Le­gis­lan pa­ra acer­car a la Po­li­cía y guia­do­res de au­tos

Quie­ren que alum­nos se­pan qué ha­cer cuan­do los de­ten­gan; en ge­ne­ral, có­mo com­por­tar­se al ver lu­ces de pa­tru­lla por el re­tro­vi­sor

El Diario de El Paso - - Opinión - Jo­nat­han Sil­ver/The Te­xas Tri­bu­ne

Aus­tin— “Obe­de­ce, lue­go qué­ja­te” y otras fra­ses si­mi­la­res po­drían vol­ver­se co­mu­nes pa­ra los nue­vos con­duc­to­res de Te­xas, da­do que los le­gis­la­do­res tra­ba­jan es­ta se­ma­na pa­ra apro­bar dos so­lu­cio­nes al dis­tan­cia­mien­to en­tre los ofi­cia­les de Po­li­cía y las co­mu­ni­da­des a las que sir­ven.

Los le­gis­la­do­res es­ta­ta­les es­tán ex­plo­ran­do la po­si­bi­li­dad de ha­cer que las es­cue­las de Te­xas en­se­ñen a los alum­nos có­mo ac­tuar cuan­do los de­ten­ga un ofi­cial de Po­li­cía, y el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca es­tá usan­do nue­vo len­gua­je en sus li­nea­mien­tos pa­ra con­duc­to­res cuan­do ven las lu­ces de una pa­tru­lla a tra­vés de sus re­tro­vi­so­res.

Los cam­bios pro­pues­tos son a raíz de años de en­cuen­tros fa­ta­les muy so­na­dos en­tre la Po­li­cía y los ci­vi­les, par­ti­cu­lar­men­te en­tre hom­bres y mu­je­res afro­ame­ri­ca­nos des­ar­ma­dos.

El se­na­dor es­ta­tal John Whit­mi­re, quien quie­re que los alum­nos de no­veno gra­do de Te­xas co­mien­cen a apren­der so­bre sus de­re­chos y có­mo ac­tuar cuan­do la Po­li­cía les in­di­que que ha­gan un al­to, co­men­tó que mu­chas co­mu­ni­da­des des­con­fían de sus agen­cias po­li­cia­cas.

Los alum­nos de no­veno gra­do son im­pre­sio­na­bles y ape­nas co­mien­zan a con­du­cir por pri­me­ra vez, ex­pli­có el de­mó­cra­ta de Hous­ton.

“Ne­ce­si­tas sa­ber cuá­les son tus de­re­chos y la me­jor ma­ne­ra de ex­pre­sar­los”, co­men­tó Whit­mi­re, pre­si­den­te del Co­mi­té de Jus­ti­cia Pe­nal del Se­na­do, quien el mar­tes es­cu­chó tes­ti­mo­nio so­bre el asun­to.

“Por ejem­plo, ¿cuán­tos in­di­vi­duos sa­ben dón­de que­da el De­par­ta­men­to de Asun­tos In­ter­nos? No es­tá en­fo­ca­do en có­mo sua­vi­zar al­go só­lo por­que te ori­lla la Po­li­cía en la ca­rre­te­ra. Creo que eso es im­por­tan­te, y creo que es cuan­do la ma­yo­ría de no­so­tros tie­ne un en­cuen­tro con la Po­li­cía”.

En Te­xas, esa des­con­fian­za es qui­zás más no­to­ria en el ca­so de San­dra Bland, una mu­jer afro­ame­ri­ca­na de Illi­nois quien en 2015 fue arres­ta­da en el Con­da­do Wa­ller por no ha­ber anun­cia­do cam­bio de ca­rril con la di­rec­cio­nal.

A lo cual si­guió una dis­cu­sión aca­lo­ra­da con el Po­li­cía es­ta­tal que la de­tu­vo. Tres días des­pués de su arres­to, Bland fue en­con­tra­da col­ga­da en su cel­da, apre­su­ran­do a le­gis­la­do­res, ac­ti­vis­tas y ex­per­tos en po­lí­ti­cas a bus­car re­for­mas en los es­tán­da­res de las cár­ce­les, sa­lud men­tal en el sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal y aho­ra du­ran­te las pa­ra­das en el trá­fi­co.

“La tra­ge­dia de la se­ño­ri­ta Bland es una gran mo­ti­va­ción pa­ra que yo bus­que que ese ofi­cial pa­gue y ade­más ayu­dar al pú­bli­co a que co­noz­ca al­gu­nas de las me­jo­res prác­ti­cas cuan­do se en­cuen­tre con la Po­li­cía, si la se­ño­ri­ta Bland y el ofi­cial hu­bie­ran res­pi­ra­do pro­fun­do, no creo que ella hu­bie­ra ido a la cár­cel, don­de tu­vo ese fi­nal, des­afor­tu­na­da­men­te por­que no fue tra­ta­da bien cuan­do lle­gó a la cár­cel”, la­men­tó Whit­mi­re.

Lí­de­res de agen­cias po­li­cia­cas y or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos ci­vi­les se reunie­ron con el se­na­dor Roy­ce West, de­mó­cra­ta de Da­llas, pa­ra pla­ti­car so­bre cam­biar el len­gua­je usa­do en el ma­nual del con­duc­tor de Te­xas y li­bros au­xi­lia­res que acon­se­jan a los con­duc­to­res so­bre qué ha­cer cuan­do los de­ten­ga un ofi­cial.

Las ins­truc­cio­nes son bá­si­cas: Di­rí­ja­se a la ori­lla del ca­mino, apa­gue el vehícu­lo, qué­de­se den­tro, si­ga las ins­truc­cio­nes del ofi­cial, di­ga a sus pa­sa­je­ros que no sal­gan a me­nos que se les di­ga y re­gre­se al ca­mino con se­gu­ri­dad y ade­cua­da­men­te cuan­do el ofi­cial se lo in­di­que.

Las subidas de tono ocu­rren por­que los ci­vi­les no en­tien­den bien a los ofi­cia­les, opi­nó Ke­vin Law­ren­ce, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Aso­cia­ción Mu­ni­ci­pal de Po­li­cías de Te­xas y par­ti­ci­pan­te en las plá­ti­cas, las cua­les se es­pe­ran reanu­dar es­ta se­ma­na.

“Creo que un gran por­cen­ta­je de nues­tra po­bla­ción es­tá mal in­for­ma­do so­bre el pa­pel exac­to de la agen­cia po­li­cia­ca, cuá­les son sus de­be­res, y cuá­les sus atri­bu­cio­nes, en lo que se re­fie­re a esa pa­ra­da”, ex­pre­só Law­ren­ce.

Re­pi­tien­do una fra­se que es­cu­chó de un mi­nis­tro, di­jo “De­be re­cor­dar una re­gla muy sen­ci­lla: Obe­dez­ca, lue­go qué­je­se”.

Un ofi­cial no sa­be qué es­pe­rar cuan­do in­di­ca a al­guien que ha­ga una pa­ra­da, ex­pli­có Law­ren­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.