Có­mo sa­ber si un lu­nar es pe­li­gro­so

El Diario de El Paso - - Salud -

La for­ma que pre­sen­ta, el co­lor y las do­len­cias son só­lo al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra eva­luar las po­si­bles ano­ma­lías de un lu­nar

De for­ma na­tu­ral la piel desa­rro­lla cier­tos cre­ci­mien­tos y man­chas que se pro­du­cen es­pe­cí­fi­ca­men­te por las cé­lu­las de pig­men­to lla­ma­das: me­la­no­ci­tos.

Es­tos pe­que­ños bul­ti­tos sue­len acom­pa­ñar­nos por el res­to de la vi­da. Sin em­bar­go, mu­chas ve­ces no se le pres­ta aten­ción a cier­tos as­pec­tos co­mo su for­ma, cre­ci­mien­to, y en oca­sio­nes el cuer­po pue­de es­tar dan­do señales pa­ra es­tar ¡Aler­ta!

Un pun­to im­por­tan­te pa­ra sa­ber si un lu­nar es pe­li­gro­so o no es su asi­me­tría, es de­cir, que no tie­ne for­mas de­fi­ni­das y pre­sen­ta bor­des irre­gu­la­res. Mu­chas ve­ces es­to in­di­ca que pue­de ha­ber un po­si­ble me­la­no­ma, y por eso es re­co­men­da­ble rea­li­zar un che­queo mé­di­co a tiem­po.

Otro as­pec­to im­por­tan­te es el mo­men­to de apa­ri­ción. Los lu­na­res sorpresa de­ben ser re­vi­sa­dos lo an­tes po­si­ble, y más si su cre­ci­mien­to es no­to­rio con el tiem­po. Su­ma­do a es­to, el co­lor tam­bién re­pre­sen­ta un pun­to a iden­ti­fi­car. Si un lu­nar tie­ne to­nos ho­mo­gé­neos hay po­si­bi­li­da­des que no sea can­ce­rí­geno, en cam­bio cuan­do exis­ten va­rios to­nos es im­por­tan­te tra­tar el ca­so.

Jun­to a es­to, otros as­pec­tos a to­mar en con­si­de­ra­ción son las in­fla­ma­cio­nes, la pi­ca­du­ra, el san­gra­do o la pre­sen­cia de do­len­cias en la zo­na. ¡Ojo con es­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.