La tris­te y so­li­ta­ria vi­da de Trump

El Diario de El Paso - - Opinión - David Brooks The New York Ti­mes

Nue­va York –El pun­to de los de­ba­tes abier­tos es que los vo­tan­tes co­mu­nes pue­den par­ti­ci­par for­mu­lan­do pre­gun­tas. En to­dos los que yo he vis­to, el can­di­da­to vol­tea ha­cia la per­so­na, es­cu­cha aten­ta­men­te y al dar la res­pues­ta, la di­ri­ge ha­cia ella, al me­nos en par­te.

Los can­di­da­tos ha­cen eso por­que es edu­ca­do, por­que se ve bien que lo vean a uno to­man­do en se­rio a otros y por­que la ma­yo­ría de no­so­tros, en for­ma ins­tin­ti­va, quie­re es­ta­ble­cer cier­ta co­ne­xión con las per­so­nas con las que es­ta­mos ha­blan­do.

Hi­llary Clin­ton, quien no es exac­ta­men­te el ejem­plo de la intimidad, se com­por­tó en for­ma nor­mal el do­min­go por la no­che. Sin em­bar­go, no fue el ca­so de Do­nald Trump. Trump tra­tó a las per­so­nas que la plan­tea­ban las pre­gun­tas co­mo si fue­ran au­tó­ma­tas no re­la­cio­na­dos con él y dio sus res­pues­tas a un va­cío, aun cuan­do tu­vo la po­si­bi­li­dad de pa­re­cer so­li­da­rio con una atrac­ti­va jo­ven is­lá­mi­ca. Eso sub­ra­ya la so­le­dad esen­cial de Do­nald Trump. La po­lí­ti­ca es un es­fuer­zo pa­ra es­ta­ble­cer una co­ne­xión hu­ma­na, pe­ro Trump pa­re­ce in­ca­paz de eso. En esen­cia, no pue­de acon­se­jar, ni tie­ne amis­ta­des. Su equi­po de cam­pa­ña es­tá in­te­gra­do de mer­ce­na­rios fríos, en el me­jor de los ca­sos, y Roer Ai­les, en el peor. Su par­ti­do lo tra­ta co­mo a una he­dion­dez a la que to­da­vía no pue­de qui­tar.

Tu­vo fo­bia a los gér­me­nes du­ran­te ca­si to­da su vi­da y su­pri­mió el con­tac­to con otros, y, aho­ra, so­lo me lo ima­gino so­lo, en me­dio de la no­che, tui­tean­do odio.

Trump rom­pe su pro­pio ré­cord mun­dial por ser abo­mi­na­ble se­ma­nal­men­te, pe­ro, a me­di­da que la cam­pa­ña se hun­de a nue­vos ni­ve­les ba­jos, des­pués de ha­ber es­ta­do en uno ba­jo nue­vo, me doy cuen­ta de que es­toy ex­pe­ri­men­tan­do sen­ti­mien­tos de pro­fun­da tris­te­za y lás­ti­ma.

Ima­gi­nen que tu­vie­ran que pa­sar un so­lo día sin com­par­tir el ti­po de mo­men­ti­tos con ex­tra­ños y ami­gos.

Ima­gi­nen que tu­vie­ran que aguan­tar una so­la se­ma­na en un mun­do lleno de odio, ati­bo­rra­do de enemi­gos que us­te­des mis­mos ge­ne­ra­ron, y ser el ob­je­to de la re­pul­sión y el es­car­nio.

Tam­bién es­ta­rían mar­chi­tos y tor­tu­ra­dos, y se­rían re­tor­ci­dos; y, qui­zá, arre­me­te­rían con­tra el uni­ver­so y tra­ta­rían de ven­gar­se cruel­men­te de él. Pa­ra Trump esto es to­da su vi­da.

Trump si­gue ex­hi­bien­do sín­to­mas de ale­xi­ti­mia nar­ci­sis­ta, que es la in­ca­pa­ci­dad pa­ra com­pren­der o des­cri­bir las emo­cio­nes en el ser. Al ser in­ca­pa­ces de co­no­cer­se a sí mis­mos, quie­nes la pa­de­cen son in­ca­pa­ces de com­pren­der, re­la­cio­nar­se o ape­gar­se a otros.

Pa­ra de­mos­trar su pro­pia exis­ten­cia, an­sían te­ner la aten­ción in­fi­ni­ta del ex­te­rior. Al ca­re­cer de me­di­das in­ter­nas de su pro­pia va­lía, de­pen­den de cri­te­rios ex­ter­nas, pe­ro que son po­co se­gu­ros, co­mo la ri­que­za, la be­lle­za, la fa­ma y la su­mi­sión de otros.

De es­ta for­ma, pa­re­cie­ra que a Trump se le nie­gan to­dos los pla­ce­res que con­lle­van la amis­tad y la coope­ra­ción. Las mu­je­res po­drían ser fuen­tes de amor y afec­to, pe­ro en su es­ta­do des­or­de­na­do so­lo pue­de odiar­las y de­gra­dar­las. Sus in­ten­tos por te­ner intimidad son ho­rri­pi­lan­tes pa­ro­dias, en las que em­bis­te con­tra las mu­je­res co­mo si fue­ran tro­zos de car­ne.

La ma­yo­ría de no­so­tros de­ri­va­mos una cá­li­da sa­tis­fac­ción cuan­do sen­ti­mos que nues­tra vi­da es­tá ali­nea­da con va­lo­res fun­da­men­ta­les. Sin em­bar­go, Trump vi­ve en un uni­ver­so al­terno, amo­ral, ti­po Ho­ward Stern, en el que no pue­de dis­fru­tar de la dul­zu­ra que el al­truis­mo y el ser­vi­cio co­mu­ni­ta­rio pue­den brin­dar oca­sio­nal­men­te.

Los bra­vu­co­nes so­lo pue­den ex­pe­ri­men­tar paz cuan­do son crue­les. Su pre­sión san­guí­nea ba­ja en el mo­men­to en el que gol­pean al ni­ño en el par­que.

Ima­gi­nen que son Trump. Tra­tan de de­ba­tir a ba­se de alar­des. Con­tien­den por un car­go pa­ra el cual, de ninguna for­ma, es­tán cua­li­fi­ca­dos. Bus­can al­gún des­te­llo de va­li­da­ción que se des­va­ne­ce to­da­vía más de la vis­ta.

Su úni­co des­can­so pro­vie­ne de es­tar in­sul­tan­do a al­guien, cuan­do es­tán ame­na­zan­do con man­dar a la cár­cel a su opo­nen­te, cuan­do se al­zan ame­na­za­do­ra­men­te so­bre ella, co­mo si fue­ran un ma­tón ma­fio­so a pun­to de dar un gol­pe, cuan­do es­tán ru­gien­do que ella tie­ne “un odio tre­men­do en su co­ra­zón”, cuan­do que to­dos tie­nen cla­ro que us­te­des so­lo es­tán pro­yec­tan­do lo que tie­nen en el pro­pio.

La cons­ti­tu­ción emo­cio­nal de Trump sig­ni­fi­ca que so­lo pue­de pro­du­cir unas cuan­tas no­tas: fu­ria y agre­sión. En cier­to sen­ti­do, su desem­pe­ño en los de­ba­tes pa­re­ce ex­hi­bi­cio­nes del do­mi­nio de un pri­ma­te – lle­nos de gol­pes en el pe­cho y gru­ñi­dos ame­na­za­do­res. Sin em­bar­go, los pri­ma­tes tie­nen, al me­nos, ban­das con las cua­les co­nec­tar­se, mien­tras que Trump es­tá tan so­lo; si un ár­bol se ca­ye­ra en su bos­que emo­cio­nal, no haría nin­gún so­ni­do. To­do es tan pa­té­ti­co. El lu­nes, Erick Erick­son, uno de los crí­ti­cos con­ser­va­do­res de Trump, pu­bli­có un en­sa­yo con­mo­ve­dor, ti­tu­la­do: “Si mue­ro an­tes de que des­pier­tes”. Los par­ti­da­rios de Trump han ata­ca­do vio­len­ta­men­te a Erick­son. Él y su es­po­sa pa­de­cen gra­ves pro­ble­mas de sa­lud y es po­si­ble que mue­ran an­tes de que crez­can sus hi­jos. Con to­do, co­mo que­da cla­ro en el en­sa­yo, am­bos son se­res vi­vien­tes de amor, fe, de­vo­ción y ser­vi­cio. Am­bos tie­nen con­fian­za in­fi­ni­ta en la bon­dad de la crea­ción y el lu­gar lleno de gra­cia que tie­nen en ella.

Se pue­de com­par­tir la fe o no, pe­ro Erick­son vi­ve una vi­da ape­ga­da, emo­cio­nal, es­pi­ri­tual, mo­ral y co­mu­ni­ta­ria­men­te. La de Do­nald Trump, en com­pa­ra­ción, pa­re­ce su­per­fi­cial­men­te exi­to­sa y pro­fun­da­men­te mi­se­ra­ble. Nin­guno de no­so­tros que­rría vi­vir con los au­lli­dos de la sel­va de su pro­pia so­le­dad, sin im­por­tar cuán grue­so sea el do­ra­do.

El 9 de no­viem­bre, el día des­pués de que pierda Trump, no ha­brá solidaridad ni au­lli­dos de in­dig­na­ción. To­do el mun­do, sim­ple­men­te, se ale­ja­rá ca­mi­nan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.