Es­cue­las ad­vier­ten a pa­dres de fal­sos se­cues­tros de sus hi­jos

El Diario de El Paso - - TEXAS Y N.M. - Co­llin Bin­kley / As­so­cia­ted Press

Aus­tin— Es­cue­las de to­do Es­ta­dos Uni­dos es­tán ad­vir­tien­do acer­ca de una es­ta­fa pa­ra con­ven­cer a los pa­dres de fa­mi­lia que sus hi­jos fue­ron se­cues­tra­dos –aun cuan­do no sea cier­to– con el fin de re­co­lec­tar una re­com­pen­sa.

Ca­sos de “se­cues­tro vir­tual” han si­do re­por­ta­dos en los dos úl­ti­mos me­ses en Vir­gi­nia, Ca­li­for­nia, Te­xas, Ari­zo­na y otros Es­ta­dos.

Au­to­ri­da­des ase­gu­ran que los es­ta­fa­do­res usual­men­te se en­fo­can en los pa­dres de es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, en­ga­ñán­do­los pa­ra que pa­guen mi­les de dó­la­res y al pa­re­cer, ese de­li­to es­tá a la al­za a ni­vel na­cio­nal.

En mu­chos ca­sos, los pa­dres re­ci­ben una lla­ma­da de un ex­tra­ño que ase­gu­ra se­cues­tró a su hi­jo y les pro­por­cio­na su nom­bre y otros de­ta­lles.

Al­gu­nos pa­dres han re­por­ta­do que es­cu­cha­ron gri­tos o llan­to co­mo ruido de fon­do.

Lue­go, el que ha­ce la lla­ma­da les or­de­na a los pa­dres que en­víen di­ne­ro a cam­bio de la li­ber­tad de su hi­jo.

“Real­men­te se apro­ve­chan del te­mor de la gen­te y en es­te ca­so es un mie­do in­ten­so, al pen­sar que su hi­jo fue se­cues­tra­do”, co­men­tó Jay Gru­ber, je­fe de la Po­li­cía de la Uni­ver­si­dad Geor­ge­town, en don­de un pa­dre re­por­tó una es­ta­fa el jue­ves.

En ese ca­so, el pa­dre usó las re­des so­cia­les pa­ra con­tac­tar a su hi­jo y no pa­gó el res­ca­te.

Usual­men­te, se exi­ge un res­ca­te de en­tre 600 y 1 mil 900 dó­la­res, de acuer­do a la ofi­ci­na de cam­po del FBI en Nue­va York, que emi­tió la ad­ver­ten­cia acer­ca de la es­ta­fa en enero del 2015.

El vier­nes, ofi­cia­les del FBI di­je­ron que no iban a ha­cer co­men­ta­rios al res­pec­to.

Gru­ber se­ña­ló que la es­ta­fa sur­gió en Es­ta­dos Uni­dos ha­ce más de un año pe­ro ha si­do más co­mún re­cien­te­men­te.

La se­ma­na pa­sa­da, Thir­kel Free­man iba ma­ne­jan­do en com­pa­ñía de su es­po­sa, Co­ret­ta, cuan­do un hom­bre lla­mó al te­lé­fono ce­lu­lar de ella y le di­jo que ha­bían se­cues­tra­do a su hi­ja Kiau­na, quien es­tu­dia el úl­ti­mo año en la Uni­ver­si­dad de Mary­land.

Co­ret­ta lla­mó a la Po­li­cía, que arri­bó y ase­so­ró a la pa­re­ja du­ran­te la lla­ma­da. Sin em­bar­go, los Free­man fi­nal­men­te le en­via­ron 1 mil 300 dó­la­res al su­je­to an­tes de en­te­rar­se que Kiau­na se en­con­tra­ba a sal­vo en la uni­ver­si­dad.

Va­rias ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas han emi­ti­do aler­tas acer­ca de la es­ta­fa, in­clu­yen­do la Uni­ver­si­dad Geor­ge­town, Uni­ver­si­dad del Es­ta­do de Ari­zo­na, Uni­ver­si­dad Geor­ge Mason y la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Ar­ling­ton.

Usual­men­te, las lla­ma­das pro­vie­nen de có­di­gos de área ex­tran­je­ros, al­gu­nas ve­ces de Puer­to Ri­co, de acuer­do al FBI.

Si al­guien lla­ma pi­dien­do un res­ca­te, las au­to­ri­da­des les han di­cho a los pa­dres de fa­mi­lia que de­be­rían tra­tar de en­viar­le un men­sa­je de tex­to a su hi­jo o con­tac­tar­lo a tra­vés de las re­des so­cia­les pa­ra con­fir­mar que es­tá a sal­vo.

O le pue­den pe­dir al pre­sun­to se­cues­tra­dor que su hi­jo les lla­me des­de su pro­pio te­lé­fono.

“Una vez que de­tec­te que su hi­jo es­tá bien, cuel­gue la lla­ma­da”, di­jo Gru­ber.

Les lla­man pa­ra pe­dir re­com­pen­sa; se han re­por­ta­do en va­rios es­ta­dos, in­clu­yen­do Te­xas, en los úl­ti­mos dos me­ses

al­GU­Nas lla­ma­Das pro­vie­nen fue­ra del país, co­mo Puer­to Ri­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.