ga­do­res más y un ad­mi­nis­tra­dor pa­ra su uni­dad de in­ves­ti­ga­cio­nes de do­cen­tes, la cual ha ex­pe­ri­men­ta­do un au­ge en los ca­sos de maes­tros in­vo­lu­crán­do­se en re­la­cio­nes in­de­bi­das con los alum­nos.

Pe­ro el de­par­ta­men­to ne­ce­si­ta ir más allá del di­ne­ro.

Los fun­cio­na­rios es­pe­ran que los le­gis­la­do­res de Te­xas aprue­ben las pro­pues­tas pa­ra ayu­dar a con­te­ner esos ca­sos, in­clu­yen­do el pe­dir a los dis­tri­tos es­co­la­res que in­me­dia­ta­men­te re­vo­quen las li­cen­cias de maes­tros de los agre­so­res se­xua­les, su­je­tan­do a los su­per­in­ten­den­tes a san­cio­nes pe­na­les si no re­por­tan re­la­cio­nes im­pro­pias y dan­do a TEA la au­to­ri­dad de obli­gar a los tes­ti­gos a que tes­ti­fi­quen.

Du­dan que el en­fo­que sea el co­rrec­to

Mien­tras que los lí­de­res de dis­tri­tos es­co­la­res di­cen que ellos res­pal­da­rán cual­quier le­gis­la­ción que pro­te­ja a los ni­ños, no es­tán se­gu­ros si es el en­fo­que co­rrec­to.

Buck Gil­crea­se, su­per­in­ten­den­te del DEI de Al­vin, y el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Te­xas de Ad­mi­nis­tra­do­res de Es­cue­las, ex­pre­só que las le­yes ne­ce­sa­rias pa­ra im­pe­dir las re­la­cio­nes im­pro­pias en­tre maes­tros y alum­nos “ya es­tán en los li­bros”.

“Yo creo que la ma­yo­ría de los dis­tri­tos es­co­la­res y la ma­yo­ría de los pa­tro­nes de gen­te don­de es­to su­ce­de han ofre­ci­do en­tre­na­mien­to su­fi­cien­te”, opi­nó Gil­crea­se.

“Per­so­nal­men­te sien­to que es­to se re­du­ce a ac­cio­nes te­rri­bles, in­mo­ra­les rea­li­za­das por esa gen­te”.

Pe­ro Doug Phi­llips, el di­rec­tor de in­ves­ti­ga­ción a do­cen­tes de TEA, co­men­tó que esas ma­las ac­cio­nes es­tán su­je­tan­do los re­cur­sos del es­ta­do.

Al final del año fis­cal pa­sa­do, el de­par­ta­men­to te­nía so­la­men­te sie­te in­ves­ti­ga­do­res pa­ra ma­ne­jar mil 110 in­ves­ti­ga­cio­nes que se abrie­ron, 222 de las cua­les in­vo­lu­cra­ban re­la­cio­nes im­pro­pias maes­tro-alum­nos.

Dos años an­tes, el de­par­ta­men­to abrió un to­tal de 866 in­ves­ti­ga­cio­nes, in­clu­yen­do 179 de re­la­cio­nes in­de­bi­das maes­tro-alum­nos.

“So­bra de­cir que si tu­vié­ra­mos dos in­ves­ti­ga­do­res más, po­dría­mos re­par­tir más los ca­sos y pro­ce­sar­los más rá­pi­do”, ex­pli­có Phi­llips.

“Ten­go to­das las ra­zo­nes pa­ra pen­sar que el nú­me­ro de ca­sos se­gui­rá cre­cien­do”.

Ra­zo­nes por las que es­tán cre­cien­do

Los fun­cio­na­rios del es­ta­do ex­pli­can que es­tán vien­do más ca­sos de re­la­cio­nes im­pro­pias en­tre maes­tros y alum­nos por dos ra­zo­nes: Pri­me­ro, por­que la pro­li­fe­ra­ción de las re­des so­cia­les y los men­sa­jes de tex­to han he­cho la co­mu­ni­ca­ción pri­va­da en­tre alum­nos y maes­tros más fá­cil. Se­gun­do, los re­por­tes han me­jo­ra­do.

Pe­ro Phi­llips co­men­tó que fal­ta mu­cho pa­ra po­der ha­cer que los edu­ca­do­res se res­pon­sa­bi­li­cen.

Al­gu­nos su­per­in­ten­den­tes sim­ple­men­te eli­gen no re­no­var los con­tra­tos de maes­tros o en­tre­na­do­res agre­so­res en vez de re­por­tar sus ofen­sas y ter­mi­nar sus con­tra­tos. “Pa­ra los dis­tri­tos es más ba­ra­to no re­no­var el con­tra­to de una per­so­na o sim­ple­men­te de­jar­la que se va­ya por su cuen­ta, que ter­mi­nar­los”, ex­pli­có Phi­llips.

Por­que cuan­do los em­plea­dos dispu­tan la ter­mi­na­ción de sus con­tra­tos, los cos­tos le­ga­les se acu­mu­lan pa­ra los dis­tri­tos.

“Eso da a esos maes­tros y en­tre­na­do­res la opor­tu­ni­dad de ser con­tra­ta­dos por otros dis­tri­tos, co­men­tó el re­pre­sen­tan­te es­ta­tal Tony Da­le, re­pu­bli­cano de Ce­dar Park, quien es­tá tra­ba­jan­do con el de­par­ta­men­to de educación an­tes de la se­sión le­gis­la­ti­va del 2017 pa­ra ela­bo­rar un bo­rra­dor de pro­pues­ta que cu­bra esas ne­ce­si­da­des.

Es­pe­ran que le­gis­la­do­res aprue­ben pro­pues­tas pa­ra re­vo­car li­cen­cias en dis­tri­tos es­co­la­res y no só­lo sus­pen­der el con­tra­to

Se de­cal­ró cul­pa­ble

Un ejem­plo: En mar­zo, Cris­top­her Cot­ten, un ex maes­tro y en­tre­na­dor del Dis­tri­to Es­co­lar de Round Rock, se de­cla­ró cul­pa­ble de in­de­cen­cia con una me­nor des­pués de in­vo­lu­crar­se en una re­la­ción im­pro­pia con una alum­na.

En el 2000, Cot­ten ha­bía re­nun­cia­do del dis­tri­to es­co­lar de Aus­tin en me­dio de ale­ga­tos si­mi­la­res, pe­ro lue­go fue con­tra­ta­do por los dis­tri­tos es­co­la­res de Pflu­ger­vi­lle y Round Rock.

Los fun­cio­na­rios es­co­la­res ex­pre­san que nun­ca les di­je­ron so­bre es­ta com­por­ta­mien­to im­pro­pio en Aus­tin cuan­do lla­ma­ron pa­ra pe­dir re­fe­ren­cias.

En­tre las prio­ri­da­des le­gis­la­ti­vas de Da­le es­tá el in­me­dia­ta­men­te re­vo­car las li­cen­cias de en­se­ñan­za de agre­so­res se­xua­les re­gis­tra­dos.

Pe­ro tam­bién tie­ne a los ad­mi­nis­tra­ti­vos de al­to ran­go en su mi­ra.

Ac­tual­men­te, el Co­mi­té Es­ta­tal de Cer­ti­fi­ca­ción a los Maes­tros pue­de san­cio­nar a los su­per­in­ten­den­tes por no re­por­tar re­la­cio­nes im­pro­pias, pe­ro no es una vio­la­ción de al­gu­na ley pe­nal.

Da­le quie­re agre­gar car­gos pe­na­les a los su­per­in­ten­den­tes que omi­tan re­por­tar ta­les ca­sos y di­jo que sus co­le­gas en la Le­gis­la­tu­ra po­drían tam­bién in­cluir a los di­rec­to­res, quie­nes tra­ba­jan más de cer­ca en los cam­pus es­co­la­res que los su­per­in­ten­den­tes.

A de­cir de los es­pe­cia­lis­tas se si­guen dan­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.