Re­pu­bli­ca­nos, ¿por qué has­ta aho­ra?

El Diario de El Paso - - Opinión - Paul Krug­man The New York Ti­mes

Nue­va York – Co­mo es­tán se­ña­lan­do mu­chas per­so­nas, los re­pu­bli­ca­nos que aho­ra tra­tan de dis­tan­ciar­se de Do­nald Trump ne­ce­si­tan ex­pli­car por qué La Cinta fue un pun­to de quie­bre, cuan­do mu­chos in­ci­den­tes an­te­rio­res no lo fue­ron. El sá­ba­do, al ex­pli­car por qué re­ti­ra­ba su apo­yo, el se­na­dor John McCain de Ari­zo­na men­cio­nó: “los co­men­ta­rios so­bre los pri­sio­ne­ros de gue­rra; la fa­mi­lia Khan, de es­tre­lla do­ra­da; el juez Cu­riel, y los co­men­ta­rios inapro­pia­dos an­te­rio­res so­bre las mu­je­res” – y eso de­ja fue­ra a los me­xi­ca­nos co­mo vio­la­do­res, el lla­ma­do a la prohi­bi­ción de los mu­sul­ma­nes y mu­cho más. Así es que McCain, ¿por qué se tar­dó tan­to?

Una ex­cu­sa que es­ta­mos oyen­do aho­ra es que las nue­vas re­ve­la­cio­nes son cua­li­ta­ti­va­men­te di­fe­ren­tes; que la fal­ta de res­pe­to ha­cia las mu­je­res es una co­sa, pe­ro alar­dear so­bre el aco­so se­xual le da otra di­men­sión. Es la de­fen­sa del dé­bil, ya que, en efec­to, Trump ha es­ta­do pro­me­tien­do vio­len­cia en con­tra de las mi­no­rías to­do el tiem­po. Su in­sis­ten­cia la se­ma­na pa­sa­da de que los cin­co de Cen­tral Park, a quie­nes se exo­ne­ró con la evi­den­cia del ADN, eran cul­pa­bles y que se los de­bió de ha­ber eje­cu­ta­do, fue to­da­vía peor que La Cinta, pe­ro ape­nas si hu­bo de­nun­cias en su par­ti­do.

Y, aun si se con­si­de­ra a la de­pre­da­ción se­xual co­mo al­go que, de al­gu­na for­ma, es ex­clu­si­va­men­te inacep­ta­ble, es ne­ce­sa­rio pre­gun­ta­se dón­de es­ta­ban to­dos es­tos re­pu­bli­ca­nos san­tu­rro­nes en agos­to, cuan­do Ro­ger Ai­les – a quien Fox News aca­ba­ba de des­pe­dir por la evi­den­cia es­pe­luz­nan­te de que ha­bía uti­li­za­do su car­go pa­ra obli­gar a las mu­je­res a te­ner re­la­cio­ne se­xua­les – se in­te­gró a la cam­pa­ña de Trump co­mo ase­sor sé­nior. ¿Aca­so hu­bo al­gu­na protesta de los al­tos per­so­na­jes del Par­ti­do Re­pu­bli­cano?

Cla­ro que co­no­ce­mos la res­pues­ta: el es­cán­da­lo más re­cien­te mo­les­tó a los re­pu­bli­ca­nos, mien­tras que los an­te­rio­res no, por­que la cam­pa­ña del can­di­da­to ya caía en pi­ca­da. Incluso, es po­si­ble ver­lo en las ci­fras: la pro­ba­bi­li­dad de que un re­pu­bli­cano en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes se ba­je del tren de Trump es­tá fuer­te­men­te re­la­cio­na­da con la par­te de Oba­ma del vo­to en un dis­tri­to en el 2012. Es de­cir, los re­pu­bli­ca­nos en dis­tri­tos com­pe­ti­dos es­tán in­dig­na­dos por el com­por­ta­mien­to de Trump; los que tie­nen es­ca­ños se­gu­ros pa­re­cen ex­tra­ña­men­te in­di­fe­ren­tes.

En­tre tan­to, el eje Trump-Ai­les del abu­so plan­tea otra in­te­rro­gan­te: ¿la de­pre­da­ción se­xual que co­me­ten fi­gu­ras po­lí­ti­cas de al­ta je­rar­quía – la cual Ai­les sí era, aun si fin­gía de­di­car­se al pe­rio­dis­mo – es un fe­nó­meno par­ti­dis­ta?

So­lo pa­ra acla­rar, no es­toy ha­blan­do de un mal com­por­ta­mien­to ge­ne­ral, lo cual su­ce­de en­tre los po­lí­ti­cos (y cual­quier per­so­na) de to­das las in­cli­na­cio­nes po­lí­ti­cas. Sí, Bill Clin­ton tu­vo amo­ríos; pe­ro exis­te un mun­do de di­fe­ren­cia en­tre el se­xo con­sen­sual, por muy inapro­pia­do que sea, y el abu­so del po­der pa­ra obli­gar a los me­nos po­de­ro­sos a acep­tar tus an­sias se­xua­les. Eso es in­fi­ni­ta­men­te peor, y su­ce­de más de lo que qui­sié­ra­mos pen­sar.

Por ejem­plo, lo que aho­ra sa­be­mos que es­ta­ba pa­san­do po­lí­ti­ca­men­te en el 2006, un año en el que Na­te Cohn, el ex­per­to en en­cues­tas de The Ti­mes, su­gie­re que ofre­ce al­gu­nas lec­cio­nes pa­ra es­te año. Co­mo se­ña­la Cohn, has­ta fi­na­les de sep­tiem­bre de ese año pa­re­cía que los re­pu­bli­ca­nos con­ser­va­rían el con­trol del Con­gre­so, a pe­sar de la re­pul­sión po­pu­lar ha­cia el go­bierno de Bush. Sin em­bar­go, sur­gió el es­cán­da­lo Fo­ley: un le­gis­la­dor en el Con­gre­so fe­de­ral. Mark Fo­ley, quien fue­ra el re­pre­sen­tan­te re­pu­bli­cano por Flo­ri­da, ha­bía es­ta­do en­vian­do men­sa­jes se­xual­men­te ex­plí­ci­tos a pá­gi­nas y su par­ti­do no ha­bía ejer­ci­do ninguna ac­ción a pe­sar de las ad­ver­ten­cias. Co­mo se­ña­la Cohn, el es­cán­da­lo pa­re­ce ha­ber ro­to la pre­sa y lle­vó a la olea­da de­mó­cra­ta.

Sin em­bar­go, hay que pen­sar en qué tan­to más gran­de ha­bría po­di­do ser esa olea­da si los elec­to­res hu­bie­ran sa­bi­do lo que aho­ra sa­be­mos: que el pro­pio ex­re­pre­sen­tan­te fe­de­ral re­pu­bli­cano Den­nis Has­tert de Illi­nois, quien ha­bía si­do el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes des­de 1999, te­nía una lar­ga historia de aco­sar se­xual­men­te a chi­cos ado­les­cen­tes.

¿Por qué en to­das es­tas his­to­rias es­tán in­vo­lu­cra­dos re­pu­bli­ca­nos? Una res­pues­ta pue­de ser es­truc­tu­ral. El Par­ti­do Re­pu­bli­cano es, o era has­ta es­tas elec­cio­nes, una ins­ti­tu­ción je­rár­qui­ca y mo­no­lí­ti­ca, en la que los hom­bres po­de­ro­sos po­dían cu­brir sus pe­ca­dos mu­cho me­jor de lo que po­dían en la coa­li­ción de­mó­cra­ta mu­cho más fle­xi­ble.

Tam­bién, yo su­ge­ri­ría, hay un ci­nis­mo sub­ya­cen­te que im­preg­na a la eli­te re­pu­bli­ca­na. Es­ta­mos ha­blan­do de un par­ti­do que ha ex­plo­ta­do de tiem­po atrás la res­pues­ta ne­ga­ti­va blan­ca pa­ra mo­vi­li­zar al elec­to­ra­do de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, mien­tras que pro­mul­ga po­lí­ti­cas que, de he­cho, los da­ñan a ellos y be­ne­fi­cian a los acau­da­la­dos. Cual­quie­ra que par­ti­ci­pa en esa es­ta­fa – por­que eso es lo que es – tie­ne que te­ner el sen­ti­do de que la po­lí­ti­ca es una es­fe­ra en la que es po­si­ble sa­lir­se con la su­ya y se tie­nen las conexiones co­rrec­tas. Así es que, en cier­ta for­ma, no sor­pren­de que una can­ti­dad des­pro­por­cio­na­da de gran­des ac­to­res se sien­tan em­po­de­ra­dos pa­ra abu­sar de su po­si­ción.

Lo que nos trae de vuel­ta al hom­bre al que ca­si to­dos los re­pu­bli­ca­nos de al­ta je­rar­quía apo­ya­ban pa­ra la pre­si­den­cia has­ta ha­ce un día o dos.

Su­po­nien­do que pierda Trump, mu­chos re­pu­bli­ca­nos tra­ta­rán de fin­gir que era un ca­so to­tal­men­te apar­te, no re­pre­sen­ta­ti­vo del par­ti­do. Pe­ro no es así. Ga­nó la can­di­da­tu­ra con to­das las de la ley, lo es­co­gie­ron los vo­tan­tes que te­nían una idea bas­tan­te cla­ra de quién era. Tu­vo el apo­yo só­li­do de la eli­te has­ta ya muy avan­za­do el jue­go. Y sus vi­cios es­tán, podemos de­cir, muy de acuer­do con la tra­di­ción re­cien­te de su par­ti­do. Trump, en otras pa­la­bras, no es tan­to una ano­ma­lía, co­mo una des­ti­la­ción pu­ra de la esen­cia mo­der­na de su par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.