Pros­ti­tu­ción en lí­nea re­ba­sa a au­to­ri­da­des

El Diario de El Paso - - PORTADA - Kar­la Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

EP­ro­vee­do­ras ofer­tan ser­vi­cios en El Pa­so; Po­li­cía di­ce que no es fá­cil com­pro­bar ilí­ci­to

l arres­to del pre­si­den­te del por­tal Back­pa­ge.com ba­jo car­gos de fa­ci­li­tar el tráfico hu­mano de­jó al des­cu­bier­to que en El Pa­so tam­bién se prac­ti­ca la pros­ti­tu­ción el lí­nea.

El Dia­rio de El Pa­so cons­ta­tó de­ce­nas de anun­cios de ser­vi­cios se­xua­les en el si­tio, en los cua­les las pro­vee­do­ras de­ta­llan sus ser­vi­cios y co­bros. Tam­bién en­con­tró múl­ti­ples “re­se­ñas” en lí­nea de clien­tes que han uti­li­za­do a ta­les pro­vee­do­ras y com­par­ten sus ex­pe­rien­cias con otros clien­tes en po­ten­cia.

Las bús­que­das por In­ter­net re­ve­lan que la pros­ti­tu­ción su­pues­ta­men­te tam­bién ocu­rre en ca­ba­rets, sa­las de masajes y en ga­so­li­ne­ras fre­cuen­ta­das por ca­mio­ne­ros.

Fun­cio­na­rios de la Po­li­cía de El Pa­so afir­man que la pros­ti­tu­ción se ha mu­da­do a In­ter­net por­que las fuer­zas del or­den prác­ti­ca­men­te la han erra­di­ca­do de las ca­lles.

Tam­bién ex­pli­can que es su­ma­men­te di­fí­cil arres­tar o en­jui­ciar a es­tas per­so­nas ba­sán­do­se ex­clu­si­va­men­te en sus anun­cios.

“Si una per­so­na ha­ce pu­bli­ca­cio­nes con men­sa­jes ‘in­di­rec­tos’, no po­de­mos ha­cer na­da. La úni­ca for­ma en la que po­de­mos ac­tuar es si la per­so­na es sor­pren­di­da en el ac­to”, di­jo Ro­bert Gó­mez, vo­ce­ro de la Po­li­cía de El Pa­so.

Es por eso que por­ta­les pa­ra adul­tos co­mo el que ope­ra­ba Carl Fe­rrer de Back­pa­ge.com, evi­tan uti­li­zar pa­la­bras in­cri­mi­nan­tes co­mo “se­xo”, “pros­ti­tu­ción” o po­ner pre­cios “en dó­la­res” por sus ser­vi­cios.

Al­gu­nos anun­cios, por ejem­plo, di­cen que el ser­vi­cio cues­ta 150 “ro­sas” o 100 “cho­co­la­tes”. “Es­ta­mos cons­cien­tes que es­to es­tá su­ce­dien­do en la ciu­dad, pe­ro es com­pli­ca­do pre­sen­tar car­gos contra es­tas per­so­nas por­que son muy cui­da­do­sas en có­mo se anuncian y nos qui­tan los ele­men­tos pa­ra de­te­ner­los”, agre­gó Gó­mez.

Si ellas no ha­blan, los clien­tes sí

En una pá­gi­na de cla­si­fi­ca­do lo­cal, exis­te una sec­ción de­no­mi­na­da “per­so­nal” don­de las mu­je­res que se anuncian pi­den “ro­sas” por su tiem­po. Al co­brar con “flo­res” atan de ma­nos a la Po­li­cía, ya que es ile­gal fin­car­les car­gos por re­ci­bir ro­sas a cam­bio de su tiem­po, siem­pre y cuan­do el anun­cio no es­pe­ci­fi­que que se efec­tua­rá un ac­to se­xual.

Sin em­bar­go, si las mu­je­res son dis­cre­tas, sus clien­tes no lo son.

El Dia­rio de El Pa­so en­con­tró múl­ti­ples “re­se­ñas” en lí­nea de hom­bres que afir­man ha­ber uti­li­za­do a ta­les pro­vee­do­ras y com­par­ten sus ex­pe­rien­cias con otros clien­tes en po­ten­cia. Los clien­tes es­cri­ben cuán­tas “ro­sas”, “cho­co­la­tes” o “flo­res” pa­ga­ron por ca­da ser­vi­cio, lo de­ta­llan con abre­via­cio­nes y has­ta le dan una “ca­li­fi­ca­ción” del 1 al 10 o de A,B, C o F a la pro­vee­do­ra.

Las bús­que­das re­ve­lan asi­mis­mo que la pros­ti­tu­ción su­pues­ta­men­te ocu­rre en ca­ba­rets, sa­las de masajes y en ga­so­li­ne­ras fre­cuen­ta­das por ca­mio­ne­ros, ya que exis­ten sec­cio­nes de co­men­ta­rios de clien­tes de ca­da una.

En El Pa­so, las mu­je­res que se anuncian en la sec­ción de “Es­corts” de Back­pa­ge.com se con­cen­tran en dos sec­to­res de la ciu­dad: el No­res­te y el Eas­tsi­de.

Sus anun­cios son en in­glés, aun­que hay al­gu­nos en es­pa­ñol.

An­te las di­fi­cul­ta­des le­ga­les pa­ra ac­tuar contra es­tas mu­je­res o sus pro­xe­ne­tas, el vo­ce­ro de la Po­li­cía de El Pa­so pi­dió la coo­pe­ra­ción de la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral pa­ra aca­bar con es­tas prác­ti­cas. ¿La so­lu­ción? No vi­si­tar si­tios que só­lo promueven la ex­plo­ta­ción de mu­je­res, tan­to adul­tas co­mo en al­gu­nos ca­sos, me­no­res.

“Si la gen­te si­gue pro­mo­vien­do vi­si­tar es­tos si­tios en los que le­gal­men­te no po­de­mos ha­cer na­da, ha­rán más di­fí­cil que es­to (pros­ti­tu­ción en lí­nea) se ter­mi­ne”, di­jo Gó­mez.

Tra­ta de blan­cas

Pe­se a la de­ten­ción del ca­be­ci­lla de es­te si­tio web, la pá­gi­na si­gue ope­ran­do de ma­ne­ra nor­mal, y en El Pa­so du­ran­te el pa­sa­do fin de se­ma­na fue­ron co­lo­ca­dos al­re­de­dor de 50 anun­cios don­de las chi­cas con­ti­núan ofer­tan­do su “com­pa­ñía”.

El si­tio ope­ra en to­do Es­ta­dos Uni­dos y par­te de Eu­ro­pa, y pa­ra evi­tar ser blan­co de las au­to­ri­da­des tam­bién se anuncian em­pleos, ven­ta de ca­sas, au­to­mó­vi­les, sin de­jar de la­do los ser­vi­cios pa­ra adul­tos.

A pe­sar de que mu­chas de las “se­xo­ser­vi­do­ras” tra­ba­jan por gus­to o ne­ce­si­dad, otras son for­za­das a pros­ti­tuir­se en es­tos si­tios, se­gún la Ofi­ci­na del Pro­cu­ra­dor Ge­ne­ral de Te­xas.

Ge­ne­ral­men­te las per­so­nas obli­ga­das son me­no­res de edad o no tie­nen un es­ta­tus mi­gra­to­rio le­gal en el país, di­cen las au­to­ri­da­des.

En un in­ten­to por com­ba­tir es­te os­cu­ro ne­go­cio, los de­par­ta­men­tos po­li­cia­les de Te­xas han in­ten­si­fi­ca­do su coor­di­na­ción con otras fuer­zas de Po­li­cía y cen­tros de­fen­so­res de los ni­ños en el es­ta­do y a ni­vel na­cio­nal.

Pro­vee­do­ras ofer­tan ser­vi­cios en El Pa­so; Po­li­cía di­ce que no es fá­cil com­pro­bar ilí­ci­to

Es­ta prác­ti­ca pue­de cos­tar la cár­cel

Aun­que el De­par­ta­men­to de Po­li­cía in­di­ca que es “com­pli­ca­do” fin­car car­gos contra aque­llas per­so­nas que se pros­ti­tu­yen en lí­nea, la Ofi­ci­na del She­riff del Con­da­do de El Pa­so di­jo que cuan­do se lo­gran es­tos arres­tos los im­pli­ca­dos pue­den pa­sar has­ta 180 días en la cár­cel.

De acuer­do con Les­lie An­tú­nez, vo­ce­ra del she­riff, pros­ti­tuir­se o so­li­ci­tar los ser­vi­cios de una se­xo­ser­vi­do­ra es con­si­de­ra­do un de­li­to me­nor cla­se “B”, lo que in­di­ca que la per­so­na no pue­de pa­sar más de seis me­ses en la cár­cel, ade­más se tie­ne que pa­gar una mul­ta no ma­yor a 2 mil dó­la­res.

An­tú­nez in­di­có que si el acu­sa­do ha es­ta­do arres­ta­do por ese mis­mo de­li­to más de dos ve­ces, el de­li­to pa­sa de cla­se “B” a cla­se “A” lo que tie­ne una con­de­na de no más de un año de cár­cel y cua­tro mil dó­la­res de mul­ta. Se­gún la vo­ce­ra, si la per­so­na es de­te­ni­da más de tres ve­ces por es­te car­go, ya se con­si­de­ra una fe­lo­nía es­ta­tal, lo que con­lle­va una sen­ten­cia de has­ta dos años de pri­sión y 10 mil dó­la­res de mul­ta.

PÁ­GI­na QuE ofre­ce el ser­vi­cio

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.