En pro­me­dio, mue­re en el país un ni­ño al día, por ar­ma

Es­tu­dio ana­li­za más de mil ca­sos en­tre el 1 de enero del 2014 y el 30 de ju­nio de 2016

El Diario de El Paso - - El Paso - As­so­cia­ted Press

Hous­ton— Ho­ras an­tes, Bry­son Mees-Her­nán­dez era un ni­ño fe­liz de cua­tro años al que le gus­ta­ba mu­cho Iron­man y Hulk, así co­mo Los Ven­ga­do­res. Aho­ra, cuan­do ago­ni­za­ba en un hos­pi­tal de Hous­ton con el ce­re­bro hin­cha­do con­se­cuen­cia de un dis­pa­ro en el ros­tro, su ma­dre le de­cía al pe­que­ño que es­ta­ba bien mo­rir.

‘Cuan­do te vas del otro la­do’, re­cuer­da ha­ber­le di­cho, ‘verás que mami llo­ra mu­cho. Pe­ro no se­rá por­que es­tá enoja­da, sino por­que te ex­tra­ña’.

‘No fue cul­pa tu­ya’, di­jo la mu­jer, Crystal Mees.

Pe­ro, ¿de quién es la cul­pa?

Bry­son se dis­pa­ró un ti­ro en la ca­ra en enero con un De­rrin­ger ca­li­bre 22 que su abue­la guar­da­ba de­ba­jo de la ca­ma. Fue un ac­ci­den­te, que pue­de ser atri­bui­do a una can­ti­dad de fac­to­res, des­de la negligencia de la abue­la has­ta la in­ca­pa­ci­dad del Go­bierno y de la in­dus­tria ar­ma­men­tís­ti­ca pa­ra ase­gu­rar­se de que no ocu­rren es­te ti­po de epi­so­dios.

As­so­cia­ted Press y USA To­day Net­work se pro­pu­sie­ron ave­ri­guar cuán­tos in­ci­den­tes de es­te ti­po ha ha­bi­do.

Y com­pro­ba­ron que en los pri­me­ros seis me­ses de es­te año han muer­to un pro­me­dio de un ni­ño por día –bas­tan­te más de lo que se­ña­lan las es­ta­dís­ti­cas del go­bierno– co­mo con­se­cuen­cia de ac­ci­den­tes que in­vo­lu­cran ar­mas.

Tra­ge­dias co­mo la de Bry­son se re­pi­ten a dia­rio en to­do el país. Niños cu­rio­sos en­cuen­tran ar­mas car­ga­das, sin se­gu­ros, en sus ca­sas o en vehícu­lo y las dis­pa­ran ac­ci­den­tal­men­te, hi­rién­do­se ellos mis­mos o a otros. Mu­chos ado­les­cen­tes, ge­ne­ral­men­te mos­tran­do las ar­mas a sus ami­gos o her­ma­nos, ter­mi­nan dis­pa­rán­do­las.

Usan­do in­for­ma­ción reuni­da por la or­ga­ni­za­ción no par­ti­dis­ta Gun Vio­len­ce Archive, ar­tícu­los de pren­sa y fuen­tes pú­bli­cas, los dos me­dios in­for­ma­ti­vos pa­sa­ron seis me­ses ana­li­zan­do las cir­cuns­tan­cias de ca­da muer­te o he­ri­da pro­duc­to de ac­ci­den­tes en los que niños no ma­yo­res de 17 años dis­pa­ran ar­mas de fue­go en­tre el 1 de enero del 2014 y el 30 de ju­nio de es­te año. En to­tal ana­li­za­ron más de mil ca­sos.

Al­gu­nas de las co­sas que en­con­tra­ron:

• Hay más muer­tes y he­ri­dos en­tre los niños me­no­res de cin­co años; los me­no­res de tres años son los que más ve­ces dis­pa­ran un ar­ma o son víc­ti­mas de dis­pa­ros.

• Tam­bién se per­ci­be un in­cre­men­to en es­tos epi­so­dios en­tre los ado­les­cen­tes de 15 a 17 años, en los que las víc­ti­mas ge­ne­ral­men­te mue­ren cuan­do re­ci­ben ba­la­zos dis­pa­ra­dos por otros me­no­res y so­bre­vi­ven si ellas mis­mas se pe­gan un ti­ro.

• Los es­ta­dos del sur re­gis­tran el mayor pro­me­dio de in­ci­den­tes en los que un me­nor dis­pa­ra un ar­ma.

La gran ma­yo­ría de es­tos epi­so­dios in­vo­lu­cran a va­ro­nes, ya sea que dis­pa­ran un ar­ma o re­ci­ben un ti­ro. Un in­ci­den­te ocu­rri­do el año pa­sa­do en Sh­re­ve­port, Loui­sia­na, es un buen ejem­plo.

Ca­me­ron Pri­ce, de cua­tro años, y su her­mano Ka’Da­rius, de seis, pa­sea­ban en sus bi­ci­cle­tas afue­ra del Le­vings­ton Mo­tel, don­de su fa­mi­lia se alo­ja­ba en una ha­bi­ta­ción de 30 dó­la­res la no­che.

In­gre­sa­ron a la ha­bi­ta­ción, don­de va­rios co­no­ci­dos de sus pa­dres fu­ma­ban ma­ri­gua­na. Ha­bía un ar­ma dan­do vuel­tas, una pis­to­la ne­gra ca­li­bre 40, y los niños pen­sa­ron que era de ju­gue­te.

De re­pen­te so­nó un dis­pa­ro y Ca­me­ron ca­yó muer­to.

Ka’Da­rius le di­jo a la Po­li­cía: ‘apre­té el bo­tón ma­lo’.

Los Cen­tros pa­ra el Con­trol y la Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des (co­no­ci­dos por sus si­glas en in­glés, CDC) di­je­ron que en el 2014, el úl­ti­mo año pa­ra el cual hay ci­fras, mu­rie­ron 74 me­no­res tras re­ci­bir un dis­pa­ro ac­ci­den­tal.

El aná­li­sis de AP y USA To­day com­pro­bó 113 muer­tes ese año.

Si bien los dis­pa­ros ac­ci­den­ta­les cons­ti­tu­yen un por­cen­ta­je me­nor de las muer­tes pro­vo­ca­das por ar­mas, los sec­to­res que pro­pug­nan un con­trol de ar­mas más es­tric­to di­cen que esas muer­tes se pue­den evi­tar me­dian­te le­yes más se­ve­ras que obli­guen a las per­so­nas a guar­dar sus ar­mas en si­tios se­gu­ros y des­car­ga­das.

Quie­nes de­fien­den los de­re­chos de los due­ños de ar­mas adu­cen que esas medidas le res­tan efec­ti­vi­dad a las ar­mas en ca­sos de emer­gen­cia. Ci­tan­do es­ta­dís­ti­cas de los CDC, la Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle (NRA) sos­tie­ne que esas muer­tes han mer­ma­do pro­nun­cia­da­men­te en las úl­ti­mas dé­ca­das y que las po­si­bi­li­da­des de que un ni­ño mue­ra de un dis­pa­ro ac­ci­den­tal son de ‘una en un mi­llón’.

Bob An­der­son, di­rec­tor de la Uni­dad de Es­ta­dís­ti­cas de Mor­ta­li­dad del Cen­tro Na­cio­nal pa­ra Es­ta­dís­ti­cas de la Sa­lud de los CDC, di­jo que la NRA em­plea es­ta­dís­ti­cas que no re­fle­jan el ries­go que re­pre­sen­tan las ar­mas pa­ra los me­no­res. Ex­pre­só que la di­fe­ren­cia en­tre las ci­fras ofi­cia­les y las del es­tu­dio de AP y USA To­day Net­work es ‘sig­ni­fi­ca­ti­va e im­por­tan­te’, pe­ro no sor­pren­den­te.

Aña­dió que su de­pen­den­cia siem­pre pen­só que las es­ta­dís­ti­cas de muer­tes por dis­pa­ros ac­ci­den­ta­les son de­ma­sia­do ba­jas y no re­fle­jan la reali­dad.

Los pro­pul­so­res de con­tro­les de ar­mas más es­tric­tos pi­den al Go­bierno que es­tu­die más a fon­do es­te te­ma, más con­cien­ti­za­ción del pú­bli­co y le­yes más ri­gu­ro­sas.

Eso es pre­ci­sa­men­te lo que pro­mue­ve Cy­ris­tal Mees en Te­xas tras la muer­te de su hi­jo en la ca­sa de su ma­dre.

Mees ha­bía da­do a luz una be­bi­ta po­cos me­ses an­tes y ne­ce­si­ta­ba dor­mir, por lo que lle­vó a Bry­son y a su her­ma­ni­ta de dos años a lo de su abue­la pa­ra que pa­sa­sen la no­che allí.

Lue­go de re­ci­bir su ba­ño, Bry­son se acos­tó con su abue­lo, que ya es­ta­ba dor­mi­do. Su abue­la, An­na Sper­ber, se que­dó dor­mi­da con la her­ma­ni­ta de Bry­son en un si­llón de la sa­la de es­tar.

Cuan­do se le­van­tó en me­dio de la no­che pa­ra bus­car una man­ta, vio a Bry­son bo­ca aba­jo en el pi­so de la ha­bi­ta­ción. Pen­só que es­ta­ba dor­mi­do.

Pe­ro no­tó un pro­mon­to­rio en su ca­be­za y lue­go vio la pis­to­la que te­nía de­ba­jo de la ca­ma jun­to al mu­cha­cho. Se ha­bía pe­ga­do un ti­ro en­ci­ma del ojo iz­quier­do.

Crystal Mees res­pon­sa­bi­li­za a su ma­dre por la muer­te de su hi­jo y ha de­ja­do de ha­blar­le. Ya no de­ja a sus otros dos hi­jos en la ca­sa de la abue­la. Di­ce que le ha­bía pe­di­do ex­pre­sa­men­te a la ma­dre que guar­da­se el ar­ma le­jos del al­can­ce de los niños.

La mu­jer pro­mue­ve en Te­xas una ley que ha­ga más fá­cil el en­jui­cia­mien­to de per­so­nas que no to­man las medidas ne­ce­sa­rias pa­ra que los me­no­res no ten­gan ac­ce­so a sus ar­mas.

Se diS­pa­ran fa­ta­li­da­des; Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle mi­ni­mi­za las pro­ba­bi­li­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.