En­fer­me­da­des se­xua­les aquí, tan co­mu­nes co­mo la gripe

El Diario de El Paso - - Portada - Sa­bri­na Zu­ni­ga/El Dia­rio de El Pa­so

Ca­si 6 mil per­so­nas en El Pa­so han acu­di­do al mé­di­co en lo que va del 2016 por­que ya no so­por­ta­ban los sín­to­mas de la gripe.

La in­fluen­za es una en­fer­me­dad co­mún, co­mo con­fir­man los da­tos del De­par­ta­men­to de Sa­lud Pú­bli­ca de la ciu­dad. Lo sor­pren­den­te es que las en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual (ETS) son tan co­mu­nes co­mo la gripe.

Se­gún ci­fras del De­par­ta­men­to de Epi­de­mio­lo­gía del De­par­ta­men­to de Sa­lud Pú­bli­ca, es­te año los mé­di­cos e ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud han re­por­ta­do 4 mil 437 ca­sos de cla­mi­dia, 513 ca­sos de he­pa­ti­tis C, 335 ca­sos de go­no­rrea y 224 de sí­fi­lis. Eso sin con­tar otras ETS co­mo el her­pes, chan­cros, tri­co­mo­nia­sis y ve­rru­gas ge­ni­ta­les, de los que no hay un con­teo lo­cal for­mal.

“Es­tas en­fer­me­da­des son con­si­de­ra­das de al­ta in­fluen­cia”, di­jo Fer­nan­do Gon­zá­lez, di­rec­tor de Epi­de­mio­lo­gía. “Son pro­pias de la edad ju­ve­nil, cuan­do la ac­ti­vi­dad se­xual es más in­ten­sa, y en oca­sio­nes no es pro­te­gi­da”.

De he­cho, des­pués de la in­fluen­za, las en­fer­me­da­des trans­mi­si­bles más co­mu­nes en El Pa­so son la cla­mi­dia, la go­no­rrea, la he­pa­ti­tis y la sí­fi­lis, se­gún re­por­tes de Sa­lud Pú­bli­ca. A ni­vel na­cio­nal, las ten­den­cias son si­mi­la­res.

“Los nú­me­ros son altos, pe­ro año tras año y mes tras mes se re­fle­jan nú­me­ros si­mi­la­res”, di­jo Gon­zá­lez.

El que el nú­me­ro de en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual en El Pa­so sea al­to no ne­ce­sa­ria­men­te en­cien­de fo­cos ro­jos en­tre las au­to­ri­da­des de sa­lud lo­ca­les. Los fun­cio­na­rios di­cen que es po­si­ti­vo que la gen­te va­ya con el mé­di­co o bus­que tra­ta­mien­to si se sien­te mal por cual­quier mo­ti­vo. El én­fa­sis de­be ser en el tra­ta­mien­to y la pre­ven­ción, di­je­ron.

El Pa­so cuen­ta con una po­bla­ción que en pro­me­dio es más jo­ven que el res­to del país. Es­to –te­ner un mayor por­cen­ta­je de per­so­nas en edad re­pro­duc­ti­va– y te­ner tam­bién una al­ta po­bla­ción flo­tan­te de hom­bres jó­ve­nes (por ejem­plo, sol­da­dos sol­te­ros de Fort Bliss), in­flu­ye en las ta­sas de in­fec­ción.

Pa­ra las au­to­ri­da­des de sa­lud, el có­mo se con­traen las in­fec­cio­nes es se­cun­da­rio al pres­tar el cui­da­do mé­di­co.

“El pro­gra­ma de pre­ven­ción con­tra las ETS es am­plio y con mu­cha de­man­da aquí en la ciu­dad. Nos con­cen­tra­mos pri­mor­dial­men­te en en­fer­me­da­des co­mo la sí­fi­lis, des­pués el VIH, go­no­rrea y cla­mi­dia”, di­jo Kris­tal Gallardo, ge­ren­te de la clí­ni­ca de Ser­vi­cios pa­ra En­fer­me­da­des de Trans­mi­sión Se­xual en El Pa­so.

“El he­cho de que la ci­fra se mues­tre al­ta in­di­ca que es­ta­mos de­tec­tan­do a los pacientes, así co­mo al círcu­lo don­de se pu­die­ron ha­ber in­fec­ta­do, por­que las ETS in­vo­lu­cran dos o más per­so­nas”, agre­gó.

sOn Ma­les pro­pios de ac­ti­vi­dad in­ten­sa sin pro­tec­ción, afir­ma epi­de­mió­lo­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.