¿Qué hay del pla­ne­ta?

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Paul Krug­man

Nue­va York – Nues­tros dos par­ti­dos prin­ci­pa­les es­tán en de­sa­cuer­do con res­pec­to a mu­chos te­mas, pe­ro en nin­gún pun­to es más gran­de la bre­cha o ma­yo­res sus con­se­cuen­cias que con res­pec­to al cli­ma.

Si Hi­llary Clin­ton ga­na, ella pro­ce­de­rá con la com­bi­na­ción de la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma de po­lí­ti­cas in­ter­nas de ener­gía lim­pia y ne­go­cia­ción in­ter­na­cio­nal: com­bi­na­ción que ofre­ce cier­ta es­pe­ran­za de con­te­ner emi­sio­nes de ga­ses de in­ver­na­de­ro an­tes de que el cam­bio cli­má­ti­co se con­vier­ta en ca­tás­tro­fe cli­má­ti­ca.

Si ga­na Do­nald Trump, el pa­ra­noi­de es­ti­lo en po­lí­ti­ca del cli­ma - la creen­cia de que el ca­len­ta­mien­to glo­bal es un ti­mo per­pe­tra­do por una vas­ta cons­pi­ra­ción in­ter­na­cio­nal de cien­tí­fi­cos - se con­ver­ti­rá en doc­tri­na ofi­cial, y la ca­tás­tro­fe se vol­ve­rá prác­ti­ca­men­te inevi­ta­ble.

En­ton­ces, ¿por qué los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­re­cen tan de­ci­di­dos a ha­cer ca­so omi­so del te­ma? ¿Por qué, en par­ti­cu­lar, ca­si pa­re­ce co­mo si hu­bie­ra una re­gla en contra de sa­car­lo a co­la­ción en de­ba­tes?

An­tes de que lle­gue a ese pun­to, un bre­ve re­su­men del cis­ma es­tra­té­gi­co.

Re­sul­ta ex­tra­ño cuán po­co re­co­no­ci­mien­to re­ci­be la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma por sus po­lí­ti­cas am­bien­ta­les.

To­dos han oí­do so­bre la ma­ne­ra en que ga­ran­tías de prés­ta­mo pa­ra una com­pa­ñía de ener­gía so­lar, Solyn­dra, sa­lie­ron mal; a un cos­to que, por cier­to, equi­va­lió a so­lo un po­co más que la ci­fra que Trump per­dió per­so­nal­men­te en so­lo un año de­bi­do a ma­las de­ci­sio­nes de ne­go­cios. Po­ca gen­te, mar­can­do un con­tras­te, ha oí­do so­bre la re­vo­lu­ción de ener­gía ver­de que los prés­ta­mos de la Ad­mi­nis­tra­ción y otros apo­yos es­tra­té­gi­cos con­tri­bu­ye­ron a pro­mo­ver, con la caí­da de pre­cios y cre­cien­te con­su­mo de ener­gía so­lar y eó­li­ca.

Mu­chos tam­po­co se han en­te­ra­do del re­for­za­mien­to de la Ad­mi­nis­tra­ción de nor­mas de efi­cien­cia de com­bus­ti­ble, par­ti­cu­lar­men­te pa­ra ca­mio­nes y au­to­bu­ses, lo cual en sí es una de las ac­cio­nes am­bien­ta­les más sig­ni­fi­ca­ti­vas en dé­ca­das.

Y si Clin­ton ga­na, es más o me­nos se­gu­ro que las ma­yo­res ac­cio­nes has­ta aho­ra - el Plan de Ener­gía Lim­pia, que re­gu­la­ría emi­sio­nes de plan­tas de ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca, y el acuer­do cli­má­ti­co de Pa­rís, el cual com­pro­me­te a to­das las gran­des economías del mun­do a efec­tuar con­si­de­ra­bles re­duc­cio­nes a las emi­sio­nes - se vuel­van reali­dad.

En el ín­te­rin, es­tá Trump, quien re­pe­ti­da­men­te se ha re­fe­ri­do al cam­bio cli­má­ti­co co­mo un ti­mo y ha su­ge­ri­do que fue in­ven­ta­do por Chi­na pa­ra las­ti­mar la com­pe­ti­ti­vi­dad de Es­ta­dos Uni­dos. Desea­ría po­der de­cir que es­to lo ex­clu­ye de la co­rrien­te po­pu­lar de su par­ti­do, pe­ro no es así.

Así que hay un cis­ma des­co­mu­nal de in­creí­bles con­se­cuen­cias con res­pec­to a la po­lí­ti­ca del cli­ma. No so­lo hay una bre­cha vas­ta en­tre los par­ti­dos y sus can­di­da­tos, sino que es­ta bre­cha dis­cu­ti­ble­men­te tie­ne más im­por­tan­cia pa­ra el fu­tu­ro que cual­quie­ra de sus otros desacuer­dos. En­ton­ces, ¿por qué no oí­mos más al res­pec­to?

No es­toy di­cien­do que no se ha­yan da­do re­por­ta­jes so­bre el cis­ma par­ti­dis­ta en torno al cli­ma, pe­ro no ha ha­bi­do na­da del ti­po de, di­ga­mos, el re­do­ble de ar­tícu­los so­bre el ser­vi­dor de co­rreo elec­tró­ni­co de Clin­ton. Ade­más, es en ver­dad pas­mo­so que en los tres fo­ros na­cio­na­les por TV que he­mos te­ni­do has­ta aho­ra - el foro del "co­man­dan­te en je­fe" que in­vo­lu­cró a Clin­ton y Trump, el pri­mer de­ba­te pre­si­den­cial y el de­ba­te vi­ce­pre­si­den­cial -, los mo­de­ra­do­res no ha­yan for­mu­la­do una so­la pre­gun­ta so­bre el cli­ma.

Es­to fue no­to­rio en par­ti­cu­lar en el de­ba­te del mar­tes.

De al­gu­na ma­ne­ra, Elai­ne Qui­jano, la mo­de­ra­do­ra, en­con­tró tiem­po no pa­ra una sino pa­ra dos pre­gun­tas ins­pi­ra­das por el Co­mi­té por un Pre­su­pues­to Fe­de­ral Res­pon­sa­ble, or­ga­ni­za­ción preo­cu­pa­da de que pe­se a dé­fi­cits pre­su­pues­ta­rios re­la­ti­va­men­te ba­jos aho­ra y cos­tes ex­tre­ma­da­men­te ba­jos pa­ra prés­ta­mos, el go­bierno fe­de­ral pu­die­ra en­fren­tar pro­ble­mas fis­ca­les en un par de dé­ca­das. Pu­die­ra ha­ber al­go de cier­to en es­to, aun­que no tan­to co­mo ale­gan los re­ga­ño­nes del dé­fi­cit (y Qui­jano se las in­ge­nió pa­ra su­ge­rir que las pro­pues­tas de Clin­ton, que es­tán pa­ga­das ple­na­men­te, no son me­jo­res que el atra­cón mul­ti­bi­llo­na­rio de Trump con la deu­da en dó­la­res).

Pe­ro, si nos preo­cu­pan las im­pli­ca­cio­nes de po­lí­ti­cas ac­tua­les a más lar­go pla­zo, la acu­mu­la­ción de ga­ses de in­ver­na­de­ro es un te­ma de mu­cha ma­yor im­por­tan­cia que la acu­mu­la­ción de deu­da a ba­jo in­te­rés. Es gro­tes­co ha­blar so­bre es­to úl­ti­mo pe­ro no so­bre lo pri­me­ro.

Ade­más, es­te pun­to cie­go re­vis­te gran im­por­tan­cia. Las en­cues­tas su­gie­ren que vo­tan­tes mi­le­na­rios, en par­ti­cu­lar, al­ber­gan gran in­te­rés en pro­tec­ción am­bien­tal y ener­gía re­no­va­ble. Sin em­bar­go, es­to tam­bién su­gie­re que más de 40 por cien­to de los elec­to­res jó­ve­nes creen que no hay di­fe­ren­cia en­tre los can­di­da­tos con res­pec­to a es­tos te­mas.

Sí, lo sé, la gen­te de­be­ría es­tar pres­tan­do más aten­ción; sin em­bar­go, es­to nos di­ce de to­dos mo­dos cuán fá­cil es pa­ra los vo­tan­tes de­pen­der de no­ti­cias por te­le­vi­sión o no leer ar­tícu­los a pro­fun­di­dad en el dia­rio y pa­sar de lar­go lo que de­be­ría ser un te­ma cen­tral en es­ta cam­pa­ña.

La bue­na no­ti­cia es que aún fal­tan dos de­ba­tes, ofre­cien­do la opor­tu­ni­dad de ha­cer al­gu­nas en­mien­das.

Es ho­ra de po­ner­le fin al apa­gón so­bre el cam­bio cli­má­ti­co co­mo un te­ma de im­por­tan­cia. Ne­ce­si­ta es­tar al fren­te y al cen­tro; ade­más, las pre­gun­tas de­ben ir acom­pa­ña­das por ve­ri­fi­ca­ción de da­tos en tiem­po real, no re­le­ga­das al lim­bo de él di­jo- ella di­jo, por­que es­te es uno de los te­mas don­de la ver­dad a me­nu­do se pier­de en una tor­men­ta de men­ti­ras.

Sim­ple­men­te, no exis­te te­ma al­guno de ma­yor im­por­tan­cia, y de­jar­lo pa­sar de lar­go se­ría ca­si cri­mi­nal­men­te irres­pon­sa­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.