Or­de­na Ab­bott ha­ya más ins­pec­to­res por ni­ños en ries­go de abu­so

En el Es­ta­do hay 935 ca­sos en si­tua­ción de alar­ma por vio­len­cia fí­si­ca y/o se­xual sin in­ves­ti­gar, re­por­ta el De­par­ta­men­to de Pro­tec­ción al Me­nor

El Diario de El Paso - - TEXAS - Ma­ris­sa Evans/The Te­xas Tri­bu­ne

Aus­tin— Ayer el go­ber­na­dor Greg Ab­bott y otros lí­de­res es­ta­ta­les or­de­na­ron al De­par­ta­men­to de Ser­vi­cios de la Fa­mi­lia y Pro­tec­ción in­ten­si­fi­car las me­di­das des­ti­na­das pro­te­ger a los me­no­res que se en­cuen­tren en peligro en ho­ga­res sus­ti­tu­tos y con­te­ner el re­za­go de los que es­pe­ran uno pa­ra ser ubi­ca­dos.

Ab­bott, el vi­ce­go­ber­na­dor Dan Pa­trick y el vo­ce­ro del Con­gre­so Joe Straus di­ri­gie­ron un ofi­cio conjunto al co­mi­sio­na­do de la de­pen­den­cia Hank Whit­man gi­rán­do­le ins­truc­cio­nes pa­ra que di­se­ñe de in­me­dia­to un plan con el fin de con­tra­tar y ca­pa­ci­tar a un ma­yor nú­me­ro de in­ves­ti­ga­do­res es­pe­cia­les que atien­dan el re­za­go de me­no­res en si­tua­cio­nes de ries­go que no ha­yan te­ni­do con­tac­to ca­ra a ca­ra con Ser­vi­cios de Pro­tec­ción del Me­nor (CPS, si­glas en in­glés).

Los le­gis­la­do­res es­tán ha­cien­do asi­mis­mo un lla­ma­do pa­ra que la ins­tan­cia pla­nee un ca­len­da­rio de con­tra­ta­cio­nes y ca­pa­ci­ta­ción a efec­to de en­viar más tra­ba­ja­do­res so­cia­les a ha­cer tra­ba­jo de cam­po y con­ti­nuar co­la­bo­ran­do es­tre­cha­men­te con or­ga­ni­za­cio­nes co­mu­ni­ta­rias.

Los le­gis­la­do­res tam­bién ca­li­fi­ca­ron co­mo “inacep­ta­bles” las no­ti­cias re­cien­tes so­bre me­no­res dur­mien­do en ho­te­les y en las ofi­ci­nas de CPS.

La mi­si­va se da ape­nas ocho días des­pués de que el De­par­ta­men­to de Ser­vi­cios de la Fa­mi­lia y Pro­tec­ción die­ra a co­no­cer ci­fras en las cua­les se apre­cia que en el cur­so de seis me­ses se omi­tió re­vi­sar a casi mil me­no­res en peligro que se en­cuen­tran al cui­da­do de CPS.

Tras la muer­te de Lei­lia­na Wright de 4 años de edad a ma­nos de su pro­pia ma­dre, quien la ma­tó a pa­la­zos y co­rrea­zos, dos em­plea­dos del De­par­ta­men­to de Pro­tec­ción al Me­nor (CPS, si­glas en in­glés) fue­ron des­pe­di­dos y otro re­nun­ció a su car­go al ini­ciar­se una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na en mar­zo pa­sa­do.

En el in­for­me se des­cu­brió que los tra­ba­ja­do­res so­cia­les no vie­ron a mil 800 ni­ños den­tro de las 24 ho­ras pos­te­rio­res a re­ci­bir re­por­tes so­bre pre­sun­to abu­so o mal­tra­to.

“Tam­po­co to­le­ra­re­mos ser­vi­cios in­fe­rio­res de aten­ción re­si­den­cial sus­ti­tu­ta”, es­cri­bie­ron los lí­de­res es­ta­ta­les en el ofi­cio.

“Los pres­ta­do­res de ser­vi­cio re­si­den­cial en el es­ta­do de­ben cum­plir los es­tán­da­res más al­tos al cui­dar a nues­tros miem­bros más vul­ne­ra­bles o de­jar de par­ti­ci­par en nues­tro sis­te­ma”.

Si bien Ab­bott y otros lí­de­res es­ta­ta­les es­tán ha­cien­do a la de­pen­den­cia un lla­ma­do a que es­ta­blez­ca un plan in­de­pen­dien­te­men­te de in­quie­tu­des pre­su­pues­ta­les, no que­da cla­ro cuán­do in­ten­si­fi­ca­rá el de­par­ta­men­to sus me­di­das en vis­ta del dé­fi­cit de 40 mi­llo­nes de dó­la­res que se cier­ne y los tra­ba­ja­do­res so­cia­les ya de por sí sa­tu­ra­dos de ca­sos.

Los lí­de­res or­de­na­ron asi­mis­mo a Whit­man “re­for­zar la cul­tu­ra de ren­di­ción de cuen­tas” ase­gu­rán­do­se de que el per­so­nal “se pon­ga a la al­tu­ra del desafío” por ve­nir.

Los le­gis­la­do­res re­co­no­cie­ron los lí­mi­tes fi­nan­cie­ros de la ins­tan­cia pe­ro en­fa­ti­za­ron te­ner la “res­pon­sa­bi­li­dad de lo­ca­li­zar y pro­te­ger lo más pron­to po­si­ble a es­tos te­xa­nos vul­ne­ra­bles”.

Whit­man di­jo me­dian­te comunicado trans­mi­ti­do vía e-mail agra­de­cer que los le­gis­la­do­res “re­co­noz­can los nu­me­ro­sos asun­tos di­fí­ci­les que afron­ta­mos”, pe­ro aña­dió que “pro­te­ger a los ni­ños cons­ti­tu­ye nues­tra ma­yor prio­ri­dad”.

“Te­ne­mos que te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos”, di­jo Whit­man.

“Es­ta­mos con­cen­tran­do to­das nues­tras ener­gías en ha­cer es­to bien y en po­ner pri­me­ro la se­gu­ri­dad y el bie­nes­tar de los ni­ños, in­de­pen­dien­te­men­te de lo de­más”.

los ca­sos que ca­da in­ves­ti­ga­dor de­be asu­mir por años se han in­cre­men­ta­do de 18 en el 2014 a 23 en el 2016 y el sa­la­rio ini­cial de es­tos em­plea­dos es 39 mil dó­la­res anua­les.

En Te­xas hay 935 ca­sos de ni­ños en si­tua­ción de al­to ries­go por vio­len­cia fí­si­ca y/o se­xual, los cua­les no han si­do in­ves­ti­ga­dos de­bi­da­men­te, de acuer­do con ci­fras del CPS del pe­rio­do com­pren­di­do en­tre mar­zo y sep­tiem­bre de 2016.

Hay otros un mil 800 ca­sos que fue­ron re­vi­sa­dos pe­ro no den­tro de las 24 ho­ras pos­te­rio­res al in­ci­den­te, co­mo mar­can los pro­ce­di­mien­tos le­ga­les.

en seis me­ses se omi­tió la re­vi­sión de casi mil me­no­res que es­tán ba­jo el cui­da­do del Es­ta­do, sub­ra­ya re­por­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.