Sem­bran­do odio

El Diario de El Paso - - Portada - • Jor­ge Ra­mos

Mia­mi— Yo lo vi. Na­die me lo con­tó. Cons­tru­ye­ron su suás­ti­ca con ma­de­ra y cla­vos, po­co an­tes que se me­tie­ra el sol en el jar­dín tra­se­ro de una ca­sa en una pe­que­ña po­bla­ción de Ohio. No pue­do de­cir dón­de. Ese fue el acuer­do pa­ra po­der pre­sen­ciar la ce­re­mo­nia. Al ano­che­cer, una vein­te­na de su­pre­ma­cis­tas blan­cos le pren­die­ron fue­go a la suás­ti­ca, mien­tras sa­lu­da­ban al es­ti­lo na­zi con el bra­zo de­re­cho y gri­ta­ban ‘¡white po­wer, white po­wer!’ (¡po­der blan­co, po­der blan­co!).

Es di­fí­cil creer que es­to es­tá pa­san­do en va­rias po­bla­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos, a só­lo mi­nu­tos de gran­des ae­ro­puer­tos. El nú­me­ro de gru­pos ex­tre­mis­tas ha cre­ci­do dra­má­ti­ca­men­te. El Sout­hern Po­verty Law Cen­ter (SPLC) cal­cu­la que en el 2015 au­men­tó de 784 a 892 el nú­me­ro de gru­pos ra­di­ca­les y de 72 a 190 el de aso­cia­cio­nes vin­cu­la­das al Ku Klux Klan. Aún no sa­be­mos có­mo ter­mi­na­rá el 2016 pe­ro to­do in­di­ca que el odio va al alza.

Me he pa­sa­do los úl­ti­mos seis me­ses, jun­to con un gru­po de pe­rio­dis­tas y ci­neas­tas, via­jan­do por to­do Es­ta­dos Uni­dos pa­ra re­por­tar y fil­mar un do­cu­men­tal so­bre el au­men­to de los crí­me­nes de odio. Y lo que me en­con­tré es su­ma­men­te pe­li­gro­so y preo­cu­pan­te.

Un lí­der del Ku Klux Klan (Im­pe­rial Wi­zard) en Te­xas me di­jo sin nin­gún ti­tu­beo que él era su­pe­rior a mí só­lo por­que él era blan­co y yo his­pano. Un in­te­lec­tual de la lla­ma­da ‘de­re­cha al­ter­na­ti­va’ (o alt-right, en in­glés) en Vir­gi­nia me ad­vir­tió que, tar­de o tem­prano, yo me ten­dría que ir de Es­ta­dos Uni­dos, jun­to con mi­llo­nes de his­pa­nos, pa­ra que ellos pu­die­ran re­cons­truir un país ma­yo­ri­ta­ria­men­te blan­co.

Los su­pre­ma­cis­tas blan­cos es­tán eno­ja­dos y asus­ta­dos. En unas tres dé­ca­das, los blan­cos (no his­pa­nos) –que son un 60 por cien­to de la po­bla­ción– de­ja­rán de ser ma­yo­ría. El fu­tu­ro de Es­ta­dos Uni­dos es co­mo Te­xas, Ca­li­for­nia y Nue­vo Mé­xi­co, don­de hoy to­dos los gru­pos son mi­no­rías. Pe­ro es pre­ci­sa­men­te esa visión mul­ti­rra­cial y mul­ti­cul­tu­ral del fu­tu­ro de la na­ción la que re­cha­zan los más ra­cis­tas.

Las pa­la­bras de Do­nald Trump, por su­pues­to, los mo­ti­van. Él di­ce co­sas que nin­gún otro po­lí­ti­co a ni­vel na­cio­nal se ha atre­vi­do a de­cir. Eso es lo que se lla­ma ‘teo­ría de ac­ti­va­ción’.

Cuan­do un gru­po –co­mo los ex­tre­mis­tas blan­cos– se sien­te ame­na­za­do, bus­ca lí­de­res que iden­ti­fi­quen al enemi­go, que ver­ba­li­cen sus mie­dos y que ex­pli­quen un plan de ac­ción. Eso es lo que ha he­cho Trump al pro­po­ner un mu­ro con Mé­xi­co, la de­por­ta­ción de mi­llo­nes y el im­pe­dir la en­tra­da al país a mu­sul­ma­nes.

Ade­más, cuan­do los ex­tre­mis­tas blan­cos se sien­ten ame­na­za­dos por los cam­bios de­mo­grá­fi­cos re­cu­rren al odio y a la vio­len­cia. Co­no­cí a una in­mi­gran­te so­ma­lí a quien le re­ven­ta­ron un va­so de cer­ve­za en la ca­ra só­lo por no ha­blar in­glés y a un in­mi­gran­te me­xi­cano a quien dos her­ma­nos gol­pea­ron bru­tal­men­te en una ca­lle de Bos­ton, mien­tras ala­ba­ban la can­di­da­tu­ra de Trump.

Es­tos no son he­chos ais­la­dos. El año pa­sa­do hu­bo 63 ata­ques con­tra mez­qui­tas, se­gún el Cen­ter for Ame­ri­can Pro­gress, y 20 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das por su­pre­ma­cis­tas blan­cos, de acuer­do con el con­teo del SPLC. Las pa­la­bras im­por­tan y, cuan­do vie­nen car­ga­das de odio por par­te de fi­gu­ras pú­bli­cas, pue­den re­sul­tar mor­ta­les.

Los gru­pos ra­cis­tas, co­mo los que co­no­cí en la fil­ma­ción del do­cu­men­tal, sue­len re­unir­se se­cre­ta­men­te y ali­men­tan sus pre­jui­cios –y su mem­bre­sía– en la pri­va­ci­dad de In­ter­net. Ahí na­die los cues­tio­na. Las re­des so­cia­les son una de sus prin­ci­pa­les ar­mas de re­clu­ta­mien­to. Pe­ro en es­ta cam­pa­ña elec­to­ral, han sa­li­do de la os­cu­ri­dad y es­tán ocu­pan­do es­pa­cios pú­bli­cos y par­ti­ci­pan­do en me­dios de co­mu­ni­ca­ción que an­tes evi­ta­ban.

Lle­vo 33 años vi­vien­do en Es­ta­dos Uni­dos y nun­ca ha­bía sen­ti­do tan­to odio. Ro­dea­do de ex­tre­mis­tas blan­cos gri­tan­do ‘white po­wer’ vi có­mo se apa­ga­ba len­ta­men­te la suás­ti­ca en la mi­tad de la no­che. Ha­blé lo me­nos po­si­ble; ten­go acen­to al ha­blar in­glés y ese no era un lu­gar se­gu­ro pa­ra in­mi­gran­tes co­mo yo. De pron­to me di cuen­ta que to­do es­to es­ta­ba pa­san­do en el país cu­ya de­cla­ra­ción de In­de­pen­den­cia di­ce des­de 1776 que to­dos los hom­bres son crea­dos igua­les.

Posdata. El do­cu­men­tal que fil­ma­mos, lla­ma­do Ha­te Ri­sing (Sem­bran­do odio), se po­drá ver pró­xi­ma­men­te en ci­nes de Los Án­ge­les y Nue­va York, y en las ca­de­nas de te­le­vi­sión Uni­vi­sión y Fu­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.