Mez­qui­te, ma­de­ra au­tóc­to­na que se con­vier­te en ar­te te­xano

Se pue­de par­ti­ci­par en fe­ria só­lo si un ju­ra­do de­ter­mi­na, pre­via re­vi­sión de las crea­cio­nes, que los ob­je­tos po­seen la ca­li­dad que re­quie­ren

El Diario de El Paso - - Clima - Agen­cias

Fre­de­ricks­burg, Te­xas— Fre­de­ricks­burg es un pue­blo pin­to­res­co te­xano vi­si­ta­do por tu­ris­tas que que­dan fas­ci­na­dos por su pa­sa­do his­tó­ri­co y por sus tra­di­cio­na­les fes­ti­va­les co­mo el “Fes­ti­val de las Ar­tes del Mez­qui­te”, rea­li­za­do to­dos los años en oc­tu­bre.

El Mez­qui­te es una ma­de­ra au­tóc­to­na de la re­gión co­di­cia­da por la ori­gi­na­li­dad de sus be­tas, co­lor y ca­li­dad, lo que ha­ce de las pie­zas di­se­ña­das con es­te ma­te­rial se con­vier­tan en una obra de ar­te úni­ca.

Des­de el año de 1992, ar­tis­tas ma­de­re­ros se reúnen pa­ra en­se­ñar sus ori­gi­na­les obras y mos­trar­las a un pú­bli­co que via­ja de dis­tin­tos pun­tos de Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra ad­qui­rir es­tas pie­zas úni­cas por la ra­re­za de la ma­de­ra.

Pa­ra po­der es­tar en el fes­ti­val los par­ti­ci­pan­tes de­ben de en­viar cin­co fo­to­gra­fías de sus pie­zas, y una ima­gen del lo­cal en don­de las mos­tra­rán, pa­ra ser eva­lua­das por un ju­ra­do que ca­li­fi­ca el tra­ba­jo ba­sa­do en las fo­to­gra­fías del ar­te­sano.

En es­te mer­ca­do los com­pra­do­res en­con­tra­rán pie­zas de gran va­lor ar­te­sa­nal, ca­da una ori­gi­nal y dis­tin­ta, ya que la ma­de­ra en sí tie­ne in­nu­me­ra­bles be­tas que crean un pa­trón di­fe­ren­te en ca­da obra.

El pro­ce­so de fa­bri­ca­ción de los mue­bles o ar­tícu­los es lar­go so­bre to­do en pie­zas gran­des, ya que los tron­cos del Mez­qui­te de­ben de se­car­se bien an­tes de po­der ini­ciar el tra­ba­jo.

Ade­más de los mue­bles es­ta ma­de­ra se usa tra­di­cio­nal­men­te pa­ra asar las car­nes en la parrilla en Te­xas, agre­gan­do un aro­ma y sa­bor es­pe­cial a la co­mi­da.

Tam­bién se uti­li­za en di­ver­sas re­ce­tas de ja­lea.

John Wal­ker, na­ti­vo de San An­ge­lo, co­men­zó a tra­ba­jar con la ma­de­ra crean­do me­ce­do­ras, si­llas, ban­cas y to­do ti­po de ar­tícu­los, des­cu­brien­do lo ideal que era el ma­te­rial: “Mez­qui­te es una ma­de­ra fa­bu­lo­sa—es ideal pa­ra mue­bles”, ex­pli­có en una no­ta de ranch­ma­ga­zi­ne.com

El va­lor de las pie­zas va­ría de­pen­dien­do del tiem­po, ca­li­dad de la ma­de­ra, y el di­se­ño.

Pie­zas co­mo co­me­do­res o ca­mas, os­ci­lan des­de los mil 500 a seis mil dó­la­res en al­gu­nos ca­sos.

Pa­ra aque­llos in­tere­sa­dos en co­no­cer más acer­ca del ar­te ma­de­re­ro te­jano, pue­den vi­si­tar el Mu­seo de Mez­qui­te en San An­ge­lo, Te­xas.

Dos De las pie­zas que es­tu­vie­ron a la ven­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.