Os­cu­ran­tis­mo: prohi­bi­ción de li­bros en cár­ce­les

El Diario de El Paso - - Texas -

Aus­tin – El nue­vo li­bro de Dan Sla­ter “Chi­cos Lo­bo” cuen­ta la his­to­ria de dos ado­les­cen­tes me­xi­coa­me­ri­ca­nos en Te­xas que son se­du­ci­dos por los car­te­les vio­len­tos del otro la­do de la fron­te­ra y el de­tec­ti­ve de Te­xas na­ci­do en Mé­xi­co quien los ca­za. Es lú­gu­bre y vio­len­ta, sin em­bar­go es un vis­ta­zo de­ta­lla­do y re­fle­xi­vo de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se y la gue­rra con­tra las dro­gas. Ade­más fue ve­ta­do por el Co­mi­té de Re­vi­sión de los Di­rec­to­res del Departamento de Jus­ti­cia Pe­nal de Te­xas (TDCJ), el cual de­cla­ró que Chi­cos Lo­bo que­da­ba prohi­bi­do para to­dos los pri­sio­ne­ros de Te­xas aun antes de que fue­ra pu­bli­ca­do es­te mes.

El vo­ce­ro del TDCJ, Ja­son Clark, ci­ta una pá­gi­na, la cual “con­tie­ne in­for­ma­ción so­bre có­mo ocul­tar y con­tra­ban­dear nar­có­ti­cos ile­ga­les”. En otras pa­la­bras, aun­que el li­bro ilus­tra la caí­da de los dos chi­cos que cru­za­ron al la­do os­cu­ro —am­bos es­tán pa­gan­do sus con­de­nas de dé­ca­das en el sis­te­ma del TDCJ— fue ve­ta­do por las si­guien­tes dos oraciones de la pá­gi­na 124:

Ma­rio com­pró una ca­mio­ne­ta ti­po pic­kup a la cual le qui­tó los pa­ne­les y los fo­cos. El chis­te era em­pa­car las dro­gas en una par­te del vehícu­lo don­de el cuer­po no per­die­ra su so­ni­do hue­co cuan­do le pe­ga­ran.

“El sis­te­ma es tan agre­si­vo y ar­bi­tra­rio”, di­ce Sla­ter. “Si hu­bie­ran 100 oraciones que po­drían ha­ber he­cho que mi li­bro fue­ra prohi­bi­do, lo en­ten­de­ría”.

El ve­re­dic­to de TDCJ in­vo­lun­ta­ria­men­te atrae aten­ción a la Se­ma­na de los Li­bros Ve­ta­dos —una cam­pa­ña anual pa­tro­ci­na­da por mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes, in­clu­yen­do a la Aso­cia­ción de Bi­blio­te­cas Es­ta­dou­ni­den­ses— la cual co­mien­za el do­min­go.

“Es real­men­te trá­gi­co”, opi­na Deborah Cald­well, di­rec­to­ra ad­jun­ta de la Ofi­ci­na de ALA para la Li­ber­tad In­te­lec­tual, re­fi­rién­do­se tan­to a la prohi­bi­ción de Chi­cos Lo­bo co­mo al asun­to en ge­ne­ral. Ex­pli­ca que los pri­sio­ne­ros que leen tien­den a com­por­tar­se me­jor y a reha­bi­li­tar­se antes pe­ro a los ofi­cia­les de pri­sión so­la­men­te les in­tere­sa man­te­ner el po­der y el con­trol. “Pro­ba­ble­men­te hay una nue­va his­to­ria co­mo és­ta ca­da día”.

Paul Wright, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Cen­tro de Defensa de los De­re­chos Hu­ma­nos y edi­tor de No­ti­cias Le­ga­les para las Pri­sio­nes, co­men­ta que Te­xas tie­ne 15 mil li­bros ve­ta­dos pe­ro la lis­ta está cre­cien­do ex­po­nen­cial­men­te. Una vez que un li­bro in­gre­sa a la lis­ta, nun­ca sa­le”.

La lis­ta de Te­xas no so­la­men­te es lar­ga sino di­ver­sa. In­clu­ye la obra del ex se­na­dor Bob Do­le: “Una His­to­ria Ilus­tra­da de Cri­sis y Va­len­tía”; “La His­to­ria de Ana: Una jor­na­da de Es­pe­ran­za”, por Jen­na Bush; “Amé­ri­ca” de Jon Ste­wart; “La Guía del Ciu­da­dano para la Inac­ción de la De­mo­cra­cia”; y “Los 101 Me­jo­res Jue­gos de Car­tas”. Lue­go es­tán los li­bros ve­ta­dos por lo que TDCJ lla­ma “con­te­ni­do ra­cial”, ta­les co­mo “La Na­rra­ti­va de la Ver­dad Vi­si­tan­te”, el clá­si­co te­xano de fút­bol ame­ri­cano “Lu­ces del Vier­nes por la No­che”, “To­do lo que se Ele­va de­be Con­ver­ger” de Flan­nery O’Con­nor, y “Mués­tra­me un Hé­roe” de Li­sa Bel­kin, obra que ilus­tra la lu­cha para desegre­gar la vi­vien­da en Yon­kers, Nue­va York a la luz del ra­cis­mo ins­ti­tu­cio­nal.

Pe­ro no te preo­cu­pes: “Mein Kampf” de Adol­fo Hitler, “La Su­pre­ma­cía Ju­día” de David Du­ke, y el “Li­bro Na­zi Ario para Prin­ci­pian­tes Jó­ve­nes” son to­dos Kos­her –es­tán per­mi­ti­dos. Clark se rehu­só a co­men­tar di­rec­ta­men­te acer­ca de es­to.

“Te­xas es me­nos ra­cio­nal que otros es­ta­dos”, ex­pre­sa Mi­che­lle Di­llon, coor­di­na­do­ra del pro­gra­ma de la fun­da­ción sin fi­nes de lu­cro con ba­se en Seattle Li­bros para los Pre­sos, aun­que re­co­no­ce que es un pro­ble­ma na­cio­nal, es­pe­cial­men­te en es­ta­dos más con­ser­va­do­res en el Sur. Wright co­men­ta que al­gu­nas pri­sio­nes fe­de­ra­les han ve­ta­do has­ta li­bros es­cri­tos por el pre­si­den­te Oba­ma.

El pro­ce­so para Chi­cos Lo­bo fue una ex­cep­ción. En Te­xas, co­mo en la ma­yo­ría de los es­ta­dos, el juez y ju­ra­do del des­tino de un li­bro es nor­mal­men­te un em­plea­do anónimo del cuar­to de co­rres­pon­den­cia, “quien a me­nu­do no tie­ne ni es­tu­dios de pre­pa­ra­to­ria”, ex­pli­ca Wright. “De ahí, el sis­te­ma bu­ro­crá­ti­co lo mar­ca y pun­to”.

Te­xas es uno de los po­cos es­ta­dos con una ba­se de da­tos bien es­truc­tu­ra­da; ese co­mi­té nor­mal­men­te fun­ge co­mo una cor­te de ape­la­cio­nes. Por su­pues­to que los pri­sio­ne­ros que quie­ren ape­lar, no pue­den ob­te­ner una co­pia del li­bro para pre­pa­rar su ca­so. Mien­tras que la ma­yo­ría de los es­ta­dos per­mi­ten a sus pri­sio­nes ope­rar al azar, Wright co­men­ta que los es­ta­dos con ba­ses de da­tos —Ari­zo­na, Flo­ri­da, Mi­chi­gan y Ca­ro­li­na del Nor­te— “son los más sis­te­má­ti­cos y or­ga­ni­za­dos en su cen­su­ra”.

Las lis­tas ge­ne­ral­men­te no pue­den con­sul­tar­se, agre­ga Wright, y la fal­ta de trans­pa­ren­cia sig­ni­fi­ca que los edi­to­res o gru­pos o gen­te que en­vía li­bros no sa­ben lo que está prohi­bi­do.

“No hay un cri­te­rio uni­for­me”, di­ce Di­llon, agre­gan­do que al­gu­nos reclusos se han que­ja­do de que un cus­to­dio pue­de prohi­bir un li­bro que otro habría per­mi­ti­do, ya sea por­que el pri­me­ro es­ta­ba de mal hu­mor, no le cae bien el pri­sio­ne­ro para quien el li­bro iba di­ri­gi­do, o tie­ne va­lo­res más con­ser­va­do­res. Wright aña­de que cual­quier pun­to de vis­ta mi­no­ri­ta­rio —ra­cial, ét­ni­co, po­lí­ti­co o re­li­gio­so está par­ti­cu­lar­men­te pro­pen­so a ser obs­trui­do.

Pe­ro va más allá de eso. Una co­lec­ción de los so­ne­tos de Sha­kes­pea­re y una co­lec­ción de los bos­que­jos de Leo­nar­do Da­Vin­ci tam­bién fue­ron ve­ta­dos en Te­xas por su con­te­ni­do se­xual (la edi­ción de Sha­kes­pea­re te­nía una pin­tu­ra con un des­nu­do en la por­ta­da) mien­tras que un li­bro co­mo “El Pla­cer es To­do Mío”`, lleno de des­crip­cio­nes de se­xo per­ver­ti­do, pa­só sin pro­ble­mas.

Am­bos Di­llon y Sto­ne re­co­no­cen que al­gu­nos li­bros de­be­rían ser ve­ta­dos —li­bros so­bre co­mo for­zar una ce­rra­du­ra o ha­cer una bom­ba, por ejem­plo. Pe­ro el en­fo­que pa­ra­noi­co que se ha to­ma­do es una “pen­dien­te res­ba­lo­sa por­que to­do se vuel­ve sos­pe­cho­so”, ex­pli­ca Di­llon, así que un pri­sio­ne­ro no pue­de apren­der so­bre el len­gua­je de se­ñas es­ta­dou­ni­den­se por­que po­dría usar­lo para en­viar una se­ñal ni pue­de leer bio­gra­fías de lí­de­res ne­gros o acer­ca de las in­jus­ti­cias de nues­tro sis­te­ma ju­di­cial por­que pue­de vol­ver­lo me­nos coope­ra­ti­vos.

“En­ten­de­mos que hay al­gu­nas preo­cu­pa­cio­nes”, di­ce Sto­ne, pe­ro se­ña­la que ten­dría más sen­ti­do qui­tar­le cier­tos li­bros a cier­tos pri­sio­ne­ros (por ejem­plo li­bros con es­ce­nas de vio­la­cio­nes o de pe­dofi­lia a la gen­te que está con­vic­ta por esos de­li­tos) en vez de crear prohi­bi­cio­nes ge­ne­ra­li­za­das. “De­sa­for­tu­na­da­men­te, las cor­tes no han si­do ami­ga­bles con no­so­tros y apo­yan los de­re­chos de los ofi­cia­les de pri­sión en vez de los de­re­chos de los pri­sio­ne­ros a edu­car­se y reha­bi­li­tar­se”.

Wright, quien co­men­ta que “las muy muy pocas vic­to­rias” que ob­tie­nen su­ce­den en es­ta­dos me­nos con­ser­va­do­res, es más du­ro en sus eva­lua­cio­nes, di­cien­do que las cor­tes ”han re­nun­cia­do a su deber” de­jan­do que los ofi­cia­les de las pri­sio­nes creen una ley ba­sa­da en el “por­que no­so­tros lo de­ci­mos”.

Sla­ter está des­co­ra­zo­na­do por to­do es­to. “Es co­mo si vi­vié­ra­mos en el os­cu­ran­tis­mo”, ex­pre­sa. “Creo fuer­te­men­te en el po­der del co­no­ci­mien­to y la ilu­mi­na­ción y en lo que pue­den ha­cer los li­bros, es­pe­cial­men­te por al­guien que es­té de­pri­mi­do y se sien­te co­nec­ta­do a una his­to­ria”.

a los reos se les per­mi­te so­la­men­te la lec­tu­ra de cier­tos tí­tu­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.