Acu­san a Uni­ver­si­dad de Bay­lor de in­ter­fe­rir en in­da­ga­to­rias so­bre ata­ques se­xua­les

El Diario de El Paso - - TEXAS -

Da­llas – La ex coor­di­na­do­ra del Tí­tu­lo No­veno de la Uni­ver­si­dad Bay­lor dio a co­no­cer es­te miér­co­les que los má­xi­mos di­ri­gen­tes del cam­pus so­ca­va­ron sus es­fuer­zos pa­ra in­ves­ti­gar los ca­sos de ata­que se­xual y que se preo­cu­pa­ron más por pro­te­ger la repu­tación de Bay­lor que a las es­tu­dian­tes.

Patty Craw­ford co­men­tó en el pro­gra­ma ‘This Mor­ning’ de CBS que la Uni­ver­si­dad le pu­so una tram­pa des­de el prin­ci­pio “pa­ra que fa­lla­ra en su tra­ba­jo”.

Craw­ford, quien re­nun­ció el lu­nes a su pues­to que con­sis­tía en apli­car los es­tán­da­res fe­de­ra­les pa­ra pre­ve­nir la dis­cri­mi­na­ción en ba­se al gé­ne­ro, co­men­tó que en­fren­tó “la re­sis­ten­cia” de di­ri­gen­tes de al­ta je­rar­quía, aun­que no di­jo sus nom­bres.

Ofi­cia­les de Bay­lor la mar­gi­na­ron, ya que no la in­vi­ta­ban a las jun­tas, so­ca­va­ron su au­to­ri­dad y to­ma­ron de­ci­sio­nes que le co­rres­pon­dían a la coor­di­na­do­ra del Tí­tu­lo No­veno de la uni­ver­si­dad, ase­gu­ró.

Ese tra­ta­mien­to dio lu­gar a que pre­sen­ta­ra sus quejas an­te la uni­ver­si­dad y an­te la Ofi­ci­na de De­re­chos Ci­vi­les del De­par­ta­men­to de Edu­ca­ción de Es­ta­dos Uni­dos.

Las re­pre­sa­lias de las que fue víc­ti­ma tam­bién fue­ron in­clui­das en esas de­man­das.

“Nun­ca tu­ve la au­to­ri­dad, re­cur­sos, ni la in­de­pen­den­cia pa­ra ha­cer mi tra­ba­jo ade­cua­da­men­te”, di­jo.

Bay­lor ha re­ci­bi­do un alud de crí­ti­cas por­que ha ma­ne­ja­do mal los ca­sos de ata­que se­xual du­ran­te va­rios años.

Una re­vi­sión ex­ter­na de­ter­mi­nó que los ad­mi­nis­tra­do­res de la uni­ver­si­dad con­tri­bu­ye­ron al am­bien­te “hos­til” en contra de las víc­ti­mas de agre­sión se­xual.

El es­cán­da­lo aca­pa­ró una am­plia aten­ción que se de­bió en gran par­te a que ex ju­ga­do­res de fút­bol fue­ron con­de­na­dos por ata­car se­xual­men­te a mu­je­res, una re­vi­sión in­de­pen­dien­te rea­li­za­da por el bu­fe­te le­gal Pep­per Ha­mil­ton de Fi­la­del­fia, de­ter­mi­nó que el equi­po de fút­bol ope­ra­ba co­mo si es­tu­vie­ra por en­ci­ma de los re­gla­men­tos.

El en­tre­na­dor Art Bri­les fue des­pe­di­do a prin­ci­pios de es­te año, al igual que el di­rec­tor atlé­ti­co, el pre­si­den­te Ken Starr fue re­mo­vi­do de su pues­to y pos­te­rior­men­te re­nun­ció co­mo rec­tor.

Bay­lor co­men­tó a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do que Craw­ford hi­zo pú­bli­cas sus quejas des­pués que la uni­ver­si­dad re­cha­zó una de­man­da por 1 mi­llón de dó­la­res y la re­ten­ción de los de­re­chos de au­tor.

“La Uni­ver­si­dad Bay­lor se en­cuen­tra sor­pren­di­da por la ac­ción que to­mó Patty Craw­ford, to­man­do en cuen­ta los co­men­ta­rios pú­bli­cos que hi­zo en el mes de agos­to acer­ca del fuer­te apo­yo que sen­tía en to­da la uni­ver­si­dad”, di­ce el co­mu­ni­ca­do.

En el mes de agos­to, Craw­ford ha­bló con el pe­rió­di­co Wa­co Tri­bu­ne He­rald acer­ca de su pues­to y los cam­bios que Bay­lor es­ta­ba im­ple­men­tan­do.

En esa en­tre­vis­ta di­jo “no hu­bie­ra per­ma­ne­ci­do en Bay­lor si hu­bie­ra sa­bi­do que ten­dría que pa­sar por es­to, fue al­go que su­ce­dió an­tes de que yo es­tu­vie­ra aquí, yo no lo sa­bía, aun­que aún ten­go la au­to­ri­dad y opor­tu­ni­da­des pa­ra lo­grar lo me­jor”.

Rog­ge Dunn, abo­ga­do de Craw­ford, quien apa­re­ció con ella en la te­le­vi­sión, co­men­tó que su de­man­da fe­de­ral dio lu­gar a una se­sión de me­dia­ción con la uni­ver­si­dad, la cual se lle­vó a ca­bo el lu­nes y que Bay­lor trans­gre­dió la ley de Te­xas al re­ve­lar al­gu­nos as­pec­tos de la se­sión.

La ley es­ta­tal re­quie­re que los de­ta­lles de la me­dia­ción per­ma­nez­can con­fi­den­cia­les, con al­gu­nas li­mi­ta­das ex­cep­cio­nes.

“En un in­ten­to de­ses­pe­ra­do por di­fa­mar a Patty, lo que hi­cie­ron fue vio­lar la ley de Te­xas”, di­jo Dunn.

En co­men­ta­rios pos­te­rio­res, Dunn ci­tó la ley al re­cha­zar dis­cu­tir so­bre la au­dien­cia, aun­que di­jo que Craw­ford “no es­ta­ba tra­tan­do de ob­te­ner una com­pen­sa­ción de Bay­lor y que no tie­ne pla­nes pa­ra lle­gar a un acuer­do so­bre los de­re­chos de au­tor”.

Abo­ga­dos de ocho mu­je­res que es­tán de­man­dan­do a Bay­lor por no ha­ber ac­tua­do cuan­do re­por­ta­ron que ha­bían si­do ata­ca­das di­je­ron que la re­nun­cia de Craw­ford y sus fa­lli­das plá­ti­cas de me­dia­ción fue­ron la ra­zón prin­ci­pal pa­ra tra­tar de ob­te­ner los do­cu­men­tos y en­tre­vis­tas pa­ra su ca­so.

An­te­rior­men­te, Bay­lor le pi­dió a un juez fe­de­ral que de­tu­vie­ra la re­co­lec­ción de evi­den­cia mien­tras de­ci­día si pro­ce­día la de­man­da.

“No hay ma­ne­ra de de­cir cuán­tas per­so­nas que tie­nen in­for­ma­ción han si­do fre­na­das por un acuer­do de con­fi­den­cia­li­dad acom­pa­ña­do de una cuan­tio­sa re­mu­ne­ra­ción”, se­gún es­cri­bie­ron es­te miér­co­les los abo­ga­dos de las mu­je­res en los do­cu­men­tos de la corte.

Dunn co­men­tó que cien­tos de de­man­das por ata­que se­xual fue­ron pre­sen­ta­das des­de que Craw­ford lle­gó co­mo coor­di­na­do­ra a fi­na­les del 2014. An­tes de que Bay­lor con­tra­ta­ra una coor­di­na­do­ra, las de­nun­cias de esos ata­ques se fue­ron acu­mu­lan­do con di­fe­ren­tes ad­mi­nis­tra­do­res y ofi­ci­nas, y usual­men­te no eran to­ma­das en se­rio, ase­gu­ró Dunn.

pATY CRAW­FORD, ex coor­di­na­do­ra en la ins­ti­tu­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.