Pe­nas ca­pi­ta­les se re­du­cen en 20 años

El Diario de El Paso - - Panorama - Jim McCu­llough/The Te­xas Tri­bu­ne

Aus­tin— Por pri­me­ra vez en 20 años, el nú­me­ro de eje­cu­cio­nes en Te­xas es­ta­rá por de­ba­jo de los dos dí­gi­tos es­te año. La ci­fra de sie­te eje­cu­ta­dos es­te año es la más ba­ja des­de 1996, cuan­do las eje­cu­cio­nes se de­tu­vie­ron en me­dio de re­tos a una nue­va ley es­ta­tal que pre­ten­día ace­le­rar el pro­ce­so de ape­la­ción a la pe­na de muer­te, de acuer­do con da­tos del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia Pe­nal de Te­xas, TDCJ. So­la­men­te una eje­cu­ción más es­tá pro­gra­ma­da pa­ra el 2016.

“Es­tá su­ce­dien­do un cla­ro cam­bio en Te­xas”, co­men­tó Ro­bert Dun­ham, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Centro de In­for­ma­ción so­bre la Pe­na de Muer­te.

Jue­ces y Cor­tes de ape­la­cio­nes re­pro­gra­ma­ron o de­tu­vie­ron en 15 oca­sio­nes las eje­cu­cio­nes pa­ra una de 11 per­so­nas en el 2016.

Al me­nos dos jue­ces de la Cor­te de Ape­la­cio­nes Pe­na­les de Te­xas han di­cho que una me­jor de­fen­sa por sus abo­ga­dos –in­clu­yen­do el traer me­jo­res ar­gu­men­tos y dispu­tan­do las con­vic­cio­nes de “cien­cia cha­ta­rra”– han con­tri­bui­do en los años re­cien­tes.

Es­te año, la Cor­te pe­nal de ma­yor ins­tan­cia en el es­ta­do en­vió va­rios ca­sos de re­gre­so a las Cor­tes ori­gi­na­les pa­ra re­sol­ver ale­ga­tos de evi­den­cia po­ten­cial­men­te frau­du­len­ta, in­clu­yen­do el de Jeff Wood, quien no ja­ló el ga­ti­llo en un ca­so de ase­si­na­to y ale­ga que su jui­cio de sen­ten­cia es­tu­vo con­ta­mi­na­do por un tes­ti­mo­nio en­ga­ño­so de un al­ta­men­te cri­ti­ca­do psi­quia­tra apo­da­do “Doc­tor Muer­te”.

“Las Cor­tes de Te­xas aho­ra es­tán cons­cien­tes de los pe­li­gros aso­cia­dos con las cien­cias fo­ren­ses y es­tán re­vi­san­do es­ta evi­den­cia”, ex­pli­có Greg Gard­ner, un abo­ga­do de­fen­sor ti­tu­lar quien re­pre­sen­ta a John Bat­ta­glia, el hom­bre pro­gra­ma­do pa­ra la úl­ti­ma eje­cu­ción del año por ha­ber ma­ta­do a sus dos hi­jas.

Dos ca­sos de pe­na ca­pi­tal pen­dien­tes en la Cor­te Su­pre­ma de Es­ta­dos Uni­dos po­drían afec­tar las de­ci­sio­nes so­bre las fe­chas pa­ra eje­cu­cio­nes, co­men­tó Dun­ham. Dua­ne Buck y Bobby Moo­re es­tán ac­tual­men­te dispu­tan­do sus sen­ten­cias en la cor­te de ma­yor ins­tan­cia de la na­ción.

Al­gu­nos ex­per­tos pien­san que la rea­li­za­ción de la pe­na de muer­te –lle­var a ca­bo la eje­cu­ción– es un in­di­ca­dor del es­ta­tus del cas­ti­go.

“Vien­do el nú­me­ro de eje­cu­cio­nes co­mo una me­di­da del uso de la pe­na de muer­te, se ob­ser­va que la pe­na ca­pi­tal va en de­cli­ve en Te­xas”, ar­gu­men­tó Dun­ham.

“Creo que aún más im­por­tan­te a lar­go pla­zo es que el nú­me­ro de nue­vas sen­ten­cias a muer­te si­gue sien­do ba­jo. Eso sig­ni­fi­ca que ha­brá me­nos y me­nos gen­te en el Co­rre­dor de la Muer­te su­je­ta a eje­cu­ción en el fu­tu­ro”.

El nú­me­ro de nue­vas con­de­nas ba­jó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te des­pués del 2005, cuan­do la ca­de­na per­pe­tua sin de­re­cho a fian­za se vol­vió la al­ter­na­ti­va pa­ra los ju­ra­dos en los jui­cios de sen­ten­cia, pe­ro los úl­ti­mos dos años han te­ni­do aún me­nos ca­sos.

Los con­da­dos de Te­xas han sen­ten­cia­do a tres hom­bres a muer­te en lo que va del año, y so­la­men­te dos re­ci­bie­ron la con­de­na el año pa­sa­do, de acuer­do con el TDCJ. Ro­bert Kep­ple, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos de Dis­tri­to y Con­da­do de Te­xas, la res­pues­ta pue­de ser tan sim­ple co­mo me­nos ase­si­na­tos.

¿Podría ser que hay mu­chos me­nos ase­si­na­tos en Te­xas es­tos úl­ti­mos 15 años, de ma­ne­ra que con­se­cuen­te­men­te ha­ya me­nos acu­sa­dos que en­fren­ten la po­si­bi­li­dad de la pe­na de muer­te?” ex­pre­só en un men­sa­je elec­tró­ni­co. “Eso, au­na­do con la ca­de­na per­pe­tua sin de­re­cho a fian­za, se tra­du­ce en me­nos con­de­nas a muer­te”.

El ín­di­ce de ase­si­na­tos en Te­xas se re­du­jo de ma­ne­ra cons­tan­te des­de 1996 has­ta el 2013, ba­jan­do de 7.7 a 4.4 ase­si­na­tos por ca­da 100 mil per­so­nas, de acuer­do con los da­tos de de­li­tos del FBI. Di­cho ín­di­ce cre­ció li­ge­ra­men­te los si­guien­tes dos años.

Ade­más de ín­di­ces más ba­jos de ase­si­na­tos, el apo­yo na­cio­nal a la pe­na de muer­te tam­bién va a la ba­ja, de acuer­do con una en­cues­ta re­cien­te por el Centro de In­ves­ti­ga­cio­nes Pew.

So­la­men­te un po­co me­nos de la mi­tad apo­ya la pe­na ca­pi­tal, el nú­me­ro más ba­jo en cua­tro dé­ca­das. La en­cues­ta no des­ta­có Te­xas en su re­por­te.

Aun­que Te­xas es­tá ex­pe­ri­men­tan­do una ba­ja his­tó­ri­ca en sus eje­cu­cio­nes, la ba­ja en el país es aún ma­yor. A ni­vel na­cio­nal ha ha­bi­do 16 eje­cu­cio­nes, el nú­me­ro más chi­co, de acuer­do con el Centro de In­for­ma­ción so­bre la Pe­na de Muer­te.

A las 7 que van en es­te 2016 se su­ma una pen­dien­te; Es­ta­do ha re­pro­gra­ma­do o de­te­ni­do las de on­ce per­so­nas de enero a la fe­cha

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.