Eje­cu­ta­rá Te­xas a hom­bre de­cla­ra­do cul­pa­ble de ase­si­nar a pa­re­ja

El Diario de El Paso - - Panorama -

Hun­ts­vi­lle, Te­xas — Al ser lla­ma­do por la Cor­te pa­ra que res­pon­die­ra por los car­gos que le fin­ca­ron por ha­ber rea­li­za­do lla­ma­das te­le­fó­ni­cas ame­na­zan­tes a la ca­sa de su ve­cino, si­tua­da en un con­da­do ru­ral del Es­te de Te­xas, ha­ce más de dos años, la ira de Bar­ney Fu­ller Jr. fue au­men­tan­do cuan­do em­pe­zó a be­ber.

Dos no­ches des­pués, Fu­ller sa­lió de su ca­sa con una es­co­pe­ta ca­li­bre .12, una ca­ra­bi­na se­mi­au­to­má­ti­ca es­ti­lo mi­li­tar y una pis­to­la ca­li­bre .40 y lle­vó las ar­mas a unas 200 yar­das de la ca­sa de sus ve­ci­nos Nat­han y An­net­te Co­pe­land.

Reali­zó 59 dis­pa­ros con­tra la vi­vien­da, pa­teó la puer­ta tra­se­ra y al en­trar vol­vió a abrir fue­go.

Nat­han Co­pe­land de 43 años fue ase­si­na­do en su re­cá­ma­ra de cua­tro dis­pa­ros.

Su es­po­sa de 39 años fue aba­ti­da en un ba­ño mien­tras lla­ma­ba al 911. Uno de sus dos hi­jos fue ba­lea­do pe­ro so­bre­vi­vió.

El miér­co­les, Fu­ller de 58 años re­ci­bi­rá la in­yec­ción le­tal por la ma­sa­cre que per­pe­tró en ma­yo del 2003 en las afue­ras de Lo­ve­lady, si­tua­da a unas 100 mi­llas al nor­te de Hous­ton.

Se­rá el sép­ti­mo ase­sino con­vic­to que se­rá eje­cu­ta­do en es­te año en Te­xas y el pri­me­ro en seis me­ses.

Su eje­cu­ción po­dría ser la dé­ci­mo­sex­ta de es­te año a ni­vel na­cio­nal, un des­cen­so pro­pi­cia­do por un me­nor nú­me­ro de sen­ten­cias de muer­te, por las cor­tes que han de­te­ni­do las eje­cu­cio­nes pro­gra­ma­das pa­ra ser re­vi­sa­das nue­va­men­te, ade­más de que los Es­ta­dos en don­de es­tá vi­gen­te la pe­na de muer­te han te­ni­do pro­ble­mas pa­ra ob­te­ner las dro­gas pa­ra las in­yec­cio­nes le­ta­les.

Ho­ras des­pués del ti­ro­teo, Fu­ller lla­mó a las au­to­ri­da­des del Con­da­do Hous­ton y les di­jo que se en­tre­ga­ría pa­cí­fi­ca­men­te en su ca­sa.

Se de­cla­ró cul­pa­ble de ho­mi­ci­dio ca­pi­tal, re­cha­zan­do es­tar en la cor­te des­pués del in­te­rro­ga­to­rio in­di­vi­dual de un ju­ra­do pros­pec­to que em­pe­zó en su jui­cio rea­li­za­do en ju­lio del 2004, y pi­dió que la fa­se de cas­ti­go con­ti­nua­ra sin su pre­sen­cia.

No re­gre­só al tri­bu­nal has­ta que el ju­ra­do en­tre­gó su ve­re­dic­to de muer­te.

El año pa­sa­do, Fu­ller le pi­dió a su abo­ga­do que de­ja­ra de pre­sen­tar ape­la­cio­nes.

“No quie­ro se­guir vi­vien­do en es­te in­fierno”, es­cri­bió el abo­ga­do Ja­son Cas­sel.

“No ha­gan na­da pa­ra pro­lon­gar mi ape­la­cio­nes ni el tiem­po que es­toy pa­san­do aquí en el pa­be­llón de la muer­te de Te­xas”.

En el mes de ju­nio, un juez fe­de­ral, de­ci­dió que Fu­ller era com­pe­ten­te pa­ra to­mar esa de­ci­sión.

Fu­ller de­cla­ró en una au­dien­cia que se en­con­tra­ba sa­tis­fe­cho con la ase­so­ría le­gal, que na­die lo coac­cio­nó y que es­ta­ba “pre­pa­ra­do pa­ra se­guir ade­lan­te”.

Las lla­ma­das ame­na­zan­tes que le hi­zo a An­net­te Co­pe­land se die­ron des­pués que Fu­ller, quien ge­ne­ró la ira de sus ve­ci­nos por ac­cio­nar sus ar­mas en esa pro­pie­dad ru­ral, le dis­pa­ró a un trans­for­ma­dor eléc­tri­co que pro­por­cio­na­ba elec­tri­ci­dad a la ca­sa de los Co­pe­land.

bar­ney fu­ller Jr.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.