Ex­pe­rien­cia de lec­to­ra en ‘¿Quie­res?’

El Diario de El Paso - - Opinión - Hil­da So­te­lo Es­cri­to­ra y aca­dé­mi­ca

Ha­ce unos días tu­ve el ho­nor de pre­sen­tar la no­ve­la ‘¿Quie­res?’, de Al­fre­do Es­pi­no­sa, uno de los es­cri­to­res más des­ta­ca­dos de Chihuahua.

Es­cri­tor y psi­quia­tra, Es­pi­no­sa tran­si­ta en­tre dos po­de­ro­sas fuer­zas de la men­te: la crea­ción li­te­ra­ria y el aná­li­sis clí­ni­co de la del­ga­da lí­nea ro­ja en­tre la lo­cu­ra y cor­du­ra.

Var­gas Llo­sa y Clau­dio Ma­gris en­sa­yan so­bre la ex­pe­rien­cia to­tal de la li­te­ra­tu­ra, di­cen que su mi­sión prin­ci­pal es la de in­da­gar en el es­pí­ri­tu hu­mano , en sus más ar­ca­nos re­sor­tes y en sus con­tra­dic­cio­nes has­ta lle­gar a la com­pren­sión de nues­tra exis­ten­cia. Du­ran­te la me­di­ta­ción li­te­ra­ria me pre­gun­to: ¿Des­de cuán­do circula en­tre no­so­tros esa en­ti­dad men­tal, de­mo­nio, án­gel o el Ser ma­ni­fies­to en el li­bro? ¿En­con­tra­ré la ver­dad si ga­lo­po con eso?

Al po­ner­me en con­tac­to con ‘¿Quie­res?’ arri­ba­ron le­ja­nos fan­tas­mas y la dis­tin­ta apro­xi­ma­ción a la lec­tu­ra. La no­ve­la sa­cu­de en­tes mi­só­gi­nos, trans­for­mis­tas; por ella circula una mu­jer dis­fra­za­da de vir­gen, per­so­na­jes ar­gu­men­ta­ti­vos, trai­cio­ne­ros, cul­tos.

Exis­ten com­po­si­cio­nes na­tu­ra­les, otras sin­té­ti­cas, en­ton­ces, el lec­tor pue­de de­tec­tar fá­cil­men­te cuan­do la fa­bri­ca­ción es for­za­da e in­có­mo­da o cuán­do la com­po­si­ción ad­quie­re ma­ti­ces rea­les y con­ci­be pa­ra dar a luz, lle­var sa­bi­du­ría y lle­nar es­pa­cios. A pe­sar de que el vehícu­lo (las pa­la­bras) em­plea­do en la li­te­ra­tu­ra no es del to­do na­tu­ral y ha si­do ma­no­sea­do por or­ga­nis­mos do­mi­na­do­res (Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la de la Len­gua).

Los lec­to­res po­de­mos aven­tu­rar­nos a co­nec­tar con los mo­ti­vos de ‘¿Quie­res?’. Pue­de pa­sar co­mo una no­ve­la eró­ti­ca o ro­mán­ti­ca, al tiem­po que ama la sa­bi­du­ría.

Les cuen­to par­te de la tra­ma: Marcela es una jo­ven de 19 años que a su cor­ta edad em­plea el om­bli­go pa­ra con­se­guir lo que quie­re. Ge­rar­do Lo­bos es un hom­bre de 40 años, ca­sa­do con hi­jos que ig­no­ra la exis­ten­cia del co­ra­zón. Jun­tos ca­mi­nan ve­re­das apa­ren­te­men­te re­tor­ci­das en­tre reunio­nes ar­tís­ti­cas, aca­dé­mi­cas y li­te­ra­rias ob­so­le­tas, tan abu­rri­das que gri­tan pa­sar a me­jor vi­da.

Mi­ren, hay li­bros que te im­preg­nan de sus­tan­cia que no se eva­po­ra fá­cil­men­te, li­bros don­de en­fer­mar de amor se jus­ti­fi­ca, hay li­bros que a las pri­me­ras pá­gi­nas los quie­res ti­rar por la ven­ta­na por­que tra­tan a la mu­jer co­mo un ob­je­to, li­bros don­de só­lo los ma­chos tie­nen de­re­cho a in­te­lec­tua­li­zar, tex­tos sa­tu­ra­dos de ra­cis­mo, dis­cri­mi­na­ción des­ti­na­dos a re­pro­du­cir sis­te­mas opre­si­vos.

Tam­bién hay historias en las pá­gi­nas de los li­bros que ya apren­die­ron los jue­gos amorosos del al­ma: ‘¿Quie­res?’ en­tra en es­ta ca­te­go­ría.

Po­cos li­bros tie­nen la ca­pa­ci­dad de apro­piar­se de tu ima­gi­na­ción, brin­cas des­de tu có­mo­do asien­to ha­cia las le­tras, pe­ne­tras a la pul­pa de los per­so­na­jes que te gus­ta­ría co­no­cer­los, me pa­só con la pro­ta­go­nis­ta, jo­ven ve­loz que sa­be de las ra­zo­nes del co­ra­zón e in­vi­ta a de­gus­tar lo dul­ce y lo amar­go.

El au­tor echó mano de la he­rra­mien­ta crea­ti­va: el ‘rea­lis­mo su­cio’. Las pa­la­bras emer­gen del in­fra­mun­do y ad­quie­ren la gra­cia y li­be­ra­ción en el re­fi­na­mien­to del len­gua­je en­tre ci­tas del Can­tar de los Can­ta­res y au­to­res po­pu­la­res co­mo Ja­vier So­lís lle­va­do a las es­fe­ras de Bor­ges.

Los per­so­na­jes van ata­via­dos de grue­sas ca­pas de mu­gre com­ple­ja que al prin­ci­pio apa­ren­tan ser co­mu­nes y co­rrien­tes. “No güey, el amor es un ar­te le­tal”, di­ce Ge­rar­do Lo­bos. “Ig­no­ra­ba que la li­ber­tad de las pa­la­bras im­pli­ca la li­ber­tad del ser que las li­be­ra”, aña­de. Hay dia­rrea fi­lo­só­fi­ca en­tre las con­ver­sa­cio­nes de los va­ro­nes.

En pa­sa­jes, las es­ce­nas se­xua­les son des­cri­tas con len­gua­je di­rec­to. El en­sa­yo crea­ti­vo em­pa­la­ga al com­pa­rar el cuer­po de la mu­jer con fru­tas va­rias, has­ta que­dar­se pe­ga­do al lec­tor pa­ra fa­ci­li­tar­te la com­pren­sión las con­tra­dic­cio­nes pro­pias del amor.

El tex­to es pa­ra go­zar, y con­tem­plar la caí­da de la vie­ja mas­cu­li­ni­dad, con­tem­plar la muer­te ge­né­ri­ca don­de ca­da per­so­na­je en­cuen­tra lo que bus­ca y da con el tra­ves­ti que es­tá aquí pa­ra en­se­ñar­nos que es po­si­ble tran­si­tar.

El na­rra­dor Ge­rar­do Lo­bos, el ve­je­te ra­bo ver­de re­ju­ve­ne­ce en ma­nos ex­per­tas del au­tor Al­fre­do Es­pi­no­sa. Nos po­ne en con­tac­to con el as­pec­to pa­triar­cal que las mu­je­res de es­te tiem­po que­re­mos erra­di­car en nues­tra iden­ti­dad: la es­po­sa dig­na que sa­be de la in­fi­de­li­dad y de­fi­ni­ti­va­men­te lo de­ja, se va, li­be­ra an­tes de con­ti­nuar vic­ti­mi­zán­do­se.

A pe­sar de ase­gu­rar sa­ber del amor, los hom­bres en la tra­ma, no tie­nen la me­nor idea de su sig­ni­fi­ca­do por­que no han ac­ti­va­do el co­ra­zón.

Al li­bro de Al­fre­do Es­pi­no­sa, lo pue­den dis­fru­tar tan­to co­ra­zo­nes sin es­tre­nar co­mo co­ra­zo­nes en­tre­na­dos, pe­ro –¡ten­gan cui­da­do!– por­que el cas­ti­go en­tre las vo­ces de la cons­cien­cia de los per­so­na­jes tie­ne pie pa­ra evo­lu­cio­nar, y en las iden­ti­da­des mas­cu­li­nas no to­do es­tá di­cho.

“Quién soy yo?, me pre­gun­ta­ba… ¿Cuál es la ver­dad: la del pen­sa­mien­to o la del co­ra­zón, la del se­xo, la de los he­chos? ¿Dón­de soy más yo: en la ca­sa, en la ofi­ci­na, en el mo­tel, en el tra­ba­jo, en los sue­ños, las pa­sio­nes?... ¿Mi ros­tro es es­ta más­ca­ra, su re­vés, o el ros­tro que en­cu­bre?”, se cues­tio­na uno de los per­so­na­jes.

Le di­go, la vo­ces que cru­za­ron du­ran­te mi ex­pe­rien­cia lec­to­ra se fue­ron re­con­ci­lian­do al pa­sar el tiem­po, otras lec­tu­ras, sus­tan­cias que for­ma­ron otras con­clu­sio­nes y nue­vas iden­ti­da­des lec­to­ras al po­ner­me en con­tac­to con el mis­mo tex­to, en otro lu­gar, con el au­tor, la es­po­sa, los ami­gos (as) y la con­ti­nua­ción de ‘¿Quie­res?’, al es­cri­bir­le.

Só­cra­tes se sen­tó y di­jo: “Es­ta­ría bien, Aga­tón, que la sa­bi­du­ría fue­ra una co­sa de tal na­tu­ra­le­za que, al po­ner­nos en con­tac­to unos con otros, flu­ye­ra de lo más lleno a lo más va­cío de no­so­tros, co­mo flu­ye el agua en las co­pas, a tra­vés de un hi­lo de la­na, de la más lle­na a la más va­cía” Pla­tón, El Ban­que­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.