Pi­den despenalizar con­su­mo de dro­gas ilí­ci­tas

El Diario de El Paso - - Panorama - As­so­cia­ted Press

Nue­va York — Mien­tras los es­ta­dou­ni­den­ses de­ba­ten la cre­cien­te cam­pa­ña des­ti­na­da a le­ga­li­zar la ma­ri­gua­na, dos de las or­ga­ni­za­cio­nes na­cio­na­les más pro­mi­nen­tes en la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos es­tán ex­hor­tan­do a dar un pa­so mu­cho más au­daz —despenalizar la po­se­sión y el con­su­mo per­so­nal de dro­gas ilí­ci­tas.

El miér­co­les Hu­man Rights Watch y la Unión Es­ta­dou­ni­den­se por las Li­ber­ta­des Ci­vi­les (ACLU, por sus si­glas en in­glés) emi­tie­ron el lla­ma­do con­jun­to en un por­me­no­ri­za­do in­for­me en el cual ase­ve­ran que la im­ple­men­ta­ción de las le­yes so­bre los es­tu­pe­fa­cien­tes ha arrui­na­do vi­das, des­trui­do fa­mi­lias y fo­men­ta­do la dis­cri­mi­na­ción ra­cial de ma­ne­ra in­jus­ta al tiem­po que no ha lo­gra­do con­te­ner el abu­so de­sen­fre­na­do de las dro­gas en Es­ta­dos Uni­dos.

“Ca­da 25 se­gun­dos in­gre­sa al­guien al sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal, acu­sa­do so­la­men­te de po­se­sión de dro­gas pa­ra con­su­mo per­so­nal”, di­jo Tess Bor­den, la au­to­ra del re­por­te.

“Es­tos arres­tos a gran es­ca­la han des­trui­do in­nu­me­ra­bles vi­das sin ha­cer na­da a fin de ayu­dar a la gen­te que ba­ta­lla con la de­pen­den­cia”.

Bor­den re­co­no­ció ser po­co pro­ba­ble en un fu­tu­ro cer­cano la des­pe­na­li­za­ción am­plia del con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­tes, ya sea en el Con­gre­so o en ca­da es­ta­do. Bor­den tie­ne la es­pe­ran­za de que el re­por­te fo­men­te me­di­das a ni­vel es­ta­tal y fe­de­ral pa­ra des­ti­nar un ma­yor nú­me­ro de fon­dos a los pro­gra­mas de tra­ta­mien­to y cla­si­fi­car el con­su­mo y la po­se­sión de dro­gas co­mo de­li­tos me­no­res en vez de ma­yo­res.

Si bien en cua­tro en­ti­da­des ya se le­ga­li­zó el con­su­mo de ma­ri­gua­na re­crea­ti­va, mien­tras que el mes pró­xi­mo se vo­ta­rá en cin­co más en di­cha di­rec­ción, nin­gún es­ta­do ha des­pe­na­li­za­do el con­su­mo de otros es­tu­pe­fa­cien­tes ilí­ci­tos co­mu­nes ta­les co­mo la co­caí­na y la he­roí­na.

A me­nu­do la po­se­sión de és­tas se con­si­de­ra de­li­to ma­yor.

De acuer­do con el nue­vo in­for­me, ca­da año las cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas es­ta­ta­les efec­túan más de 1.25 mi­llo­nes arres­tos por po­se­sión de dro­gas —uno de ca­da nue­ve arres­tos en el país.

En torno a las dis­pa­ri­da­des ra­cia­les, en el re­por­te se se­ña­la que los adul­tos ne­gros con­su­men a ín­di­ces si­mi­la­res e in­clu­si­ve más ba­jos que los adul­tos blan­cos, pe­ro tie­nen más del do­ble de pro­ba­bi­li­da­des de ser arres­ta­dos por po­se­sión.

En el in­for­me se ar­gu­men­ta el fra­ca­so de la “gue­rra con­tra las dro­gas” con dé­ca­das de du­ra­ción, man­te­nién­do­se aún al­tas las ta­sas de abu­so de es­tu­pe­fa­cien­tes. Se di­ce que la pe­na­li­za­ción de las dro­gas tien­de a mo­ti­var a la gen­te a con­su­mir­las en for­ma clan­des­ti­na, re­du­cien­do las pro­ba­bi­li­da­des de que re­ci­ba tra­ta­mien­to y au­men­tan­do los ries­gos de en­fer­me­da­des y so­bre­do­sis.

Sin em­bar­go, Mi­chael Ramos, fis­cal de dis­tri­to en el con­da­do San Ber­nar­dino de Ca­li­for­nia, con­si­de­ró que la des­pe­na­li­za­ción re­pre­sen­ta­ría “pe­li­gros enor­mes”.

Ramos pro­nos­ti­có que los de­li­tos so­bre la pro­pie­dad se in­cre­men­ta­rían con­for­me los con­su­mi­do­res de dro­gas lle­va­ran a ca­bo ro­bos con el pro­pó­si­to de man­te­ner sus há­bi­tos.

Se­ña­ló asi­mis­mo que los pro­gra­mas de reha­bi­li­ta­ción se ve­rían mer­ma­dos si quie­nes abu­san de los es­tu­pe­fa­cien­tes ya no tu­vie­ran la ame­na­za de la cár­cel co­mo in­cen­ti­vo pa­ra par­ti­ci­par.

“En cuan­to se le­ga­li­zan las dro­gas, esas per­so­nas no tie­nen mo­ti­va­ción pa­ra bus­car ayu­da”, opi­nó.

No obs­tan­te, Ramos re­co­no­ció que la ma­yo­ría de los pe­na­les es­ta­ta­les de­be­rían es­tar pro­por­cio­nan­do pro­gra­mas de reha­bi­li­ta­ción mu­cho más efec­ti­vos pa­ra los con­su­mi­do­res de dro­gas tras las re­jas.

“Aho­ri­ta, lo que es­ta­mos ha­cien­do es en­ce­rrar­los y ce­rrar la puer­ta”, di­jo. “Eso no sir­ve mu­cho de ayu­da”.

Al re­co­pi­lar el re­por­te, Hu­man Rights Watch y el ACLU in­for­ma­ron ha­ber en­tre­vis­ta­do a 149 per­so­nas en­cau­sa­das por con­su­mir dro­gas en Loui­sia­na, Te­xas, Flo­ri­da y Nue­va York, 64 de ellas pre­sas.

Una de ellas fue Co­rey Ladd, quien —de­bi­do ha­ber si­do arres­ta­do dos ve­ces an­tes por dro­gas— es­tá cum­plien­do en Loui­sia­na una sen­ten­cia de 17 años por po­se­sión de me­dia on­za de ma­ri­gua­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.