Des­de aquí man­da ma­tar en Juá­rez a es­po­sa y fa­mi­lia

El Diario de El Paso - - PORTADA - Kar­la Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

Lo que pa­re­cía ser un tri­ple ho­mi­ci­dio del cri­men or­ga­ni­za­do en Juá­rez en 2008, re­sul­tó ser una serie de ase­si­na­tos pa­ga­dos por el es­po­so de una de las víctimas, pa­ra evi­tar ser se­ña­la­do por su pa­re­ja en un ca­so de vio­la­ción.

Sa­muel Ve­las­co es juz­ga­do en una Cor­te fe­de­ral de El Pa­so por pre­sun­ta­men­te pla­near el ho­mi­ci­dio de su es­po­sa, Ruth Sa­gre­do Es­co­be­do, pa­ra que no tes­ti­fi­ca­ra que él vio­ló a su hi­ja de 4 años.

“Él no que­ría ser juz­ga­do por la vio­la­ción de la ni­ña por eso pre­fi­rió ma­tar a su es­po­sa (Ruth) por­que ella era la tes­ti­go prin­ci­pal en su contra”, di­jo ayer an­te la Cor­te Ar­tu­ro Gar­cía, pa­dre de Alan Gar­cía, quien ase­si­nó a la es­po­sa de Ve­las­co, a la her­ma­na y al pa­dre de és­ta.

Ve­las­co en ese mo­men­to en­fren­ta­ba tres car­gos por abu­so se­xual de una me­nor, y ha­cía to­do lo po­si­ble por re­tra­sar su jui­cio, cam­bian­do tres ve­ces de abo­ga­do de­fen­sor pa­ra pos­po­ner au­dien­cias, se­gún los fis­ca­les. Fi­nal­men­te, de­ci­dió que la úni­ca ma­ne­ra de no ser juz­ga­do por la vio­la­ción era “bo­rrar del ma­pa” a Sa­gre­do, afir­mó la fis­cal Penny Ha­mil­ton.

La pe­na por abu­so se­xual de una me­nor es de en­tre 2 y 99 años de cár­cel.

In­ten­ta­ba eva­dir acu­sa­ción de vio­la­ción contra su hi­ja, se re­ve­la en jui­cio

De acuer­do con el tes­ti­mo­nio de Gar­cía, el acu­sa­do pla­neó mi­nu­cio­sa­men­te el ho­mi­ci­dio, ya que la idea era ha­cer que Sa­gre­do via­ja­ra a Ciu­dad Juá­rez, pa­ra ser ase­si­na­da en la ve­ci­na ciu­dad. Ya que se­gún el tes­ti­go, Ve­las­co les di­jo que ‘de aquel la­do’ no se in­ves­ti­ga­ban los ase­si­na­tos.

‘(Sa­muel) di­jo que te­nía que ser en Juá­rez por­que allá las au­to­ri­da­des no iban a in­ves­ti­gar na­da y na­die se iba a dar cuen­ta’, di­jo.

Ve­las­co nie­ga los car­gos fe­de­ra­les de cons­pi­ra­ción pa­ra co­me­ter un ase­si­na­to en otro país y de con­tra­tar a una per­so­na pa­ra co­me­ter un ase­si­na­to.

Pe­ro pa­ra ase­si­nar a su es­po­sa, Ve­las­co te­nía que dar­le un ìfuer­te mo­ti­voî pa­ra ir a Juá­rez, por lo que con­tra­tó un asesino a suel­do pa­ra que pri­me­ro ma­ta­ra al pa­dre de és­ta, el abo­ga­do Francisco Sa­gre­do Vi­lla­rreal, se­gún los fis­ca­les.

‘El plan era ma­tar al se­ñor pa­ra que Ruth fue­ra a Juá­rez y ma­tar­la en pleno fu­ne­ral en­fren­te de to­da su fa­mi­lia’, de­cla­ró Gar­cía.

Sin em­bar­go, cuan­do Ruth Sa­gre­do fue al fu­ne­ral, el si­ca­rio de­ci­dió que ha­bía de­ma­sia­da se­gu­ri­dad y no la ma­tó.

Re­tor­ci­do plan

Ve­las­co con­tra­tó co­mo ‘si­ca­rio’ a Alan Gar­cía, de 21 años, ya que te­nía an­te­ce­den­tes pe­na­les por

car­jac­king y te­nía ‘po­ten­cial pa­ra ha­cer el tra­ba­jo’ por su ca­rác­ter vio­len­to, se­gún los fis­ca­les y el pro­pio pa­dre del asesino a suel­do.

Ar­tu­ro Gar­cía co­men­tó ha­ber es­ta­do pre­sen­te las tres ve­ces que su hi­jo Alan y Ve­las­co se reunie­ron pa­ra pla­near los ase­si­na­tos, pe­ro di­jo que nun­ca ima­gi­nó que sí fue­ra a pa­sar.

‘Uno cuan­do es­tá enoja­do di­ce co­sas co­mo que quie­re ma­tar a al­guien, pe­ro nun­ca pen­sé que fue­ra en se­rio, por eso no le di­je a mi hi­jo que no lo hi­cie­ra’, di­jo.

Ve­las­co, quien ade­más de en­fren­tar car­gos por abu­so se­xual, es­ta­ba en trá­mi­tes de di­vor­cio, ofre­ció a Alan 150 mil dó­la­res que el pa­dre de Sa­gre­do te­nía en una ca­ja fuer­te en su ca­sa.

‘Le di­jo a mi hi­jo (Alan) que fue­ra a la ca­sa del se­ñor y lo ma­ta­ra ahí mis­mo y que se co­bra­ra con los 150 mil dó­la­res que ha­bía en la ca­ja fuer­te’, di­jo Gar­cía.

De acuer­do con el tes­ti­mo­nio de Gar­cía, an­tes de co­me­ter el pri­mer ase­si­na­to, Ve­las­co le dio di­ne­ro a Alan pa­ra com­prar ar­mas y to­do lo ìne­ce­sa­rioî pa­ra que to­do pa­re­cie­ra un ataque del cri­men or­ga­ni­za­do apro­ve­chan­do que Sa­gre­do Vi­lla­rreal era abo­ga­do.

‘Le di­jo a Alan que com­pra­ra ar­mas de grue­so ca­li­bre pa­ra que la Po­li­cía en Juá­rez, pen­sa­ra que ha­bían si­do los nar­cos’, ase­gu­ró Gar­cía.

De acuer­do con lo de­cla­ra­do, una se­ma­na des­pués Alan y su ‘ban­da’ -in­vi­tó a dos amigos ro­ba­ca­rros-, acri­bi­lla­ron a Sa­gre­do Vi­lla­rreal y cum­plie­ron con la pri­me­ra par­te del plan.

Tras ma­tar al pa­dre de Ruth, los Gar­cía se reunie­ron nue­va­men­te con Ve­las­co y sus her­ma­nos Em­ma­nuel y Dalia Ve­las­co, pa­ra pla­ni­fi­car la eje­cu­ción de la mu­jer que des­de el prin­ci­pio fue el ob­je­ti­vo prin­ci­pal.

Se­gún Gar­cía, Dalia Ve­las­co le mos­tró a Alan va­rias fo­to­gra­fías de Ruth pa­ra que su­pie­ra quién era el ‘blan­co y no fa­lla­ra’.

‘Es­ta se­ño­ra Dalia, sa­có un ál­bum y le en­se­ñó a m’ijo va­rias fo­tos de Ruth. Des­pués Sa­muel (Ve­las­co) dio la or­den de que la ma­ta­ra en pleno fu­ne­ral’, di­jo Gar­cía.

El plan de Ve­las­co no sa­lió co­mo lo ha­bía pla­nea­do, por lo que Ve­las­co man­dó ma­tar a Cynt­hia Sa­gre­do Es­co­be­do, her­ma­na de la mu­jer.

‘En la mis­ma fu­ne­ra­ria te­nían a dos po­li­cías muer­tos’, y es­ta­ban ahí mu­chos de sus com­pa­ñe­ros, di­jo Gar­cía, pa­dre. ‘Le di­jo (Ve­las­co) que ma­ta­ra a su her­ma­na pa­ra obli­gar­la a ir nue­va­men­te a Juá­rez’.

Un mes des­pués del ase­si­na­to del pa­dre de Ruth, Cynt­hia fue aba­ti­da a ti­ros a las afue­ras de un ho­tel pro­pie­dad de la fa­mi­lia Sa­gre­do.

Fi­nal­men­te, el 22 de no­viem­bre de 2008 du­ran­te el fu­ne­ral de su her­ma­na, Ruth fue ata­ca­da a ba­la­zos por un su­pues­to co­man­do ar­ma­do, de­ján­do­la muer­ta en el lu­gar y evi­tan­do de esa for­ma que tes­ti­fi­ca­ra en Es­ta­dos Uni­dos so­bre la vio­la­ción de su hi­ja.

‘Man­dó ma­tar al si­ca­rio’

Con la muer­te de Ruth, quien acu­sa­ba di­rec­ta­men­te a Ve­las­co de vio­lar a su hi­ja de cua­tro años, la Fis­ca­lía tu­vo que desis­tir de di­cho ca­so, di­jo la fis­cal Ha­mil­ton.

ìLa se­ño­ra Sa­gre­do, era quien po­día tes­ti­fi­car contra él (Ve­las­co) por­que la ni­ña le di­jo a ella lo que le ha­bía pa­sa­doî, de­cla­ró Ha­mil­ton an­te la Cor­te. ìYo que­ría que ese jui­cio se lle­va­ra a ca­bo, pe­ro des­gra­cia­da­men­te la se­ño­ra Sa­gre­do fue ase­si­na­da y la ni­ña por su edad no po­día de­cla­rar. Ade­más, con el tiem­po los ni­ños pequeños ol­vi­dan”.

Pe­ro Ve­las­co ter­mi­nó en la Cor­te de­bi­do a que el pa­dre de Alan Gar­cía te­mía por su vi­da. Se­gún Ar­tu­ro Gar­cía, su hi­jo Alan fue ase­si­na­do en el 2009, y sos­pe­cha que Ve­las­co lo man­dó ma­tar. An­te la po­si­bi­li­dad de que tam­bién lo tra­ta­ra de eli­mi­nar o ha­cer­le da­ño a su fa­mi­lia, de­ci­dió tes­ti­fi­car.

El jui­cio con­ti­núa hoy y se es­pe­ra que Cé­sar Al­fon­so Sil­va, tes­ti­go de Fis­ca­lía, de­cla­re en la Cor­te an­te el juez Brio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.