Es­ta­do cla­ve en las elec­cio­nes su­fre cri­sis de iden­ti­dad

El Diario de El Paso - - Especial - As­so­cia­ted Press

Greens­bo­ro, Ca­ro­li­na del Nor­te – Ca­ro­li­na del Nor­te, uno de los es­ta­dos que pue­den de­ci­dir las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, tie­ne una cri­sis de iden­ti­dad y na­die sa­be pa­ra qué la­do va a to­mar.

Hay más de­mó­cra­tas que re­pu­bli­ca­nos. Pe­ro los re­pu­bli­ca­nos con­tro­lan la le­gis­la­tu­ra des­de ha­ce seis años, la ma­yor par­te del tiem­po con mayorías absolutas que les han per­mi­ti­do im­po­ner una agen­da con­ser­va­do­ra, con re­cor­tes de im­pues­tos, re­dis­tri­bu­ción de distritos elec­to­ra­les y la prohi­bi­ción de re­ti­rar mo­nu­men­tos con­fe­de­ra­dos sin la apro­ba­ción le­gis­la­ti­va.

Pa­de­ce ade­más de un pro­ble­ma de ima­gen, de­ri­va­do so­bre to­do de una nueva ley que es­ti­pu­la cuá­les ba­ños pue­den usar las per­so­nas trans­gé­ne­ro.

La me­di­da fue muy cri­ti­ca­da al pun­to de que las ad­mi­nis­tra­cio­nes de va­rias ciu­da­des y es­ta­dos prohi­bie­ron a sus fun­cio­na­rios via­jar a North Ca­ro­li­na, se des­va­ne­cie­ron va­rias opor­tu­ni­da­des co­mer­cia­les y fue­ron sus­pen­di­dos al­gu­nos con­cier­tos de rock. Pa­ra peor, en es­te es­ta­do ob­se­sio­na­do con el bas­quet­bol, fue­ron trans­fe­ri­dos a otros si­tios va­rios par­ti­dos del cam­peo­na­to de la NCAA. To­do por el HB2, que pa­só a ser co­no­ci­do co­mo el “pro­yec­to de los ba­ños”.

“Ya no so­mos vis­tos co­mo pro­gre­sis­tas, sino co­mo un es­ta­do re­tra­sa­do”, se la­men­tó el al­cal­de de Cary Ha­rold Wein­brecht en no­viem­bre, lue­go de que le qui­ta­ron a esa ciu­dad cua­tro even­tos de la NCAA.

El es­ta­do es­tá pa­ra cual­quie­ra, se­gún las úl­ti­mas en­cues­tas, y tan­to Do­nald Trump co­mo Hi­llary Clin­ton lo vi­si­tan con fre­cuen­cia du­ran­te su cam­pa­ña pre­si­den­cial.

Due­ño de pu­jan­tes in­dus­trias tex­til y de fa­bri­ca­ción de mue­bles, North Ca­ro­li­na go­za de una eco­no­mía in­ter­na­cio­nal con én­fa­sis en la edu­ca­ción su­pe­rior, las fi­nan­zas y las tec­no­lo­gías más avan­za­das.

Pe­ro en el fon­do es un es­ta­do agrí­co­la. So­lo Te­xas tie­ne más re­si­den­tes ru­ra­les.

De los 6.7 mi­llo­nes de em­pa­dro­na­dos, 2.6 mi­llo­nes son de­mó­cra­tas, 2 mi­llo­nes re­pu­bli­ca­nos y hay otros 2 mi­llo­nes que no han de­cla­ra­do pre­fe­ren­cias.

Es­to quie­re de­cir que el es­ta­do no es tí­pi­ca­men­te li­be­ral ni con­ser­va­dor, se­gún Ch­ris Coo­per, pro­fe­sor de cien­cias po­lí­ti­cas de la Wes­tern Ca­ro­li­na Uni­ver­sity.

“De to­dos los es­ta­dos que vo­ta­ron por Ba­rack Oba­ma en el 2008, no­so­tros lo hi­ci­mos por al mar­gen más es­tre­cho”, ex­pre­só Coo­per. Cua­tro años des­pués, triun­fó el re­pu­bli­cano Mitt Rom­ney.

El gi­ro ha­cia la de­re­cha co­men­zó en el 2010, cuan­do do­nan­tes con­ser­va­do­res ayu­da­ron a los re­pu­bli­ca­nos a apro­ve­char la des­or­ga­ni­za­ción del Par­ti­do De­mó­cra­ta y lo­grar el con­trol de las dos cá­ma­ras le­gis­la­ti­vas por pri­me­ra vez des­de fi­nes del si­glo XIX. En el 2012, Pat McC­rory lle­gó a la go­ber­na­ción.

Y se su­ce­die­ron una se­rie de me­di­das con­ser­va­do­ras:

– Una ley exi­gió a las mu­je­res que es­pe­ren 72 ho­ras an­tes de ha­cer­se un abor­to; es una de las es­pe­ras más lar­gas del país.

– Se prohi­bió a los or­ga­nis­mos es­ta­ta­les to­mar en cuen­ta el au­men­to en los ni­ve­les del mar al ha­cer pla­ni­fi­ca­cio­nes a lar­go pla­zo.

– Se eli­mi­na­ron las con­tra­ta­cio­nes vi­ta­li­cias en las uni­ver­si­da­des, aun­que los tri­bu­na­les es­ti­pu­la­ron que esa nor­ma re­gi­ría so­lo con las nue­vas con­tra­ta­cio­nes.

– Se to­ma­ron me­di­das pa­ra li­mi­tar el vo­to an­ti­ci­pa­do y se re­qui­rió la pre­sen­ta­ción de una iden­ti­fi­ca­ción al vo­tar.

Ac­to se­gui­do, los le­gis­la­do­res re­pu­bli­ca­nos apro­ba­ron el HB2 en una se­sión es­pe­cial de un día es­te año. Esa ley es­ti­pu­la que la gen­te de­be usar el ba­ño co­rres­pon­dien­te al se­xo de su par­ti­da de na­ci­mien­to en los edi­fi­cios pú­bli­cos y ex­clu­ye la orien­ta­ción se­xual y la iden­ti­dad de gé­ne­ro de las pro­tec­cio­nes con­tra la dis­cri­mi­na­ción.

Los lí­de­res re­pu­bli­ca­nos di­cen que sim­ple­men­te es­tán cum­plien­do el man­da­to del elec­to­ra­do. El pre­si­den­te del Se­na­do Phil Ber­ger plan­tea su de­fen­sa del HB2 co­mo una ba­ta­lla con­tra la in­tro­mi­sión de gen­te de afue­ra.

“Mi tra­ba­jo no es ce­der a las de­man­das de ce­le­bri­da­des mul­ti­mi­llo­na­rias que pro­mue­ven sus cau­sas pre­fe­ri­das, de dia­rios li­be­ra­les co­mo el New York Ti­mes, de gran­des em­pre­sas que tie­nen to­tal li­ber­tad pa­ra adop­tar las po­lí­ti­cas que quie­ran ba­jo es­ta ley. Mi tra­ba­jo es es­cu­char a la gen­te que nos eli­gió pa­ra re­pre­sen­tar­la”, de­cla­ró en abril a la pren­sa.

Sin em­bar­go, una en­cues­ta de sep­tiem­bre de la Elon Uni­ver­sity se­ña­ló que el 56% de la po­bla­ción del es­ta­do opi­na­ba que ha­bía que anu­lar esa ley, com­pa­ra­do con el 34% que la apo­ya.

El ac­ti­vis­ta LGBT Ch­ris Sgro di­ce que es­tas me­di­das no son la vo­lun­tad del elec­to­ra­do sino ma­ni­pu­la­cio­nes de los re­pu­bli­ca­nos.

“Ca­ro­li­na del Nor­te es un es­ta­do pro­gre­sis­ta”, de­cla­ró Sgro, quien es di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Equa­lity NC y miem­bro de la cá­ma­ra ba­ja del es­ta­do. “Lo que pa­só fue que en un año de es­ca­sa asis­ten­cia a las ur­nas, los de­mó­cra­tas per­die­ron en el 2010 y los re­pu­bli­ca­nos nos re­ga­la­ron la peor re­dis­tri­bu­ción de distritos po­si­ble, que hi­zo de to­dos los distritos bas­tio­nes con­ser­va­do­res”.

En ju­lio un juz­ga­do fe­de­ral de ape­la­cio­nes blo­queó la ley que re­quie­re a los vo­tan­tes pre­sen­tar iden­ti­fi­ca­cio­nes con fo­tos y aca­tar otras nor­mas que afec­tan des­pro­por­cio­na­da­men­te a las mi­no­rías. Los pa­tro­ci­na­do­res del pro­yec­to di­je­ron que so­lo bus­ca­ban com­ba­tir el frau­de elec­to­ral.

Otro juz­ga­do fe­de­ral dic­ta­mi­nó que dos distritos elec­to­ra­les ha­bían si­do ar­ma­dos ile­gal­men­te en ba­se a con­si­de­ra­cio­nes ra­cia­les.

Va­rios me­ses des­pués se dic­ta­mi­nó que otros 28 distritos tam­bién ha­bían si­do ela­bo­ra­dos en ba­se a la ra­za de sus ha­bi­tan­tes.

La pér­di­da de los even­tos de la NCAA re­pre­sen­ta un du­ro gol­pe pa­ra Greens­bo­ro, que vio es­fu­mar­se unos 15 mi­llo­nes de dó­la­res.

Lo­ri Cran­ford la­men­ta la aten­ción ne­ga­ti­va que es­tá re­ci­bien­do el es­ta­do y ase­gu­ra que to­da­vía no sa­be por quién vo­tar el 8 de no­viem­bre.

“Ob­via­men­te, so­mos muy con­tro­ver­sia­les en es­te mo­men­to, y esa no es la ima­gen que que­re­mos trans­mi­tir”, co­men­tó Cran­ford, di­rec­to­ra de de­sa­rro­llo de la ra­ma de Greens­bo­ro de los Boy Scouts of Ame­ri­ca. “Qui­sié­ra­mos que no nos juz­ga­ran por las co­sas que es­tán pa­san­do y que es­tán fue­ra de nues­tro con­trol”, con­clu­yó.

hay más de­mó­cra­tas que re­pu­bli­ca­nos, pe­ro son los úl­ti­mos quie­nes con­tro­lan la le­gis­la­tu­ra des­de ha­ce seis años

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.