La gra­ti­tud en­gen­dra go­zo

El Diario de El Paso - - Portada - • Ra­bino Levi Green­berg

El va­lor de la gra­ti­tud no de­be­ría ser sub­es­ti­ma­do.

La ca­pa­ci­dad pa­ra re­co­no­cer lo bueno que uno ex­pe­ri­men­ta y ex­pre­sar el apre­cio por ello es una ca­rac­te­rís­ti­ca no­ble a desa­rro­llar. De he­cho, al­guien que es agra­de­ci­do ru­ti­na­ria­men­te, tien­de tam­bién a ser más fe­liz.

Es­to, en po­cas pa­la­bras, es el men­sa­je del fes­te­jo ju­dío de Su­cot. In­me­dia­ta­men­te des­pués de las Al­tas Fies­tas de Rosh Has­ha­ná (oc­tu­bre 2–4) y Yom Kip­pur (oc­tu­bre 11 y 12), el Se­ñor or­de­nó al pue­blo ju­dío a ce­le­brar el ‘Fes­ti­val de Su­cot (Ca­ba­ñas)’, en Le­ví­ti­co 22:34. Su­cot es una ce­le­bra­ción go­zo­sa de sie­te días (de oc­tu­bre 16 al 25) que, ex­tra­ña­men­te, no es po­pu­lar­men­te co­no­ci­da en la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se.

Pro­gra­ma­da en oto­ño, al fi­nal de la co­se­cha, cuan­do los gran­je­ros –la ocu­pa­ción pre­do­mi­nan­te en Is­rael en tiem­pos bí­bli­cos–, han lle­na­do los gra­ne­ros y re­co­gi­do la pro­duc­ción del año an­te­rior, es un tiem­po pa­ra re­go­ci­jar­se y apre­ciar la ple­ni­tud que Dios ha pro­vis­to pa­ra el año que ini­cia.

Ade­más, es la es­ta­ción mar­ca­da por Dios pa­ra con­me­mo­rar los mé­to­dos mi­la­gro­sos en que pro­ve­yó a los is­rae­li­tas mien­tras deam­bu­la­ban 40 años por el de­sier­to, ca­mino a la Tie­rra Pro­me­ti­da. Aun­que con­ta­ban con vas­tos re­cur­sos pro­ve­nien­tes de sus an­ti­guos cap­to­res, simplemente no ha­bía ma­ne­ra de otor­gar un alo­ja­mien­to apro­pia­do pa­ra al­gu­nos mi­llo­nes de per­so­nas en el tie­rras yer­mas, ¡sin im­por­tar el pre­cio! Por esa ra­zón re­ci­bie­ron co­bi­jo, co­mi­da, agua y se­gu­ri­dad di­rec­ta­men­te de Dios.

Es por ello que, du­ran­te una se­ma­na, se nos or­de­na vi­vir en una ‘su­ca’: una es­truc­tu­ra cons­trui­da de pa­re­des lo su­fi­cien­te­men­te só­li­da pa­ra ha­cer fren­te al vien­to, pe­ro te­cha­da con sim­ple fo­lla­je que ha­ya si­do re­co­gi­do de la tie­rra. La ex­po­si­ción a los ele­men­tos y la in­se­gu­ri­dad re­la­ti­va de la su­ca nos re­cuer­da de las con­di­cio­nes pre­ca­rias que en­fren­ta­ron nues­tros an­te­pa­sa­dos en los al­bo­res del sur­gi­mien­to de la na­ción, así co­mo la reali­dad de que Dios es el pro­vee­dor má­xi­mo pa­ra to­das nues­tras ne­ce­si­da­des. És­te es un ejer­ci­cio de gra­ti­tud y por lo tan­to es apro­pia­do lla­mar­le ‘la es­ta­ción del re­go­ci­jo’, al tiem­po que re­co­no­ce­mos la bon­dad que re­ci­bi­mos to­dos y ca­da uno de los días.

Es­te año, Su­cot se ce­le­bra des­de el atar­de­cer del do­min­go 16 has­ta el mar­tes 25 de oc­tu­bre.

Pa­ra co­no­cer más, vi­si­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.