Do­nald Trump vs. la pren­sa li­bre

El Diario de El Paso - - Opinión -

Nue­va York – No de­be de sor­pren­der que Do­nald Trump, el can­di­da­to re­pu­bli­cano a la Pre­si­den­cia, sea tan ig­no­ran­te so­bre las le­yes cons­ti­tu­cio­na­les co­mo lo es res­pec­to a to­dos los otros te­mas re­la­ti­vos al pues­to más al­to del país.

Sin em­bar­go, la mi­si­va que los abo­ga­dos de Trump en­via­ron el miér­co­les al Ti­mes —en la cual él ame­na­zó con de­man­dar al pe­rió­di­co por pu­bli­car un ar­tícu­lo en don­de se ex­pli­can a de­ta­lle las ale­ga­cio­nes de dos mujeres que ase­gu­ran Trump les ha­bía he­cho to­ca­mien­tos o las ha­bía be­sa­do sin su con­sen­ti­mien­to— re­sul­ta ex­tra­or­di­na­ria por su in­ter­pre­ta­ción com­ple­ta­men­te ma­la tan­to de los he­chos co­mo de la ley.

En la mi­si­va se ta­cha al ar­tícu­lo de ser “di­fa­ma­to­rio”, “im­pru­den­te” y “ca­lum­nia­dor”, se le ca­li­fi­ca co­mo un “es­fuer­zo po­lí­ti­ca­men­te mo­ti­va­do por de­rro­tar la can­di­da­tu­ra del se­ñor Trump” y acu­sa al Ti­mes de no in­ves­ti­gar de ma­ne­ra ade­cua­da la ver­dad en torno a los ale­ga­tos.

Re­cien­te­men­te The Palm Beach Post, la re­vis­ta Peo­ple, NBC News y una te­le­vi­so­ra del es­ta­do de Was­hing­ton han da­do a co­no­cer ase­ve­ra­cio­nes si­mi­la­res de otras mujeres.

El jue­ves, Da­vid McC­raw, vi­ce­pre­si­den­te y subase­sor general del Ti­mes, res­pon­dió a la ame­na­za de Trump con una lec­ción acer­ca de las le­yes bá­si­cas so­bre di­fa­ma­ción y las ga­ran­tías de li­ber­tad de pren­sa que brin­da la Pri­me­ra En­mien­da.

Los ale­ga­tos de li­be­lo se ba­san en “la pro­tec­ción de la repu­tación pro­pia”, es­cri­bió McC­raw, sin que na­da en el ar­tícu­lo pu­bli­ca­do ha­ya te­ni­do el más li­ge­ro efec­to en la repu­tación de Trump, la cual él ha crea­do al, en­tre otras co­sas, pre­su­mir re­pe­ti­da­men­te to­car mujeres sin el con­sen­ti­mien­to de ellas.

El Ti­mes ac­tuó den­tro de su de­re­cho al pu­bli­car la no­ta, aña­dió McC­raw, de­bi­do a que Trump es una fi­gu­ra pú­bli­ca y el te­ma po­see im­por­tan­cia na­cio­nal. Y a di­fe­ren­cia de lo que ase­gu­ra él, los re­por­te­ros del Ti­mes tra­ba­ja­ron a efec­to de con­fir­mar las ver­sio­nes de las mujeres e in­clu­ye­ron la ne­ga­ción que Trump hace de las acu­sa­cio­nes.

Des­de lue­go que el Ti­mes es­tá muy fa­mi­lia­ri­za­do con ame­na­zas de li­ti­gios por par­te de fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les y otras fi­gu­ras pú­bli­cas que se opo­nen a que el pe­rió­di­co re­por­te so­bre ellos. New York Ti­mes v. Sullivan, el fa­llo uná­ni­me de la Su­pre­ma Cor­te en 1964, fue el que es­ta­ble­ció el prin­ci­pio de que pro­mo­ver el dis­cur­so de in­te­rés pú­bli­co es fun­da­men­tal pa­ra una de­mo­cra­cia, y por lo tan­to el pe­rió­di­co es­ta­ría pro­te­gi­do de los ale­ga­tos de di­fa­ma­ción he­chos por fi­gu­ras pú­bli­cas, aun si pu­bli­ca­ra declaraciones erró­neas, siem­pre y cuan­do el pe­rió­di­co no tu­vie­ra co­no­ci­mien­to de que la ase­ve­ra­ción fue­ra fal­sa o ig­no­ra­ra im­pru­den­te­men­te su ver­dad o fal­se­dad.

En su opi­nión pa­ra el tri­bu­nal su­pe­rior, el ma­gis­tra­do Wi­lliam Bren­nan Jr. es­cri­bió que “el de­ba­te pú­bli­co cons­ti­tu­ye un de­ber po­lí­ti­co, y que es­to de­be ser un prin­ci­pio fun­da­men­tal del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se. “Di­cho de­ba­te ‘bien pue­de in­cluir ata­ques vehe­men­tes, mor­da­ces y en oca­sio­nes des­agra­da­ble­men­te fe­ro­ces al Go­bierno y los fun­cio­na­rios pú­bli­cos”.

Se­gún el pun­to de vis­ta de Trump, ta­les prin­ci­pios no de­ben exis­tir. “Voy a abrir nues­tras le­yes so­bre li­be­lo pa­ra que cuan­do se es­cri­ban a pro­pó­si­to ar­tícu­los ne­ga­ti­vos y ho­rri­bles y fal­sos po­da­mos de­man­dar y ga­nar mu­cho di­ne­ro”, di­jo en fe­bre­ro.

Por no men­cio­nar que sien­do pre­si­den­te, no ten­dría au­to­ri­dad al­gu­na pa­ra al­te­rar las le­yes es­ta­ta­les de di­fa­ma­ción.

Cla­ro que la ame­na­za de Trump de de­man­dar po­dría re­sul­tar hue­ca, co­mo han si­do tan­tas otras ame­na­zas an­te­rio­res —cu­yo pro­pó­si­to principal es es­ti­mu­lar a una ba­se ira­cun­da—. Pe­ro se tra­ta de otro alar­man­te re­cor­da­to­rio en torno a lo que po­dría sig­ni­fi­car una pre­si­den­cia de Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.