Hu­ra­cán ‘Matt­hew’ ro­ba pro­ta­go­nis­mo a cam­pa­ñas po­lí­ti­cas

El Diario de El Paso - - TEXAS Y N.M. - Agencias

Mia­mi— La cam­pa­ña elec­to­ral es­ta­dou­ni­den­se ten­drá una nue­va e im­por­tan­te ci­ta ma­ña­na por la no­che, cuan­do los can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia del país, Do­nald Trump y Hi­llary Clin­ton, se en­fren­ta­rán en un se­gun­do de­ba­te, que se ce­le­bra­rá en St. Louis, con for­ma­to de reunión ve­ci­nal en el que los ciu­da­da­nos po­drán rea­li­zar pre­gun­tas.

Los días pre­vios a es­te de­ba­te es­tán sien­do mar­ca­dos por el hu­ra­cán “Matt­hew”, que es­tá azotando el es­ta­do de Florida y de Geor­gia, al sur de los Es­ta­dos Uni­dos.

Tal y co­mo se­ña­la Kath­leen Hen­nes­sey en un ar­tícu­lo de As­so­cia­ted Press, el ci­clón ha si­do lo úni­co que ha po­di­do des­pla­zar a es­ta cam­pa­ña pre­si­den­cial de la te­le­vi­sión.

El hu­ra­cán lo­gró aca­llar los dis­cur­sos po­lí­ti­cos lue­go de 15 me­ses de en­fren­ta­mien­tos cons­tan­tes.

Am­bos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les, sus ayu­dan­tes, sus com­pa­ñe­ros de fór­mu­la e in­clu­so al­gu­nos de sus anun­cios guar­da­ron si­len­cio el vier­nes mien­tras el es­ta­do cla­ve de Florida era gol­pea­do por el me­teo­ro y los re­si­den­tes de las cos­tas se atrin­che­ra­ban en sus ho­ga­res.

Do­nald Trump y Hi­llary Clin­ton se man­tu­vie­ron le­jos de la tor­men­ta, en sus ba­ses en Nue­va York. Am­bos pla­nea­ban apro­ve­char la ma­yor par­te del día y pre­pa­rar­se pa­ra su se­gun­do de­ba­te.

La pau­sa fue un re­cor­da­to­rio de las po­si­bi­li­da­des y los pe­li­gros de ha­cer cam­pa­ña du­ran­te una cri­sis.

Mu­chos pre­si­den­tes y can­di­da­tos pre­si­den­cia­les an­tes que ellos tra­ta­ron de apro­ve­char de­sas­tres na­tu­ra­les si­mi­la­res pa­ra mos­trar su li­de­raz­go —y al­gu­nos sa­ca­ron a re­lu­cir sus de­fi­cien­cias— arries­gán­do­se a cam­biar la tra­yec­to­ria de la con­tien­da. Tan­to Clin­ton co­mo Trump pa­re­cían mo­ver­se con cui­da­do, por aho­ra.

Am­bos equi­pos de cam­pa­ña y fun­cio­na­rios es­ta­ta­les es­ta­ban aten­tos a la for­ma en que el hu­ra­cán po­dría afec­tar la vo­ta­ción en Florida.

La tor­men­ta lle­gó cin­co días an­tes del pla­zo de re­gis­tro de vo­tan­tes, lo que pro­vo­có que la cam­pa­ña de Clin­ton so­li­ci­ta­ra una ex­ten­sión a los fun­cio­na­rios es­ta­ta­les. El go­ber­na­dor re­pu­bli­cano Rick Scott, se ne­gó, ale­gan­do que “to­do el mun­do tu­vo mu­cho tiem­po pa­ra re­gis­trar­se”.

Los fun­cio­na­rios tam­bién es­ta­ban aten­tos a la vo­ta­ción ade­lan­ta­da por co­rreo.

Esas pa­pe­le­tas iban a ser en­via­das es­ta se­ma­na, lo que abrió la po­si­bi­li­dad de que lle­guen jus­to cuan­do los vo­tan­tes es­tén re­ti­rán­do­se de sus ho­ga­res o ya los ha­yan eva­cua­do.

Al me­nos la mi­tad de los vo­tan­tes de Florida acos­tum­bran vo­tar an­tes del día de las elec­cio­nes, ya sea por co­rreo o en per­so­na.

Po­si­ción de­li­ca­da

Trump lle­ga a es­ta ci­ta en una po­si­ción de­li­ca­da, lo que ha­ce que pa­ra él es­te se­gun­do due­lo con su ad­ver­sa­ria co­bre una gran im­por­tan­cia. Des­de el pri­mer de­ba­te pre­si­den­cial del pa­sa­do 26 de sep­tiem­bre, el re­pu­bli­cano ha su­fri­do una caí­da sig­ni­fi­ca­ti­va: a su errá­ti­ca y des­co­lo­ca­da par­ti­ci­pa­ción en ese en­cuen­tro con Hi­llary Clin­ton, en el que la de­mó­cra­ta su­po pro­vo­car al mag­na­te y ha­cer­lo mos­trar sus in­con­sis­ten­cias, hay que su­mar es­cán­da­los y re­ve­la­cio­nes pos­te­rio­res que han mer­ma­do la po­si­ción de Trump an­te el elec­to­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.