•Pa­se­ños te­men por fa­mi­lia­res en zo­nas afec­ta­das

El Diario de El Paso - - PORTADA - Sa­bri­na Zu­ni­ga/El Dia­rio de El Pa­so

Re­si­den­te de Las Cru­ces via­ja a Ca­ro­li­na del Sur pa­ra pro­veer ali­men­tos y otros ti­pos de ayu­da “Si se sien­te feo, el he­cho de es­tar le­jos, pe­ro no hay de otra”

Luis Enrique Cas­tre­jon, que se mu­dó a Mia­mi

El hu­ra­cán ‘‘Matt­hew’’ tie­ne a más de un pa­se­ño pen­dien­te de la te­le­vi­sión o el te­lé­fono ce­lu­lar, ya que te­men por la seguridad de fa­mi­lia­res que vi­ven en la Florida.

Y los pa­se­ños que vi­ven por allá tra­tan de so­bre­vi­vir una tor­men­ta que ya de­jó cien­tos de muer­tos en Hai­tí y ha su­mi­do sus co­mu­ni­da­des en la os­cu­ri­dad, por in­te­rrup­cio­nes al su­mi­nis­tro eléc­tri­co.

Luis Enrique Cas­tre­jon ori­gi­na­rio de la fron­te­ra, tie­ne dos años re­si­dien­do en Mia­mi. Sus fa­mi­lia­res tan­to en El Pa­so co­mo y Ciu­dad Juá­rez han es­ta­do pen­dien­tes de él.

“Si se sien­te feo, el he­cho de es­tar le­jos, pe­ro no hay de otra. Me vi­ne por el tra­ba­jo y aquí es­ta­mos, es­pe­ran­do el hu­ra­cán”, di­jo Cas­tre­jon.

El fron­te­ri­zo des­cri­bió es­ce­nas caó­ti­cas de per­so­nas que tra­tan de aban­do­nar el es­ta­do o guar­ne­cer­se de la tor­men­ta.

”Mu­cha gen­te es­tá re­fu­gián­do­se en ciu­da­des más al Nor­te de la cos­ta, co­mo en Ta­llahas­see, por mie­do, y hay mu­cha gen­te car­gan­do ga­so­li­na. Los su­per­mer­ca­dos es­tán lle­nos y no hay co­mi­da en­la­ta­da, tu sabes to­do eso que no ocu­pa luz”, di­jo Cas­tre­jon. Mien­tras tan­to, en El Pa­so, su tío, Juan An­to­nio Ro­me­ro, ex­pre­só su cons­ter­na­ción pe­ro tam­bién su or­gu­llo por el aplo­mo de su so­brino an­te el fe­nó­meno me­teo­ro­ló­gi­co.

“Nos sen­ti­mos bien por­que sa­be­mos que ‘Quique’ se es­tá su­peran­do, ga­na lo que tal vez no pu­die­ra ga­nar aquí, pe­ro sin­ce­ra­men­te si se sien­te mal uno por no te­ner a la fa­mi­lia cer­ca”, co­men­tó Ro­me­ro, quien re­si­de al Es­te de El Pa­so.

“Sí nos preo­cu­pa to­da la gen­te, pe­ro él nos di­ce que es­tá tran­qui­lo. Aun así, nos cau­sa un po­co de te­mor, pe­ro a echar­le ga­nas. Aquí es­ta­mos no­so­tros pa­ra apo­yar­lo en to­do lo que se pue­da”, di­jo Ro­me­ro.

Cruz Roja lla­ma a vo­lun­ta­ria

La Cruz Roja Ame­ri­ca­na en El Pa­so, di­jo que a pe­sar de la mag­ni­tud del hu­ra­cán, aun no se han so­li­ci­ta­do fuer­zas lo­ca­les pa­ra unir­se a los vo­lun­ta­rios de tra­ba­jo de res­ca­te y aten­ción mé­di­ca en la zo­na de pro­ble­ma, pe­ro de la re­gión sí.

Una vo­lun­ta­ria de la di­cha aso­cia­ción, Bon­nie Hoo­ver, de Las Cru­ces, ha si­do lla­ma­da a asis­tir co­mo res­ca­tis­ta y pro­vi­so­ra de ali­men­tos al lu­gar del desas­tre.

Hoo­ver fue con­vo­ca­da al es­ta­do de Ca­ro­li­na del Sur, se­gún Dia­na Ro­drí­guez, por­ta­voz de la Cruz Roja Ame­ri­ca­na.

En en­tre­vis­ta, Hoo­ver, de 60 años, co­men­tó que se ofre­ció co­mo vo­lun­ta­ria de la Cruz Roja des­de el 2009.

“Una ami­ga me in­vi­tó y me di­jo que la Cruz Roja ne­ce­si­ta­ba gen­te que ha­bla­ra es­pa­ñol, en­ton­ces le co­men­té a mi es­po­so, y me apo­yó. “Me ca­pa­ci­té y cer­ti­fi­qué en Da­llas pa­ra po­der pro­veer ayu­da en ca­so de emer­gen­cias o si­tua­cio­nes co­mo es­ta”, di­jo Hoo­ver.

En sus años de vo­lun­ta­ria, ha aten­di­do de­sas­tres na­tu­ra­les co­mo la inun­da­ción en el año pa­sa­do en Ba­ton Roun­ge, en Lui­sia­na. Aho­ra, va rum­bo a la Florida.

“Vo­lé des­de El Pa­so ayer y tu­vi­mos que es­pe­rar seis ho­ras en Atlan­ta, des­pués nos fui­mos a Lui­sia­na don­de re­co­gi­mos cua­tro ca­mio­nes de emer­gen­cia y he­mos es­ta­do ma­ne­jan­do des­de en­ton­ces. So­mos seis per­so­nas vo­lun­ta­rias de la re­gión fron­te­ri­za, yo de Las Cru­ces y mis com­pa­ñe­ros de Ari­zo­na”, di­jo Hoo­ver.

Ex­pre­só que se sen­tía un po­co can­sa­da de­bi­do a que ha­bía ma­ne­ja­do cer­ca de 400 mi­llas pa­ra po­der lle­gar a Co­lum­bia, en Ca­ro­li­na del Sur, el prin­ci­pio de su des­tino.

“Nues­tro tra­ba­jo es lle­var co­mi­da a la gen­te, co­mo ga­lle­tas, bo­ca­di­llos y aguas, an­da­mos al­re­de­dor de las ca­lles des­pués del desas­tre, to­do es­tá mo­ja­do, des­trui­do y la gen­te no tie­ne co­mo pre­pa­rar co­mi­da”, ex­pre­só.

“Me sien­to muy tris­te por las per­so­nas, es de­pri­men­te ver las con­di­cio­nes de sus ca­sas, ca­rros y per­te­nen­cias, mu­chas per­so­nas tra­ba­ja­ron muy du­ro pa­ra po­der com­prar sus co­sas y des­pués ver­las aí es muy tris­te.

“Pe­ro tam­bién me gus­ta ayu­dar, me gus­ta sa­ber que cuan­do les ofre­ce­mos ayu­da, co­mo un sim­ple pa­que­te de ga­lle­tas cam­bia un po­co su si­tua­ción y pue­den ol­vi­dar­se un ra­to del desas­tre”, con­clu­yó.

En los ca­mio­nes de emer­gen­cia y pro­vi­sión de co­mi­da, tam­bién se brin­da ayu­da men­tal y psi­co­ló­gi­ca pa­ra las per­so­nas que tie­nen pro­ble­mas pa­ra asi­mi­lar la di­men­sión de la tra­ge­dia, y se les brin­da apo­yo emo­cio­nal con per­so­nal al­ta­men­te cer­ti­fi­ca­do que se ofre­ce vo­lun­ta­ria­men­te.

Ro­drí­guez, la por­ta­voz de la Cruz Roja, en­fa­ti­zó la im­por­tan­cia de la par­ti­ci­pa­ción de la co­mu­ni­dad al­re­de­dor del país, pi­dió la so­li­da­ri­za­ción de los ciu­da­da­nos acu­dien­do a ofre­cer­se co­mo vo­lun­ta­rios o co­mo do­na­do­res de san­gre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.