Reavi­va­ría Do­nald sen­ti­mien­to an­tiEU en Amé­ri­ca La­ti­na

El Diario de El Paso - - Opinión - An­drés Op­pen­hei­mer El Nue­vo He­rald

Bue­nos Ai­res – A juz­gar por lo que me di­je­ron va­rios pre­si­den­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos en en­tre­vis­tas re­cien­tes, creo que una po­ten­cial vic­to­ria de Do­nald Trump en las elecciones del 8 de no­viem­bre en­fria­ría las re­la­cio­nes en­tre Es­ta­dos Uni­dos y La­ti­noa­mé­ri­ca, y em­pu­ja­ría in­clu­so a los Pre­si­den­tes más pro-es­ta­dou­ni­den­ses a to­mar dis­tan­cia de Was­hing­ton.

Po­cos lí­de­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos, in­clu­so los más cer­ca­nos a Es­ta­dos Uni­dos, arries­ga­rían su ca­pi­tal po­lí­ti­co po­nién­do­se en con­tra del sen­ti­mien­to ge­ne­ra­li­za­do -y muy jus­ti­fi­ca­do- con­tra Trump en sus res­pec­ti­vos paí­ses.

En una en­tre­vis­ta lle­va­da a ca­bo en el pa­la­cio pre­si­den­cial de Ar­gen­ti­na, el Pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri -un em­pre­sa­rio de cen­tro­de­re­cha que es­tá tra­tan­do de ale­jar a su país de las desas­tro­sas po­lí­ti­cas po­pu­lis­tas y an­ti­es­ta­dou­ni­den­se de su pre­de­ce­so­ra Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner- me di­jo que "sen­ti­mos ma­yor cer­ca­nía" con la can­di­da­ta de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton en la cam­pa­ña pre­si­den­cial de EU.

"En tér­mi­nos de se­guir in­ten­si­fi­can­do las re­la­cio­nes, nos ha­ce sen­tir más có­mo­dos fren­te a un dis­cur­so bas­tan­te ais­la­cio­nis­ta que ha te­ni­do el can­di­da­to Do­nald Trump, la po­si­bi­li­dad de con­ti­nuar tra­ba­jan­do con Hi­llary Clin­ton", me di­jo Ma­cri. Agre­gó que Ar­gen­ti­na tra­ba­ja­ría y coope­ra­ría con quien­quie­ra que sal­ga elec­to en Es­ta­dos Uni­dos.

Días an­tes, el Pre­si­den­te pe­ruano, Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, quien fue por mu­chos años ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se y tra­ba­jó en Nue­va York y Miami, me di­jo que le pa­re­ce "des­afor­tu­na­do" que Trump pro­pon­ga cons­truir un mu­ro en la fron­te­ra.

"Pro­po­ner que se ha­ga una mu­ra­lla so­bre los 3 mil ki­ló­me­tros de fron­te­ra y lue­go se di­ga que Mé­xi­co tie­ne que pa­gar la mu­ra­lla es es­can­da­lo­so", di­jo Kuczyns­ki.

Cuan­do le pre­gun­té si le preo­cu­pa la po­si­bi­li­dad de que ga­ne Trump, Kuczyns­ki di­jo: "Sin du­da preo­cu­pa. Pe­ro preo­cu­pa so­bre to­do la idea de pro­tec­cio­nis­mo, de rom­per acuer­dos de co­mer­cio que han si­do fa­vo­ra­bles pa­ra am­bos". Agre­gó que el ar­gu­men­to de Trump de que el libre co­mer­cio es­tá aca­ban­do con em­pleos in­dus­tria­les en Es­ta­dos Uni­dos es "com­ple­ta­men­te fal­so", por­que "lo que es­tá ocurriendo en to­do el mun­do es la ro­bo­ti­za­ción de la in­dus­tria. Eso es lo que es­tá pa­san­do".

El Pre­si­den­te co­lom­biano, Juan Ma­nuel San­tos, me ha­bía di­cho en una en­tre­vis­ta el 9 de sep­tiem­bre que "yo no voy a en­trar a cri­ti­car a nin­guno de los dos can­di­da­tos. Lo que le pue­do de­cir es que soy muy ami­go de Hi­llary. Ella nos ayu­dó mu­cho co­mo Se­cre­ta­ria de Es­ta­do. La co­noz­co muy bien. Sé que nos va a se­guir apo­yan­do".

Cuan­do le pre­gun­té so­bre la pos­tu­ra de Trump con­tra el libre co­mer­cio, San­tos di­jo: "Pues, si cie­rra el libre co­mer­cio, es­tá en con­tra de lo que no­so­tros cree­mos que es lo con­ve­nien­te". Y so­bre las pro­me­sas de Trump de de­por­tar a mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos, San­tos di­jo que "por su­pues­to que no­so­tros fa­vo­re­ce­mos una po­lí­ti­ca mu­cho más ge­ne­ro­sa que la que Trump es­tá adu­cien­do".

Mi opi­nión: Trump ha lo­gra­do unir a La­ti­noa­mé­ri­ca en su con­tra, con sus de­cla­ra­cio­nes de que la ma­yo­ría de los in­do­cu­men­ta­dos mexicanos son "cri­mi­na­les" y "vio­la­do­res", así co­mo sus co­men­ta­rios ra­cis­tas so­bre el juez de pa­dres mexicanos Gon­za­lo Curiel y sus pro­me­sas de cons­truir un mu­ro en la fron­te­ra y re­vi­sar los acuer­dos de libre co­mer­cio.

Es más: la fas­ci­na­ción de Trump por los lí­de­res au­to­ri­ta­rios -plas­ma­da en sus ala­ban­zas a los au­tó­cra­tas que go­bier­nan Ru­sia, Tur­quía y Egip­to- y sus afir­ma­cio­nes de que "ne­ce­si­ta­mos alia­dos" sin im­por­tar si res­pe­tan la de­mo­cra­cia y los de­re­chos hu­ma­nos, es mo­ti­vo de alar­ma en Amé­ri­ca La­ti­na. Trump rom­pe­ría con una po­lí­ti­ca bi­par­ti­dis­ta de los úl­ti­mos 40 años en Es­ta­dos Uni­dos de apo­yo a los de­re­chos hu­ma­nos y la de­mo­cra­cia en la re­gión.

No se­ría des­ca­be­lla­do su­po­ner que una vic­to­ria de Trump po­dría in­cli­nar a Amé­ri­ca La­ti­na ha­cia la iz­quier­da, e in­clu­so unir a la re­gión en con­tra de Was­hing­ton.

Si has­ta los Pre­si­den­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos más cer­ca­nos a Es­ta­dos Uni­dos ven a Trump con preo­cu­pa­ción, ima­gí­nen­se la pre­sión in­ter­na de que se­rían ob­je­to si Trump ga­na­ra las elecciones y cum­plie­ra si­quie­ra una pe­que­ña par­te de sus pro­me­sas elec­to­ra­les. Los des­acre­di­ta­dos re­gí­me­nes de Ve­ne­zue­la y Cu­ba es­ta­rían de fies­ta, y po­drían in­clu­so re­cu­pe­rar par­te de su in­fluen­cia po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.