Nue­vo do­cu­men­tal so­bre la­tino ol­vi­da­do y de­fen­sor del de­re­cho al vo­to

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Est­her J. Cepeda

Chica­go – Diez años des­pués de que el ac­ti­vis­ta me­xi­coa­me­ri­cano, Wi­llie Ve­lás­quez, fa­lle­cie­ra, el en­ton­ces pre­si­den­te Bill Clin­ton le otor­gó el pre­mio pós­tu­mo de la Me­da­lla Pre­si­den­cial de la Li­ber­tad y de­cla­ró: “Nin­gu­na per­so­na en el mo­derno Es­ta­dos Uni­dos que se ha­ya pos­tu­la­do pa­ra un car­go pú­bli­co en cual­quier lu­gar don­de re­si­dan es­ta­dou­ni­den­ses his­pa­nos de­jó de sen­tir la mano de Wi­llie Ve­lás­quez. Su lla­ma­do a la co­mu­ni­dad his­pa­na era sim­ple, apa­sio­na­do y di­rec­to—‘Su voz es su vo­to’”.

Si el nom­bre no les sue­na co­no­ci­do, no se sien­tan mal. Si nun­ca to­ma­ron cur­sos de es­tu­dios la­ti­nos, Ve­lás­quez es otro hé­roe más ol­vi­da­do del que nun­ca oye­ron ha­blar pe­ro que de­be­rían co­no­cer.

Por la anéc­do­ta so­bre ese ga­lar­dón pre­si­den­cial de­be­mos a agra­de­cer a Héc­tor Ga­lán, pro­duc­tor y di­rec­tor del nue­vo do­cu­men­tal de Vo­ces/PBS, “Wi­llie Ve­lás­quez: Su Vo­to es Su Voz”, que se es­tre­nó el lu­nes pa­sa­do y que se pue­de ver en el si­tio web de PBS, gra­tis.

Ga­lán, cro­nis­ta de la his­to­ria me­xi­cano-ame­ri­ca­na, pre­sen­ta a los es­pec­ta­do­res un cur­so ace­le­ra­do so­bre el lar­go ca­mino, aun en cur­so, ha­cia el em­po­de­ra­mien­to his­pano me­dian­te la his­to­ria de Ve­lás­quez, que tu­vo una in­fan­cia po­bre en un ba­rrio de la zo­na oes­te de San An­to­nio, Te­xas, y se con­vir­tió en un lí­der del Pro­yec­to de Re­gis­tro de Elec­to­res y Edu­ca­ción del Sud­oes­te. Esa or­ga­ni­za­ción se con­vir­tió en la ma­yor ini­cia­ti­va de re­gis­tro de elec­to­res his­pa­nos de la na­ción en aquel mo­men­to, y ayu­dó a au­men­tar el nú­me­ro de fun­cio­na­rios his­pa­nos elec­tos en Es­ta­dos Uni­dos en un 82 por cien­to en­tre 1974 y 1987.

Ve­lás­quez, a quien se le ad­ju­di­ca el co­mien­zo de la “re­vo­lu­ción elec­to­ral”, co­men­zó con­tan­do y cor­te­jan­do a los elec­to­res la­ti­nos ma­nual­men­te, uti­li­zan­do la guía de te­lé­fo­nos lo­cal pa­ra en­con­trar ape­lli­dos his­pa­nos y des­pués lla­mar a su ca­sa e in­ci­tar­los a la par­ti­ci­pa­ción cí­vi­ca.

Ga­lán co­nec­ta los pun­tos en­tre la vuel­ta de los es­ta­dou­ni­den­ses his­pa­nos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y la de­cep­ción de no te­ner la mis­ma po­si­ción en la so­cie­dad des­pués de ha­ber lu­cha­do jun­to a los blan­cos, y la pos­te­rior agi­ta­ción po­lí­ti­ca que re­sul­tó del nú­me­ro des­pro­por­cio­na­do de la­ti­nos que fue­ron re­clu­ta­dos pa­ra lu­char en Viet­nam.

Muy bre­ve, en es­te es­pe­cial de una ho­ra, es la fas­ci­nan­te dis­cu­sión so­bre có­mo el mo­vi­mien­to afro­ame­ri­cano de los de­re­chos ci­vi­les, el mo­vi­mien­to an­ti­bé­li­co y el mo­vi­mien­to chi­cano se com­bi­na­ron pa­ra avi­var la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca y ali­men­tar la an­sie­dad in­ter-ge­ne­ra­cio­nal en las fa­mi­lias latinas— la ge­ne­ra­ción ma­yor es­can­da­li­za­da a cau­sa de las protestas ca­lle­je­ras de sus hi­jos, en lu­gar de man­te­ner la ca­be­za ba­ja y acep­tar las co­sas pa­ra lle­var­se bien.

De allí, el ci­neas­ta exa­mi­na la ma­ne­ra en que Ve­lás­quez ma­nio­bró los di­ver­sos ni­ve­les de ra­di­ca­lis­mo y mi­li­tan­cia en el mo­vi­mien­to chi­cano a fin de lo­grar la ace­le­ra­ción ne­ce­sa­ria pa­ra organizar bai­la­ri­nes fol­kló­ri­cos y ban­das me­xi­ca­nas en reunio­nes pa­re­ci­das a fes­ti­va­les, crea­das pa­ra re­gis­trar elec­to­res.

De allí ve­mos có­mo Ve­lás­quez ayu­dó a que Henry Cis­ne­ros sa­lie­ra elec­to co­mo al­cal­de de San An­to­nio— el pri­mer al­cal­de me­xi­cano-ame­ri­cano de una ciu­dad im­por­tan­te—y más tar­de, su par­ti­ci­pa­ción en re­unir lí­de­res la­ti­nos na­cio­na­les pa­ra coope­rar en ob­je­ti­vos com­par­ti­dos y, fi­nal­men­te, en la cam­pa­ña pa­ra que Ro­nald Rea­gan re­sul­ta­ra elec­to. Ve­lás­quez mu­rió en 1988 a los 44 años, de cán­cer.

La ten­den­cia no par­ti­dis­ta en es­te do­cu­men­tal es no­ta­ble. El ci­neas­ta has­ta real­za la Li­bre Ini­cia­ti­va, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro que pro­cu­ra in­tro­du­cir a más la­ti­nos en la po­lí­ti­ca con­ser­va­do­ra y el Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

En su ma­yor par­te, sin em­bar­go, el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de Ga­lán pa­re­ce ser la ilustración de lo que po­dría ser el em­po­de­ra­mien­to po­lí­ti­co la­tino, aún cuan­do se bom­bar­dea a los elec­to­res his­pa­nos con men­sa­jes con­tra­dic­to­rios si­mul­tá­neos so­bre su fal­ta de ha­bi­li­dad pa­ra vo­tar y su po­ten­cial im­pac­to en no­viem­bre.

Se ne­ce­si­ta un po­co de nos­tal­gia alen­ta­do­ra so­bre có­mo se ha­cían las co­sas en los años 70 en un mo­men­to en que el pri­mer de­ba­te pre­si­den­cial re­le­gó a los his­pa­nos a una men­ción pa­sa­je­ra co­mo la­dro­nes de pues­tos de tra­ba­jo in­ci­ta­dos por el Acuer­do de Li­bre Co­mer­cio de Nor­tea­mé­ri­ca, y a una rei­na de be­lle­za ve­ne­zo­la­na vic­ti­mi­za­da.

“[Mi es­pe­ran­za pa­ra es­te film] era de­cir quié­nes so­mos,” ex­pre­só Ga­lán a Víc­tor Lan­da, edi­tor del si­tio de no­ti­cias la­tino-cén­tri­cas News Ta­co y lo­cu­tor de su pod­cast. “Soy te­xano en sexta ge­ne­ra­ción, y no an­do por ahí sen­ta­do pen­san­do en la in­mi­gra­ción to­dos los días. Sin em­bar­go ... la for­ma en que la gen­te mi­ra a los la­ti­nos, me afec­ta. Nos afec­ta a to­dos no­so­tros de­bi­do a los per­fi­les ra­cia­les ... [pe­ro] es­ta­mos to­dos jun­tos en es­to. Quie­ro que la gen­te se­pa quié­nes so­mos y que no so­mos di­fe­ren­tes de ellos, que cree­mos en el Sue­ño Nor­te­ame­ri­cano co­mo to­dos.”

El film de Ga­lán pue­de ver­se en su to­ta­li­dad en www.pbs.org/vi­deo2365847657. PBS con­ta­rá cuán­ta gen­te lo ve pa­ra de­ci­dir cuán­to in­ver­tir en fu­tu­ro con­te­ni­do cen­tra­do en los his­pa­nos. Así pues, en los días an­te­rio­res al Día de la Elec­ción, dis­fru­ten de una par­te fas­ci­nan­te que se ha pa­sa­do por al­to en la his­to­ria de nues­tra na­ción—y ayu­den a ase­gu­rar que se na­rren otras his­to­rias del mis­mo ti­po en el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.