La man­cha en el le­ga­do de Oba­ma

El Diario de El Paso - - Opinión - Ni­cho­las Kris­tof

NNues­tra ex­cu­sa por no ha­ber lo­gra­do res­pon­der a atro­ci­da­des ma­si­vas so­lía ser que no apre­cia­mos ple­na­men­te los ho­rro­res sino has­ta que fue de­ma­sia­do tar­de. “Si tan so­lo hu­bié­ra­mos sa­bi­do”, se con­vir­tió en un re­frán, al la­do de “¡Nun­ca más!”

En Si­ria, es­ta­mos pri­va­dos de es­ta ex­cu­sa: te­ne­mos una ven­ta­na dia­ria a crí­me­nes de gue­rra. Si us­ted es­tá en Twit­ter, si­ga a una ni­ña de 7 años de edad en Ale­po, Ba­na al-Abed, @Ala­be­dBa­na, quien es­tá tui­tean­do con la ayu­da de su ma­dre la car­ni­ce­ría a su al­re­de­dor.

Uno de los tuits mues­tra un vi­deo­clip de Ba­na aso­ma­da por la ven­ta­na y ta­pán­do­se los oí­dos mien­tras caen las bom­bas. “Ten­go mu­cho mie­do de que va­ya a mo­rir es­ta noche”, te­mía en im­per­fec­to in­glés. “Es­tas bom­bas me ma­ta­rán aho­ra”.

“Es­ta es la ca­sa bom­bar­dea­da de mi ami­ga”, tui­teó Ba­na con una fo­to. “Ella es­tá muer­ta. La ex­tra­ño mu­chí­si­mo”.

Su ma­dre, Fa­te­má, maes­tra de in­glés que ha es­ta­do en­se­ñán­do­le in­glés a Ba­na du­ran­te va­rios años, tam­bién in­ter­vie­ne.

“Dur­mien­do mien­tras pue­des oír las bom­bas ca­yen­do”, es­cri­bió Fa­te­má en Twit­ter. “Ma­ña­na tui­tea­ré si es­ta­mos vi­vas”.

En­tre­vis­té a Fa­te­má y Ba­na por co­rreo elec­tró­ni­co, al cual tie­nen ac­ce­so a tra­vés de un te­lé­fono ce­lu­lar que re­car­gan con un pa­nel so­lar. La es­cue­la de Ba­na fue des­trui­da por una bom­ba el año pa­sa­do, y Fa­te­má di­jo que am­bas es­ta­ban so­bre­vi­vien­do de pas­ta y arroz que aho­ra se les es­ta­ba aca­ban­do. “Ba­na es­tá muy dé­bil”, me di­jo su ma­má. Ru­sia y Si­ria a to­das lu­ces es­tán ata­can­do de­li­be­ra­da­men­te a ci­vi­les co­mo Ba­na. To­do pa­re­ce in­di­car que el ob­je­ti­vo es bom­bar­dear y ma­tar de ham­bre a los ci­vi­les pa­ra ago­tar­los y so­me­ter­los, pa­ra que hu­yan o ya no apo­yen a la opo­si­ción, o pa­ra que apo­yen a ex­tre­mis­tas con­si­de­ra­dos me­jo­res com­ba­tien­tes. Eso apun­ta­la­ría la na­rra­ti­va del go­bierno ru­so en el sen­ti­do que la opo­si­ción es­tá in­te­gra­da de te­rro­ris­tas que de­ben ser com­ba­ti­dos.

Pa­ra aque­llos de no­so­tros que por lo ge­ne­ral ad­mi­ra­mos al pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma co­mo un hom­bre de prin­ci­pios, es des­ga­rra­dor ver es­ta pa­rá­li­sis. Co­mo yo lo veo, Si­ria ha si­do su peor error, una enor­me man­cha so­bre su le­ga­do.

No po­de­mos te­ner la cer­te­za de que es­tra­te­gias más ro­bus­tas pro­mo­vi­das por Hi­llary Clin­ton, Da­vid Pe­traeus, John Kerry y otros ha­brían te­ni­do éxi­to, pe­ro el en­fo­que de Oba­ma ha fa­lla­do de ma­ne­ra ma­ni­fies­ta; y tras cin­co años, de­be­ría ser el mo­men­to de re­con­si­de­rar la es­tra­te­gia.

Al­gu­nos de us­te­des es­tán pen­san­do ‘Es­to es ho­rren­do, ¿pe­ro qué pue­de ha­cer Oc­ci­den­te?’ En una co­lum­na an­te­rior, ci­té las pa­la­bras de un ex vi­ce­pre­si­den­te del Es­ta­do Ma­yor Con­jun­to de EU, Ja­mes Cartw­right, con res­pec­to a las “mu­chas co­sas que po­de­mos es­tar ha­cien­do aho­ra” en Si­ria.

Char­les Lis­ter, au­tor de un li­bro re­cien­te so­bre Si­ria, ha es­cri­to un de­ta­lla­do plan de ac­ción de nue­ve pá­gi­nas pa­ra Es­ta­dos Uni­dos. Yo he su­ge­ri­do ho­ra­dar pis­tas de avia­ción de los mi­li­ta­res si­rios con misiles dis­pa­ra­dos des­de Tur­quía pa­ra que, de esa for­ma, ae­ro­na­ves del ejér­ci­to de Si­ria no pue­dan des­pe­gar (ofi­cia­les tur­cos me han di­cho que ellos acep­ta­rían es­to).

Por su­pues­to, no de­be­ría­mos des­pa­char tro­pas por tie­rra. Sin em­bar­go, si hu­bié­ra­mos per­fo­ra­do las pis­tas si­rias va­rios años atrás, co­mo mu­chos su­gi­rie­ron, se ha­brían re­du­ci­do los ho­rro­res de las bom­bas de ba­rril.

Una in­di­ca­ción de que es fac­ti­ble re­du­cir el bom­bar­deo de Si­ria es que ya lo es­ta­mos ha­cien­do. En agos­to, Es­ta­dos Uni­dos im­pu­so dis­cre­ta­men­te una zo­na de ex­clu­sión aé­rea de fac­to so­bre par­tes del nor­te de Si­ria, don­de se lo­ca­li­zan ase­so­res es­ta­dou­ni­den­ses. Des­con­fío del aven­tu­ris­mo mi­li­tar y me opu­se a la Gue­rra de Irak y el re­pun­te de tro­pas en Af­ga­nis­tán, pe­ro tam­bién no­to que en lu­ga­res des­de Kó­so­vo has­ta el Kur­dis­tán, la ca­ja de he­rra­mien­tas mi­li­ta­res ha sal­va­do vi­das. El mis­mo Oba­ma con­du­jo una in­ter­ven­ción mi­li­tar so­bre el mon­te Sin­yar, en la fron­te­ra en­tre Irak y Si­ria, que sal­vó las vi­das de mi­les de ya­zi­díes.

El go­bierno si­rio ha de­mos­tra­do que no res­pon­de a lla­ma­dos mo­ra­les sino a creí­bles ame­na­zas de fuer­za mi­li­tar. En 2013, cuan­do to­do pa­re­cía in­di­car que Oba­ma pu­die­ra or­de­nar ata­ques por ai­re, Si­ria se apre­su­ró a re­nun­ciar al ar­ma­men­to quí­mi­co. El se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos, John Kerry, le ha su­pli­ca­do a la Ca­sa Blan­ca más y de­ci­si­vas me­di­das mi­li­ta­res, pre­ci­sa­men­te pa­ra vol­ver más al­can­za­ble un ce­se al fue­go; en vez de eso, Oba­ma so­ca­vó a su se­cre­ta­rio de Es­ta­do y le ne­gó in­fluen­cia.

Co­mo se­na­dor, Oba­ma so­lía que­jar­se con­mi­go y otros de que el Pre­si­den­te Geor­ge W. Bush fue de­ma­sia­do pa­si­vo con res­pec­to a las atro­ci­da­des en Dar­fur. “Yo apo­yo con fir­me­za que no­so­tros ha­ga­mos lo que ha­ce fal­ta pa­ra de­te­ner la ma­tan­za que se es­tá desa­rro­llan­do, y creo que zo­nas de ex­clu­sión aé­rea tie­nen que for­mar par­te de esa fór­mu­la”, me di­jo Oba­ma en 2006. De­be­ría es­cu­char­se a sí mis­mo”.

Mi­ren, ho­ra­dar pis­tas de avia­ción pu­die­ra no fun­cio­nar. Pa­ra los que es­ta­mos al mar­gen re­sul­ta fá­cil agi­tar; to­do es siem­pre más com­ple­jo de lo que pa­re­ce. Con la ex­cep­ción de cuan­do es más sim­ple: Bill Clin­ton di­ce que su ma­yor error de po­lí­ti­ca ex­te­rior fue no ha­ber de­te­ni­do el ge­no­ci­dio en Ruan­da.

Sos­ten­ga­mos es­ta dis­cu­sión, y re­co­noz­ca­mos de la mis­ma for­ma los ries­gos de se­guir pa­si­vos. Has­ta aho­ra, la pa­rá­li­sis de Oba­ma ha si­do vin­cu­la­da con la pér­di­da de qui­zá me­dio mi­llón de vi­das en Si­ria, el as­cen­so de gru­pos ex­tre­mis­tas co­mo el Es­ta­do Is­lá­mi­co, ge­no­ci­dio en con­tra de los ya­zi­díes y cris­tia­nos, la peor cri­sis de re­fu­gia­dos en más de 60 años, así co­mo el as­cen­so de gru­pos ul­tra­na­cio­na­lis­tas en Eu­ro­pa. Ale­po pu­die­ra caer, y vi­das co­mo la de Ba­na pen­den de un hi­lo.

Si no ac­tua­mos des­pués de me­dio mi­llón de muer­tes, ¿lo ha­re­mos des­pués de 1 mi­llón? ¿Des­pués de 2 mi­llo­nes? ¿Cuán­do?

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.