Trump, in­fierno pa­ra re­pu­bli­ca­nos

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Ross Dout­hat

Nue­va York – Ha­ce sie­te me­ses, a me­dia­dos de mar­zo, Do­nald Trump ga­nó ca­da elec­ción pri­ma­ria, ex­cep­to en Ohio, eli­mi­nó a Mar­co Ru­bio de la ca­rre­ra pre­si­den­cial, y de­jó a los lí­de­res del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en­fren­tan­do una es­cue­ta op­ción.

Po­dían mo­vi­li­zar­se to­tal­men­te en su contra, ha­cer lo po­si­ble por ne­gar­le la no­mi­na­ción, apo­yar a sus con­trin­can­tes has­ta lle­gar a la con­ven­ción, sa­bien­do que Trump tra­ta­ría de de­rri­bar los pi­la­res del par­ti­do so­bre sus ca­be­zas.

O po­dían tra­tar­lo co­mo un can­di­da­to fa­vo­ri­to nor­mal, un po­si­ble no­mi­na­do y opo­ner­se a él de una ma­ne­ra nor­mal o sim­ple­men­te ha­cer las pa­ces con su in­mi­nen­te vic­to­ria.

Es­co­gie­ron la se­gun­da op­ción – en par­te por­que mu­chos de ellos des­pre­cia­ban a Ted Cruz más de lo que te­mían a Trump, pe­ro ma­yor­men­te por­que te­mían un rom­pi­mien­to en el par­ti­do, te­mían la ira de Trump y la de­ser­ción ma­si­va de sus elec­to­res, te­mían lo que po­dría pa­sar si se caían los pi­la­res.

Esa es­tra­te­gia re­qui­rió que los pro­mi­nen­tes re­pu­bli­ca­nos pre­sen­ta­ran al país a un no­mi­na­do pre­si­den­cial al que con­si­de­ra­ban no ap­to pa­ra ocu­par la pre­si­den­cia.

Se re­que­ría que ellos pa­sa­ran de la cam­pa­ña a la elec­ción ge­ne­ral de un hom­bre cu­ya po­si­ble vic­to­ria mu­chos de ellos con­si­de­ra­ban con un ra­zo­na­ble te­mor.

Te­nían que com­pro­me­ter­se con los prin­ci­pios y la pru­den­cia por el bien de la uni­dad del par­ti­do, es­pe­ran­do que en cier­to mo­men­to – tal vez en el 2020 o más allá – los ex­tre­mos ries­gos que la no­mi­na­ción de Trump pro­vo­ca­ría al país pu­die­ran ser jus­ti­fi­ca­dos por al­gún lo­gro pos­tT­rump pa­ra el bien co­mún.

Sin em­bar­go, en su de­fen­sa, los es­ce­na­rios al­ter­nos real­men­te eran bas­tan­te des­agra­da­bles.

Pa­ra que el par­ti­do es­tu­vie­ra com­ple­ta­men­te en contra de Trump des­pués del mes de mar­zo hu­bie­ra si­do ne­ce­sa­rio, en el me­jor de los ca­sos, ne­gar­le la no­mi­na­ción aun cuan­do era muy pro­ba­ble que ga­na­ra una cla­ra plu­ra­li­dad de de­le­ga­dos.

El peor es­ce­na­rio que en­fren­ta­ría el par­ti­do una vez que Trump eli­mi­nó a Cruz y a John Ka­sich a prin­ci­pios de ma­yo, hu­bie­ra si­do des­po­jar­lo de la no­mi­na­ción que ha­bía ga­na­do jus­ta­men­te de acuer­do a las re­glas exis­ten­tes del Co­mi­té Na­cio­nal Re­pu­bli­cano.

En el pa­sa­do, en aque­llos sa­lo­nes lle­nos de hu­mo, es­to po­dría ha­ber sig­ni­fi­ca­do una co­sa, pe­ro en nues­tra épo­ca de elec­cio­nes pri­ma­rias ma­yor­men­te de­mo­crá­ti­cas y las ex­pec­ta­ti­vas de la “vo­lun­tad de la gen­te” po­dría ha­ber si­do una pe­sa­di­lla.

El caos, pro­tes­tas y aban­dono de la con­ven­ción hu­bie­ra si­do só­lo el prin­ci­pio: si Trump no lle­vó a ca­bo el desafío de un ter­cer par­ti­do es de­bi­do a los obs­tácu­los de lo­gís­ti­ca y gas­tos, en ese ca­so hu­bie­ra apa­re­ci­do en ca­da ca­nal de ca­ble des­po­tri­can­do en contra de Paul Ryan y Rein­ce Prie­bus y la fór­mu­la Cruz-Ka­sich des­de ju­nio has­ta no­viem­bre, mien­tras que to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción lo hu­bie­ran azu­za­do con de­lei­te y una gran par­te de la pren­sa con­ser­va­do­ra es­ta­ría a su fa­vor.

Al igual que An­drew Jack­son, su es­pi­ri­tual an­ces­tro, Trump hu­bie­ra te­ni­do que de­nun­ciar “una ne­go­cia­ción co­rrup­ta” y se com­pro­me­te­ría a vol­ver a pos­tu­lar­se en el 2020, aun­que les ur­gi­ría a sus sim­pa­ti­zan­tes a apo­yar la fór­mu­la Cruz-Ka­sich y man­te­ner­se en ca­sa.

Su ira y la sen­sa­ción de trai­ción que ten­drían sus elec­to­res hu­bie­ran en­via­do a los can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos ofi­cia­les ren­guean­do ha­cia una pro­ba­ble de­rro­ta en el mes de no­viem­bre, hu­bie­ra so­ca­va­do cual­quier es­fuer­zo que hu­bie­ran he­cho los po­lí­ti­cos re­pu­bli­ca­nos pa­ra que acu­die­ran a las ur­nas y hu­bie­ra am­plia­do la gue­rra ci­vil del par­ti­do has­ta la pre­si­den­cia de Hi­llary Clin­ton.

Un en­ten­di­ble te­mor de es­te es­ce­na­rio pro­vo­có que Ryan, Prie­bus y el res­to de la ba­se del par­ti­do es­co­gie­ra un ca­mino de me­nor re­sis­ten­cia, que fue dar­le el apo­yo a Trump.

¿Fue un com­pro­mi­so de mo­ra­li­dad, pa­trio­tis­mo y honor?

Tal vez, pe­ro por lo me­nos se com­pro­me­tie­ron a im­pe­dir que se des­plo­ma­ra el par­ti­do y sus pi­la­res.

Ex­cep­to que no fun­cio­nó de esa ma­ne­ra. Trump es ofi­cial­men­te el no­mi­na­do re­pu­bli­cano, no Cruz, ni Ka­sich ni al­gún ca­ba­lle­ro blan­co de úl­ti­mo mi­nu­to, mien­tras que Ryan y Prie­bus si­gue apo­yán­do­lo ofi­cial­men­te.

Aun­que to­dos sus com­pro­mi­sos no les ha ser­vi­do de na­da: el caos que la éli­te del Par­ti­do Re­pu­bli­cano es­pe­ra­ban con­te­ner al ren­dir­se an­te Trump ha afec­ta­do al par­ti­do de to­das ma­ne­ras.

Los lí­de­res del par­ti­do te­nían mie­do de que Trump pu­die­ra eno­jar­se con ellos si le ne­ga­ban su no­mi­na­ción; en lu­gar de eso, es­tá ira­cun­do con ellos por rehu­sar­se a ser­vir­le de ta­pe­te a su mi­so­gi­nia y alar­des por­no­grá­fi­cos que han si­do gra­ba­dos.

Te­nían mie­do de ha­cer eno­jar a su ba­se elec­to­ral opo­nién­do­se a él en la con­ven­ción, pe­ro en lu­gar de eso, han he­cho eno­jar a su ba­se elec­to­ral por man­te­ner­lo en la úl­ti­ma par­te de la elec­ción.

Te­mían que hu­bie­ra una gue­rra de re­pu­bli­ca­nos contra re­pu­bli­ca­nos, con­ser­va­do­res contra con­ser­va­do­res y ya lo lo­gra­ron.

Te­mían el co­lap­so, una de­rro­ta inevi­ta­ble y es muy pro­ba­ble que su­ce­dan las dos co­sas.

Ade­más, te­mían que el es­pec­tro de un de­rro­ta­do Do­nald Trump se pu­sie­ra en contra de una co­rrup­ta ne­go­cia­ción en la con­ven­ción du­ran­te to­do el 2016 y más allá.

En lu­gar de eso, van a te­ner a un Do­nald Trump en contra de la cla­se di­ri­gen­te po­lí­ti­ca, se­rá co­mo una cu­chi­lla­da por la es­pal­da, des­de el mo­men­to en que cie­rren las ur­nas el 8 de no­viem­bre has­ta que ga­ne la no­mi­na­ción en el 2020 o ex­pi­re el úl­ti­mo sus­pi­ro.

La his­to­ria en su día a día no es un jue­go de mo­ra­li­dad. Sin em­bar­go, en al­gu­nas oca­sio­nes exis­te un cla­ro es­car­mien­to, un mo­men­to en el que los jui­cios de la Pro­vi­den­cia son ri­gu­ro­sos.

Y así po­dría ser pa­ra los hom­bres que di­ri­gen el Par­ti­do Re­pu­bli­cano en su in­fierno Trum­piano.

Al do­blar la ro­di­lla an­te Trump la pri­ma­ve­ra pa­sa­da, pen­sa­ron que com­pra­rían la uni­dad del par­ti­do y con­ti­nua­rían com­par­tien­do el po­der, pa­gan­do por ello con un po­co de su de­cen­cia, un po­qui­to de su pa­trio­tis­mo y una piz­ca de su honor.

Pron­to po­drán dar­se cuen­ta que con es­te tra­to com­pra­ron un se­ve­ro ajus­te de cuen­tas y que to­do lo que he­re­da­rán se­rá el ai­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.