El Par­ti­do Re­pu­bli­cano se queda sin brú­ju­la

El Diario de El Paso - - Clima - Je­ro­me Car­ti­llier/AFP

Was­hing­ton— La cam­pa­ña de 2016 a la Ca­sa Blan­ca no guar­da pa­re­ci­do con nin­gu­na otra: un año y me­dio de con­tien­da, dos ás­pe­ros de­ba­tes, de­cla­ra­cio­nes de ex­tre­ma vul­ga­ri­dad y un Par­ti­do Re­pu­bli­cano sin brú­ju­la.

A cua­tro se­ma­nas de las elec­cio­nes, los si­guien­tes son tres as­pec­tos fun­da­men­ta­les de la cam­pa­ña para es­co­ger al su­ce­sor de Ba­rack Oba­ma.

1. Trump, gol­pea­do pe­ro aún de pie

El sá­ba­do, un día des­pués de la di­vul­ga­ción de vul­ga­res co­men­ta­rios de Do­nald Trump en 2005, la can­di­da­tu­ra del mi­llo­na­rio pa­re­cía es­tar a un pa­so de la ca­tás­tro­fe.

Uno a uno, im­por­tan­tes di­ri­gen­tes del Par­ti­do Re­pu­bli­cano sal­ta­ron al rue­do para rom­per con Trump y su­ge­rir que aban­do­ne la cam­pa­ña en fa­vor de su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la, Mi­ke Pen­ce.

Dos días y un de­ba­te más tar­de, Trump si­gue co­mo un bo­xea­dor ex­haus­to con­tra las cuer­das, pe­ro que por el mo­men­to pa­re­ce ha­ber evi­ta­do una de­rro­ta por no­caut.

In­clu­so el pro­pio Pen­ce, que el fin de se­ma­na di­jo sen­tir­se “ofen­di­do” por las de­cla­ra­cio­nes de Trump so­bre mu­je­res, afir­mó el lu­nes que se sen­tía “hon­ra­do” de com­po­ner una fór­mu­la pre­si­den­cial con el po­lé­mi­co mi­llo­na­rio.

En el de­ba­te del do­min­go Hi­llary Clinton “no lo­gró dar el gol­pe del no­caut que to­dos es­pe­ra­ban”, es­ti­mó Ju­lán Ze­li­zer, pro­fe­sor de la uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton.

David Axel­rod, un ex ase­sor del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, apun­tó que Trump “no hi­zo lo su­fi­cien­te co­mo para re­ver­tir” el des­or­den ge­ne­ra­li­za­do en que se en­cuen­tra su cam­pa­ña, pe­ro “hi­zo lo ne­ce­sa­rio para evi­tar un hun­di­mien­to”.

Un son­deo del dia­rio Wall Street Jour­nal y la red NBC, di­vul­ga­do el lu­nes y rea­li­za­do antes del de­ba­te del do­min­go, mos­tró a Clinton con una ven­ta­ja de 11 pun­tos por­cen­tua­les so­bre Trump.

2. Ol­ví­den­se del de­ba­te de ideas

Al fi­nal del pri­mer de­ba­te pre­si­den­cial con­tra Clinton, Trump ase­gu­ró que ha­bía tra­ta­do de man­te­ner ele­va­do el ni­vel de la dis­cu­sión, a pe­sar de las cons­tan­tes as­pe­re­zas que sur­gie­ron.

“Cuan­do ella me ata­có so­bre las mu­je­res, es­tu­ve a pun­to de res­pon­der con las his­to­rias de las mu­je­res de su ma­ri­do (Bill Clinton). Pe­ro con­si­de­ré que no de­bía ha­cer­lo por­que su hi­ja, Chel­sea, es­ta­ba en la au­dien­cia”, di­jo Trump.

Pe­ro en el se­gun­do de­ba­te, aún con Chel­sea en la au­dien­cia, Trump cam­bió de tono y lle­gó al pun­to de acu­sar al ex pre­si­den­te Bill Clinton de ser un “abu­si­vo con mu­je­res”.

In­clu­si­ve, ho­ras antes del se­gun­do de­ba­te man­tu­vo un en­cuen­tro con cua­tro mu­je­res que des­de ha­ce años acu­san al ex pre­si­den­te por di­ver­sas agre­sio­nes se­xua­les, y pos­te­rior­men­te las in­vi­tó a acom­pa­ñar el de­ba­te en la primera fi­la.

Con es­to, el ni­vel de la cam­pa­ña in­gre­só en un te­rreno nun­ca antes ma­pea­do.

Así, con la cre­cien­te ani­mo­si­dad en­tre los dos, se tor­na di­fí­cil ima­gi­nar que el úl­ti­mo de­ba­te antes de las elec­cio­nes, pre­vis­to para el 19 de oc­tu­bre, per­mi­ta al­gún ti­po de dis­cu­sión de ideas.

3. Di­vi­di­do y en cri­sis

El día en que Trump anun­ció su can­di­da­tu­ra, en ju­nio del año pa­sa­do, el con­ser­va­dor Par­ti­do Re­pu­bli­cano (una ins­ti­tu­ción ve­ne­ra­ble en Es­ta­dos Uni­dos, fun­da­do en 1854) per­ci­bió que po­día que­dar en una po­si­ción di­fí­cil.

Pe­ro en las úl­ti­mas se­ma­nas el sen­ti­mien­to de dis­con­for­mi­dad de­jó lu­gar a un caos com­ple­to en las fi­las par­ti­da­rias.

El lu­nes, el di­ri­gen­te re­pu­bli­cano con ma­yor car­go elec­ti­vo de la ac­tua­li­dad, Paul Ryan, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, di­jo que ya no ha­rá más cam­pa­ña por Trump ni lo de­fen­de­rá, y has­ta su­gi­rió que con­si­de­ra­ba un he­cho con­su­ma­do la vic­to­ria de Hi­llary Clinton en las elec­cio­nes de no­viem­bre.

Ryan es ape­nas el úl­ti­mo de una lar­ga se­rie de in­flu­yen­tes lí­de­res re­pu­bli­ca­nos que de­ci­die­ron mar­car dis­tan­cia de Trump, va­rios de ellos in­clu­so pi­die­ron que el mag­na­te se re­ti­re de la con­tien­da.

Pe­ro Trump afir­mó que hay “ce­ro chan­ce” de que re­nun­cie a sus can­di­da­tu­ra. “Nun­ca, ja­más, me doy por ven­ci­do”, di­jo.

“Paul Ryan de­be­ría de­di­car más tiem­po” a re­fle­xio­nar so­bre la in­mi­gra­ción ile­gal, de­fen­der el em­pleo y equi­li­brar el presupuesto y “no per­der­lo en com­ba­tir al can­di­da­to re­pu­bli­cano”, afir­mó Trump en su cuen­ta de Twitter.

La rup­tu­ra en­tre am­bos di­ri­gen­tes re­pu­bli­ca­nos fue mú­si­ca para los oí­dos del equi­po de Clinton.

“Una suer­te de gue­rra ci­vil está que­bran­do al Par­ti­do Re­pu­bli­cano”, co­men­tó el lu­nes la di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­cio­nes de la cam­pa­ña de­mó­cra­ta Jen­ni­fer Pal­mie­ri.

Pe­ro para Larry Sa­ba­to, de la Uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia, “hay mu­cha más re­sis­ten­cia a Trump en­tre los lí­de­res del par­ti­do que en la ba­se”.

“La ma­yo­ría de los elec­to­res que se con­si­de­ran re­pu­bli­ca­nos van a vo­tar por Trump, y ade­más se sien­ten aban­do­na­dos por la di­ri­gen­cia del par­ti­do pre­ci­sa­men­te por ha­ber­le re­ti­ra­do el apo­yo”, se­ña­ló.

Do­nalD Trump com­pra­ba ga­lle­tas el lu­nes en una pas­te­le­ría en Moon Towns­hip, Pennsyl­va­nia

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.