Las re­ve­la­cio­nes de Wi­ki­Leaks so­bre Hi­llary Clin­ton

El Diario de El Paso - - Opinión - Andrés Op­pen­hei­mer

Mia­mi – He leí­do al­gu­nas de las re­ve­la­cio­nes de Wi­ki­Leaks so­bre las su­pues­ta­men­te es­can­da­lo­sas declaraciones de Hi­llary Clin­ton en sus dis­cur­sos a puer­tas ce­rra­das a gru­pos de ban­que­ros. Y, pa­ra ser ho­nes­tos, lo que di­jo la can­di­da­ta no me­re­ce más que elo­gios.

Lo que di­jo Clin­ton en sus dis­cur­sos pa­ga­dos a ban­que­ros de Wall Street es par­te de los mi­les de co­rreos elec­tró­ni­cos ro­ba­dos del bu­zón de John Po­des­ta, di­rec­tor de cam­pa­ña de Clin­ton, y da­dos a co­no­cer por Wi­ki­Leaks con po­si­ble ayu­da del Go­bierno ru­so, se­gún fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses. La cam­pa­ña de Clin­ton di­ce que Wi­ki­Leaks es­tá ayu­dan­do abier­ta­men­te al can­di­da­to re­pu­bli­cano Do­nald Trump.

Una de las re­ve­la­cio­nes que Wi­ki­Leaks y la cam­pa­ña de Trump ha­bían pre­sen­ta­do co­mo más ver­gon­zo­sa pa­ra Clin­ton fue su de­cla­ra­ción so­bre el li­bre co­mer­cio su­pues­ta­men­te he­cha en un dis­cur­so a un ban­co bra­si­le­ño en el 2013.

En ese dis­cur­so, se­gún el co­rreo ro­ba­do, Clin­ton di­jo: "Mi sue­ño es un mer­ca­do co­mún he­mis­fé­ri­co, con li­bre co­mer­cio y fron­te­ras abier­tas, en al­gún mo­men­to del fu­tu­ro". Clin­ton agre­gó que "ne­ce­si­ta­mos un plan con­cer­ta­do pa­ra au­men­tar el co­mer­cio" he­mis­fé­ri­co, y que "te­ne­mos que re­sis­tir el pro­tec­cio­nis­mo".

¡Bra­vo! No po­dría es­tar más de acuer­do. Di­cho sea de pa­so, ésa ha si­do la po­si­ción de to­dos los re­cien­tes Pre­si­den­tes re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas des­de Ro­nald Rea­gan has­ta Geor­ge W. Bush. Y es una pos­tu­ra que tam­bién ha si­do asu­mi­da par­cial­men­te por el Pre­si­den­te Oba­ma, quien apo­ya el Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca (TPP), que fa­ci­li­ta­ría el li­bre co­mer­cio en­tre Es­ta­dos Uni­dos y 11 paí­ses de Asia y Amé­ri­ca La­ti­na.

De­sa­for­tu­na­da­men­te, Clin­ton no di­ce eso en pú­bli­co en es­tos días. Des­de que ella dio ese dis­cur­so en pri­va­do hace tres años, Fox News y la cam­pa­ña de Trump han con­ver­ti­do las pa­la­bras "fron­te­ras abier­tas" en un si­nó­ni­mo de des­truc­ción, cri­men y te­rro­ris­mo.

Hoy día, Clin­ton tam­po­co ha­bla mu­cho a fa­vor del li­bre co­mer­cio por­que te­me per­der vo­tos en es­ta­dos in­dus­tria­les co­mo Ohio. Du­ran­te su se­gun­do de­ba­te, Trump re­pi­tió la ase­ve­ra­ción de que el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio en­tre EU, Ca­na­dá y Mé­xi­co (TLCAN) "es qui­zá el acuer­do co­mer­cial más desas­tro­so de la his­to­ria mun­dial".

En ri­gor, TLCAN ha si­do en gran par­te un éxi­to pa­ra los tres paí­ses. Al igual que en cual­quier acuer­do a gran es­ca­la, ha ha­bi­do ga­na­do­res y per­de­do­res, pe­ro, en general, ha si­do be­ne­fi­cio­so.

En pri­mer lu­gar, aun­que al­gu­nos em­pleos ma­nu­fac­tu­re­ros es­ta­dou­ni­den­ses fue­ron tras­la­da­dos a Mé­xi­co, se crea­ron otros, me­jor pa­ga­dos, en Es­ta­dos Uni­dos. Las ex­por­ta­cio­nes de EU a Mé­xi­co hoy día res­pal­dan al­re­de­dor de 6 mi­llo­nes de em­pleos es­ta­dou­ni­den­ses, se­gún un es­tu­dio del Wil­son Cen­ter.

En se­gun­do lu­gar, los em­pleos ma­nu­fac­tu­re­ros de EU se­gui­rán des­apa­re­cien­do en gran me­di­da por la au­to­ma­ti­za­ción, y no por Mé­xi­co. Tra­tar de res­tau­rar los em­pleos ma­nu­fac­tu­re­ros de la dé­ca­da de 1950 -en lu­gar de crear nue­vos y me­jo­res em­pleos- es una ilu­sión po­lí­ti­ca.

En ter­cer lu­gar, si Trump im­ple­men­ta­ra su pro­pues­ta de im­po­ner im­pues­tos del 35 al 45 por cien­to a las im­por­ta­cio­nes de EU pro­ce­den­tes de Mé­xi­co y Chi­na, sus medidas pro­tec­cio­nis­tas pro­vo­ca­rían una gue­rra co­mer­cial. La úl­ti­ma vez que hu­bo una gue­rra co­mer­cial a ni­vel glo­bal fue en 1929, y su re­sul­ta­do fue la Gran De­pre­sión.

En cuar­to lu­gar, si no fue­ra por el TLCAN, Mé­xi­co se­ría más po­bre y más me­xi­ca­nos tra­ta­rían de cru­zar la fron­te­ra. Por otro la­do, ha­bría mu­cho me­nos in­mi­gra­ción ile­gal si un nuevo acuer­do co­mer­cial fa­ci­li­ta­ra las ca­de­nas de su­mi­nis­tros in­dus­tria­les en las Amé­ri­cas que be­ne­fi­cia­ra a to­das las par­tes y con­vir­tie­ra el con­ti­nen­te en un cen­tro de ex­por­ta­cio­nes ha­cia el res­to del mundo.

Cuan­do es­tas elec­cio­nes ha­yan ter­mi­na­do, y -es­pe­re­mos- Trump pa­se a la his­to­ria co­mo lo más cer­ca que es­tu­vo Es­ta­dos Uni­dos de con­ver­tir­se en una re­pú­bli­ca ba­na­ne­ra con su pro­pio au­tó­cra­ta nar­ci­sis­ta, Was­hing­ton de­be­ría re­vi­vir la idea de un acuer­do de li­bre co­mer­cio he­mis­fé­ri­co.

Es­ta cla­ro que na­da de es­to es po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to en es­tos días, en me­dio del po­pu­lis­mo ais­la­cio­nis­ta de Trump y del vo­to del Bre­xit en Gran Bre­ta­ña. Pe­ro lo que Wi­ki­Leaks y la cam­pa­ña de Trump des­cri­bie­ron co­mo una re­ve­la­ción ex­plo­si­va de Clin­ton so­bre un nuevo acuer­do co­mer­cial de las Amé­ri­cas es una ex­ce­len­te idea que de­be­ría ser re­su­ci­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.