El me­jor ami­go de Trump: un pa­no­ra­ma co­lor ro­sa

El Diario de El Paso - - Opinión - Ro­bert J. Sa­muel­son

Was­hing­ton – Los es­ce­na­rios co­lor de ro­sa si­guen vi­gen­tes. Exis­te una lar­ga y du­do­sa tra­di­ción en­tre los po­lí­ti­cos de pro­yec­tar al­tas ta­sas de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co—ge­ne­ral­men­te po­co rea­lis­tas— co­mo ma­ne­ra de evi­tar de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas po­co po­pu­la­res. Po­de­mos ha­cer­lo to­do, por­que el rá­pi­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y los to­rren­tes de re­cau­da­cio­nes fis­ca­les pa­ga­rán las cuen­tas.

Ése es un men­sa­je co­lor de ro­sa, y Trump lo adop­tó fer­vo­ro­sa­men­te. Lo que pro­po­ne Trump es una enor­me má­qui­na de com­prar vo­tos—un re­cor­te fis­cal ma­si­vo, fi­nan­cia­do prin­ci­pal­men­te con di­ne­ro pres­ta­do— dis­fra­za­da de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. Ca­si to­do el mun­do ob­ten­dría al­go, aun­que los ri­cos se­rían los que más (por­que pa­gan la ma­yo­ría de los im­pues­tos).

He aquí los ele­men­tos bá­si­cos. El des­cuen­to es­tán­dar pa­ra pa­re­jas ca­sa­das se ele­va­ría de la can­ti­dad ac­tual de 12 mil 600 dó­la­res a 30 mil dó­la­res; to­da pa­re­ja con in­gre­sos gra­va­bles por de­ba­jo de ese ni­vel no pa­ga­ría ni un cen­ta­vo (ge­ne­ral­men­te, las can­ti­da­des pa­ra los sol­te­ros son la mi­tad de las de los ca­sa­dos.) Pa­ra los pri­me­ros 75 mil dó­la­res de in­gre­sos gra­va­bles—nue­va­men­te pa­ra pa­re­jas—la ta­sa es del 12 por cien­to. Las otras dos ta­sas son 25 por cien­to (en in­gre­sos gra­va­bles de has­ta 225 mil dó­la­res) y 33 por cien­to (en in­gre­sos por en­ci­ma de 225 mil dó­la­res). La ta­sa má­xi­ma hoy es del 43.4 por cien­to. Las em­pre­sas ten­drían tam­bién gran­des exen­cio­nes. La ta­sa to­pe pa­ra los in­gre­sos cor­po­ra­ti­vos cae­ría a un 15 por cien­to, del 35 por cien­to ac­tual.

¿El cos­to de es­ta fan­ta­sía? La Tax Foundation, que no es par­ti­dis­ta, con­si­de­ra que se­rá en­tre 4.4 bi­llo­nes de dó­la­res y 5,9 bi­llo­nes en el cur­so de una dé­ca­da (2016 a 2025), de­pen­dien­do de có­mo se im­ple­men­te el plan. Es mu­cho. No hay que preo­cu­par­se, di­cen los ase­so­res de Trump.

La se­ma­na pa­sa­da, Pe­ter Na­va­rro, eco­no­mis­ta de la Universidad de Ca­li­for­nia en Ir­vi­ne, y Wil­bur Ross, un in­ver­sio­nis­ta co­no­ci­do, die­ron a co­no­cer un es­tu­dio de 31 pá­gi­nas de so­fis­ti­ca­dos cálcu­los que su­pues­ta­men­te mues­tran la ma­ne­ra en que el plan de Trump des­en­ca­de­na­ría un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co rá­pi­do, mien­tras que ape­nas au­men­ta­ría la deu­da pú­bli­ca fe­de­ral de 14 bi­llo­nes de dó­la­res.

Pri­me­ro, di­cen, hay que ha­cer un ajus­te por los efec­tos “di­ná­mi­cos” de las ta­sas fis­ca­les más ba­jas tan­to so­bre los in­gre­sos por mano de obra (sa­la­rios, jor­na­les) co­mo so­bre los in­gre­sos de ca­pi­tal (ga­nan­cias, pa­gos de in­tere­ses). Las ta­sas fis­ca­les ba­jas ele­van el ren­di­mien­to eco­nó­mi­co. La gen­te tra­ba­ja más; las em­pre­sas in­vier­ten más. Eso ace­le­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, aun­que en qué me­di­da es al­go que los eco­no­mis­tas de­ba­ten. La Tax Foundation ex­pre­sa que esos ajus­tes po­drían re­du­cir el cos­to en 10 años del plan fis­cal de Trump a en­tre 2.6 bi­llo­nes de dó­la­res y 3.9 bi­llo­nes de dó­la­res. Aún una gran can­ti­dad. Des­pués, di­cen Na­va­rro y Ross, hay que con­tar los im­pues­tos más al­tos de la po­lí­ti­ca co­mer­cial, re­gu­la­to­ria y ener­gé­ti­ca de Trump. Son enor­mes.

Por me­dio de po­lí­ti­cas co­mer­cia­les más se­ve­ras, Trump eli­mi­na­ría rá­pi­da­men­te el dé­fi­cit co­mer­cial cró­ni­co de Es­ta­dos Uni­dos, 500 mil mi­llo­nes de dó­la­res en 2015. Los pues­tos de tra­ba­jo y las ga­nan­cias de Es­ta­dos Uni­dos au­men­ta­rían. Tam­bién los in­gre­sos fis­ca­les, en 1.7 bi­llo­nes de dó­la­res en el cur­so de una dé­ca­da. La mis­ma ló­gi­ca se apli­ca, di­cen Na­va­rro y Ross, a las re­gu­la­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les y la po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca. Las re­gu­la­cio­nes ex­ce­si­vas so­fo­can la con­tra­ta­ción y las in­ver­sio­nes, di­cen. Pien­san que Trump re­cor­ta­ría los gas­tos de re­gu­la­cio­nes en un 10 por cien­to, lo que re­sul­ta­ría (una vez más) en más con­tra­ta­ción y ga­nan­cias. En una dé­ca­da el be­ne­fi­cio fis­cal se­ría de 500 mil mi­llo­nes de dó­la­res. Re­du­cir las re­gu­la­cio­nes ener­gé­ti­cas, se­gún la mis­ma ló­gi­ca, au­men­ta­rían los im­pues­tos en ca­si 150 mil mi­llo­nes de dó­la­res en el cur­so de una dé­ca­da.

Ha­ga­mos nú­me­ros. Se­gún Na­va­rro y Ross, los in­gre­sos fis­ca­les más al­tos de las po­lí­ti­cas de Trump su­man al­re­de­dor de 2.4 bi­llo­nes de dó­la­res— apro­xi­ma­da­men­te igual al cálcu­lo más ba­jo de in­gre­sos per­di­dos en la si­mu­la­ción “di­ná­mi­ca”.

¿Con­ven­ci­dos? No de­ben es­tar­lo. No­ta­rán que to­dos es­tos cam­bios son sim­ple­men­te ‘su­pues­tos’; son in­ven­ta­dos e in­tere­sa­dos. Su­po­nen que las du­ras tác­ti­cas co­mer­cia­les de Trump asus­ta­rán in­me­dia­ta­men­te a otros paí­ses, que se so­me­te­rán en lu­gar de (co­mo an­ti­ci­pan mu­chos ex­per­tos en co­mer­cio) des­en­ca­de­nar re­pre­sa­lias que re­du­ci­rían los in­gre­sos e im­pues­tos de mu­chos paí­ses.

En for­ma si­mi­lar, se su­po­ne que los cam­bios re­gu­la­to­rios ocu­rri­rán sua­ve­men­te, pres­cin­dien­do de re­tos po­lí­ti­cos y le­ga­les o de la mis­ma com­ple­ji­dad de mu­chas re­glas. Has­ta los au­men­tos fis­ca­les que de­ri­van de la adop­ción de su­po­si­cio­nes eco­nó­mi­cas “di­ná­mi­cas” son in­cier­tos, co­mo lo reconoce la mis­ma Tax Foundation.

“Es muy di­fí­cil ais­lar los efec­tos de una po­lí­ti­ca fis­cal” so­bre la eco­no­mía, di­ce. Los efec­tos po­drían ver­se inun­da­dos por otros fac­to­res: el es­ta­do del ci­clo eco­nó­mi­co, otras po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les, am­plias ten­den­cias so­cia­les y eco­nó­mi­cas.

Lo que tam­bién que­da ol­vi­da­do es que los pro­gra­mas de Trump y de Hi­llary Clin­ton acep­tan los dé­fi­cits de las po­lí­ti­cas exis­ten­tes. Eso re­pre­sen­ta unos 8 bi­llo­nes de dó­la­res en el cur­so de una dé­ca­da. Las pro­pues­tas de Clin­ton tam­bién au­men­ta­rían esa can­ti­dad, pe­ro mu­cho me­nos que las de Trump.

El Com­mit­tee for a Res­pon­sa­ble Fe­de­ral Bud­get, que no es par­ti­dis­ta, cal­cu­la que las po­lí­ti­cas de Clin­ton au­men­ta­rían la deu­da en unos 200 mil mi­llo­nes de dó­la­res por en­ci­ma de los dé­fi­cits exis­ten­tes pa­ra la dé­ca­da.

Na­da de ello sig­ni­fi­ca que las po­lí­ti­cas co­mer­cia­les, re­gu­la­to­rias y ener­gé­ti­cas de Es­ta­dos Uni­dos no sean te­mas de de­ba­te esen­cia­les. Cam­bios cons­truc­ti­vos po­drían me­jo­rar el pa­no­ra­ma pre­su­pues­ta­rio y eco­nó­mi­co. Pe­ro la idea de que Trump pue­de blan­dir una va­ri­ta má­gi­ca so­bre es­tos asun­tos y pro­du­cir vas­tos in­gre­sos pa­ra fi­nan­ciar re­cor­tes fis­ca­les po­lí­ti­ca­men­te po­pu­la­res es o bien una ex­pre­sión de de­seos o un en­ga­ño de­li­be­ra­do.

Es fic­ti­cia: un ar­did pa­ra de­jar pa­ra ma­ña­na de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas di­fí­ci­les. Un es­ce­na­rio co­lor de ro­sa más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.