El cla­sis­mo se une al ra­cis­mo y al se­xis­mo en es­ta elec­ción fé­ti­da

El Diario de El Paso - - Opinión - Ru­bén Na­va­rre­te Jr.

San Die­go – En una elec­ción ya mar­ca­da por el ra­cis­mo y el se­xis­mo, el pri­mer de­ba­te pre­si­den­cial sa­có a la su­per­fi­cie otro “-is­mo”: el cla­sis­mo. Du­ran­te el de­ba­te, Hi­llary Clin­ton pu­so ner­vio­so a Do­nald Trump al men­cio­nar a Ali­cia Ma­cha­do.

La ex Miss Uni­ver­so di­ce que Trump, que era due­ño de los de­re­chos del con­cur­so, la aver­gon­zó in­sul­tán­do­la por ha­ber ga­na­do pe­so des­pués de ob­te­ner la co­ro­na. Di­ce que se re­fi­rió a ella co­mo a una “má­qui­na de co­mer” y “Miss Piggy”. Trump no ne­gó que con­vir­tie­ra el pe­so de Ma­cha­do en un pro­ble­ma. Has­ta su­gi­rió que la ayu­dó a con­ser­var su tí­tu­lo obli­gán­do­la a per­der pe­so. Pe­ro hay más. Se­gún la rei­na de la be­lle­za ve­ne­zo­la­na, Trump la lla­mó tam­bién “Miss Mu­ca­ma”. ¡Ca­ram­ba, Do­nald! ¿Su­fi­cien­te ra­cis­mo?

Al mag­na­te de los bie­nes raí­ces ob­via­men­te le gus­ta in­sul­tar a la gen­te que con­si­de­ra por de­ba­jo de él, y cual­quie­ra que tra­ba­je con sus ma­nos, o que atien­da a la gen­te, en­ca­ja en ese con­cep­to. Pe­ro esa ten­den­cia a des­pre­ciar a com­pa­trio­tas es­ta­dou­ni­den­ses so­bre la ba­se de la cla­se no se li­mi­ta al can­di­da­to re­pu­bli­cano. Es un ras­go que co­rre pro­fun­da­men­te en nues­tra so­cie­dad. In­clu­so en­tre li­be­ra­les, hay mu­cho de qué aver­gon­zar­se.

No ol­vi­de­mos la des­agra­da­ble his­to­ria, re­la­ta­da en el li­bro, “Ga­me Chan­ge” de Mark Hal­pe­rin y John Hei­le­mann, so­bre la vi­si­ta de Bill Clin­ton al fa­lle­ci­do se­na­dor Ed­ward “Ted” Ken­nedy pa­ra su re­fren­da en 2008, cuan­do Hi­llary Clin­ton lu­cha­ba con­tra Ba­rack Oba­ma por la can­di­da­tu­ra de­mó­cra­ta. Se­gún los au­to­res, cuan­do ha­bla­ron de Oba­ma, Bill Clin­ton le di­jo a Ken­nedy: “Ted, ha­ce unos años, es­te ti­po hu­bie­ra es­ta­do sir­vién­do­nos ca­fé.” Los au­to­res di­je­ron que Clin­ton se ne­gó a ha­cer co­men­ta­rios so­bre esa afir­ma­ción.

Y tam­bién te­ne­mos lo que ocu­rrió des­pués del de­ba­te, cuan­do An­der­son Coo­per de CNN, reunió a los sos­pe­cho­sos acos­tum­bra­dos, un pa­nel “di­ver­so” de ocho ana­lis­tas y co­men­ta­ris­tas en­tre los que ha­bía una la­ti­na, dos afro­ame­ri­ca­nos y cin­co blan­cos. La com­po­si­ción del pa­nel im­por­ta por­que es­tas se­sio­nes, du­ran­te es­ta elec­ción, a me­nu­do se apar­tan del te­ma pa­ra ata­car a Trump por su fal­ta de sen­si­bi­li­dad ra­cial.

Pe­ro las em­pre­sas me­diá­ti­cas po­cas ve­ces se mi­ran en el es­pe­jo y se pre­gun­tan si re­fle­jan la com­po­si­ción ra­cial y ét­ni­ca de Es­ta­dos Uni­dos. En un mo­men­to, mien­tras ha­bla­ban del asun­to del na­ci­mien­to de Oba­ma, el co­la­bo­ra­dor de CNN, Jef­frey Lord, sa­có el te­ma de Reg­gie Lo­ve, afro­ame­ri­cano y ex asis­ten­te es­pe­cial de Oba­ma. En un li­bro que es­cri­bió el año pa­sa­do, Lo­ve in­di­có que, en 2008, Oba­ma sos­pe­chó que los ru­mo­res que in­di­ca­ban que él no era 100 por cien­to es­ta­dou­ni­den­se ve­nían de la cam­pa­ña de Hi­llary Clin­ton. Lo­ve de­ta­lló un en­fren­ta­mien­to en­tre Oba­ma y Clin­ton en la pis­ta del Ae­ro­puer­to Na­cio­nal Ronald Rea­gan en Was­hing­ton, don­de Oba­ma desafió a su ad­ver­sa­ria a con­tro­lar a sus asis­ten­tes y fre­nó el alar­mis­mo. No es una no­ti­cia de úl­ti­mo mo­men­to. La his­to­ria cir­cu­ló du­ran­te un tiem­po y, aun­que no la oí­mos en los me­dios que apo­yan a Clin­ton, na­die cues­tio­nó la me­mo­ria, la ve­ra­ci­dad y la cre­di­bi­li­dad de Lo­ve. Sin em­bar­go, cuan­do Lord men­cio­nó a Lo­ve, otro pa­ne­lis­ta, el ex es­tra­te­ga de la cam­pa­ña de Oba­ma, Da­vid Axel­rod, se son­rió y di­jo lo si­guien­te, en un tono des­pre­cia­ti­vo y con­des­cen­dien­te: “Era el asis­ten­te per­so­nal [de Oba­ma]. Era el ti­po que lle­va­ba sus va­li­jas y co­sas. No exa­ge­re­mos” “¿Se dan cuen­ta? Se­gún Axel­rod, que apo­ya a Clin­ton, Lo­ve era só­lo “el ti­po que lle­va­ba las va­li­jas y las co­sas [de Oba­ma]”.

Co­mo Lo­ve es afro­ame­ri­cano, ese co­men­ta­rio fue real­men­te inapro­pia­do. Axel­rod es­ta­ba di­cien­do lo si­guien­te: No es una fuen­te creí­ble. Es una per­so­na sin im­por­tan­cia, un peón in­sig­ni­fi­can­te. Na­da que ver. No se mo­les­ten en es­cu­char­lo. Es­cú­chen­me a mí. Yo no lle­vo las va­li­jas de la gen­te. Apa­leo es­tiér­col ver­bal en TV. Eso es más ho­no­ra­ble. Qui­zás es­to sea una no­ti­cia pa­ra Axel­rod, pe­ro Lo­ve se gra­duó de Du­ke Uni­ver­sity con un tí­tu­lo en ciencias po­lí­ti­cas y po­lí­ti­ca gu­ber­na­men­tal, y des­pués ob­tu­vo su maes­tría en la Es­cue­la Whar­ton de la Uni­ver­si­dad de Pennsyl­va­nia.

Es­pe­ro el gri­to de la po­li­cía de la di­ver­si­dad, esos exa­ge­ra­da­men­te sen­si­bles y po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos mo­ni­to­res de la con­duc­ta per­so­nal que rá­pi­da­men­te eti­que­tan a la gen­te co­mo “ra­cis­ta” cuan­do se sa­le de lí­nea. Axel­rod hi­zo jus­to eso. Es cier­to, el es­tra­te­ga de­mó­cra­ta no es can­di­da­to pre­si­den­cial y no tie­ne una his­to­ria do­cu­men­ta­da de ra­cis­mo. Pe­ro lo que di­jo y la ma­ne­ra en que los de­más en el pa­nel lo de­ja­ron pa­sar, nos di­ce mu­cho so­bre el mo­ti­vo por el que a la gen­te le dis­gus­tan los me­dios y las ma­ni­pu­la­cio­nes que los con­ta­mi­nan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.