‘Hac­ker’ cau­sa da­ños de 100 md a em­pre­sa

El Diario de El Paso - - PORTADA - Sa­bri­na Zu­ni­ga/El Dia­rio de El Pa­so

Un ex em­plea­do de una fá­bri­ca pa­se­ña de bo­tas en­fren­ta car­gos fe­de­ra­les, lue­go de pre­sun­ta­men­te ‘hac­kear’ las compu­tado­ras de la em­pre­sa, al pa­re­cer en ven­gan­za por ser des­pe­di­do.

El ata­que ci­ber­né­ti­co obli­gó a la fá­bri­ca de bo­tas Luc­che­se a en­viar a sus 300 tra­ba­ja­do­res a ca­sa, ya que los sis­te­mas de pro­duc­ción que­da­ron inope­ran­tes, y le cau­só 100 mil dó­la­res en pér­di­das por da­ños y ven­tas per­di­das, in­for­mó ayer la Di­vi­sión del FBI en El Pa­so.

El ex em­plea­do fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Joe Vi­to Ven­zor, de 40 años, quien en­fren­ta car­gos fe­de­ra­les de in­tru­sión a un sis­te­ma ope­ra­ti­vo pro­te­gi­do y cau­sar da­ños de­li­be­ra­dos por me­dio de la trans­mi­sión de un pro­gra­ma o có­di­gos de in­for­ma­ción. Los car­gos su­po­nen pe­nas de has­ta 10 años de pri­sión y una mul­ta de 250 mil dó­la­res.

Dou­glas E. Lind­quist, je­fe del FBI en El Pa­so, di­jo que la de­pen­den­cia fe­de­ral in­ves­ti­ga­rá cual­quier ata­que ci­ber­né­ti­co, ya sea que és­te afec­te al Go­bierno o a una em­pre­sa par­ti­cu­lar.

“El FBI en El Pa­so to­ma to­da in­ves­ti­ga­ción de frau­des ci­ber­né­ti­cos muy en se­rio. Es una fal­ta muy gra­ve. El im­pac­to que una per­so­na con co­no­ci­mien­tos de compu­tación de es­te ni­vel pue­da te­ner en los ne­go­cios y co­mer­cio de la ciu­dad de El Pa­so es gran­de”, di­jo Lind­quist.

Em­plea­do en vías de des­pi­do pa­ra­li­za ope­ra­cio­nes de fa­bri­can­te de bo­tas del Eas­tsi­de

Ven­zor era em­plea­do del de­par­ta­men­to de in­for­má­ti­ca y so­por­te téc­ni­co de Luc­che­se, una em­pre­sa con 130 años de tra­di­ción que cuen­ta con tres su­cur­sa­les de ven­ta en El Pa­so. Per­so­na­li­da­des que van des­de el ex pri­mer mi­nis­tro de Gran Bre­ta­ña, Tony Blair, has­ta el ex go­ber­na­dor de Ca­li­for­nia, Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger, son sus clien­tes.

Se­gún la que­ja pre­sen­ta­da en un juz­ga­do fe­de­ral de El Pa­so, el 1 de sep­tiem­bre Ven­zor fue ci­ta­do a la ofi­ci­na de la em­pre­sa pa­ra ser des­pe­di­do. El has­ta en­ton­ces em­plea­do reac­cio­nó agre­si­va­men­te, y se ne­gó a sa­lir del lu­gar por más de una ho­ra, has­ta que el per­so­nal de la em­pre­sa lo­gró sa­car­lo del edi­fi­cio, se­gún la que­ja.

Ven­zor es­tá acu­sa­do de pos­te­rior­men­te cam­biar la con­tra­se­ña y el nom­bre de usua­rio del ad­mi­nis­tra­dor de in­for­má­ti­ca y ha­ber pro­vo­ca­do el des­plo­me de to­do el sis­te­ma de la com­pa­ñía du­ran­te más de 3 ho­ras.

El ac­to fre­nó las lí­neas de pro­duc­ción, con­ta­bi­li­dad y ven­tas, se­gún la que­ja. Unos 300 em­plea­dos tu­vie­ron que ce­sar su jor­na­da la­bo­ral e ir­se a ca­sa de­bi­do al apa­ren­te “be­rrin­che” de Ven­zor. En ese lap­so, la em­pre­sa tam­bién per­dió ven­tas e in­te­rrum­pió la dis­tri­bu­ción de pro­duc­to.

Dos se­ma­nas des­pués, per­so­nal de in­for­má­ti­ca de la em­pre­sa de­ter­mi­nó que el ata­que no fue pro­duc­to de un “arre­ba­to emo­cio­nal”, sino de un ac­to pla­nea­do con se­ma­nas de an­ti­ci­pa­ción.

Los em­plea­dos tes­ti­fi­ca­ron que Ven­zor ha­bía abier­to una cuen­ta de res­pal­do anó­ni­ma y que, des­de su compu­tado­ra, ha­bía he­cho los arre­glos pa­ra ma­ni­pu­lar el or­de­na­dor prin­ci­pal. El ex em­plea­do pre­sun­ta­men­te cam­bió los ac­ce­sos de otros fun­cio­na­rios pa­ra im­pe­dir que ac­ce­sa­ran al sis­te­ma cuan­do él no lo qui­sie­ra. Fue en­ton­ces que la em­pre­sa pu­so la de­nun­cia an­te las au­to­ri­da­des, y que el FBI in­ter­vino.

Em­plEa­do En vías de des­pi­do pa­ra­li­za ope­ra­cio­nes de fa­bri­can­te de bo­tas del Eas­tsi­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.