El úl­ti­mo adiós a la mas­co­ta de la ca­sa en su si­tio fa­vo­ri­to

Una vez que los due­ños de­ci­den dor­mir­las, en Ama­ri­llo una doc­to­ra ideó ir a don­de se sien­ta más có­mo­do el ani­mal pa­ra ale­jar­lo del ‘es­trés’ de la ve­te­ri­na­ria

El Diario de El Paso - - Opinión - Lau­ren Kos­ki / Ama­ri­llo Glo­be-News

Ama­ri­llo, Te­xas— El día lle­ga­rá. Ha­brá una úl­ti­ma co­rre­tea­da en el par­que pa­ra pe­rros, un úl­ti­mo via­je de ca­ce­ría, un úl­ti­mo ara­ña­zo en la puer­ta del ba­ño, un úl­ti­mo ra­tón aban­do­na­do fren­te a la puer­ta, una úl­ti­ma acu­rru­ca­da an­tes de la ho­ra de dor­mir.

Pa­ra mu­chos due­ños de mas­co­tas, és­te es el día que se rehú­san a te­ner en men­te. Es el día en que la vi­da se po­ne do­lo­ro­sa­men­te de ca­be­za de cuan­do esas pa­ti­tas pa­sea­ban fe­li­ces a tra­vés de la ca­sa. Es el día en que una mas­co­ta ama­da par­te de es­te mun­do.

Con­for­me las mas­co­tas to­man un pa­pel más cen­tral en nues­tras vi­das, la preo­cu­pa­ción de la ca­li­dad de sus vi­das y muer­tes se ha in­cre­men­ta­do.

Acu­pun­tu­ra, die­tas es­pe­cia­les, eu­ta­na­sia en la ca­sa, en­tie­rros trans­mi­ti­dos en lí­nea y ri­tos de fu­ne­ra­les ca­ros han –pa­ra mu­cha gen­te– sus­ti­tui­do el tra­di­cio­nal en­tie­rro en el pa­tio.

“Las mas­co­tas aho­ra son fa­mi­lia, y me­re­cen to­da la dig­ni­dad y el res­pe­to de su cui­da­do pos­te­rior”, co­men­tó Cheryl Ro­ber­tson, co­pro­pie­ta­ria y di­rec­to­ra del Ce­men­te­rio y Cre­ma­to­rio pa­ra Mas­co­tas Puen­te Ar­coí­ris al Cie­lo.

Ha­ce dos años Allie, la pe­rra de la doc­to­ra Jen­na Beyer, cum­plió 10 años. Es­ta­ba sa­na, pe­ro a par­tir de ese día Beyer co­men­zó a con­si­de­rar a Allie una adul­ta ma­yor.

“Yo pa­sé por es­ta eta­pa de lo que aho­ra sé que es aflic­ción an­ti­ci­pán­do­me a su par­ti­da, que al­gún día lle­ga­rá, y ella de­tes­ta ir a la clí­ni­ca ve­te­ri­na­ria cuan­do la ten­go que lle­var a al­go”, ex­pli­có Beyer al Ama­ri­llo Glo­be-News.

“Mi co­ra­zón se en­co­gía de pen­sar en que en sus úl­ti­mos mo­men­tos ella po­dría es­tar pen­san­do ‘es­toy ate­rra­da de es­tar aquí, ¿por qué me tra­jis­te aquí?’”.

Beyer, ve­te­ri­na­ria en Ama­ri­llo, co­men­zó a bus­car otras al­ter­na­ti­vas pa­ra el fi­nal de la vi­da de Allie. No ha­bía mu­cho apar­te de la tra­di­cio­nal eu­ta­na­sia en la clí­ni­ca.

Así que Beyer creó Ser­vi­cios Ve­te­ri­na­rios Ma­nos que Cui­dan, un ne­go­cio de acu­pun­tu­ra y eu­ta­na­sia en ca­sa. Lle­va con­si­go el equi­po clí­ni­co ne­ce­sa­rio, me­nos el es­trés y el caos, a don­de la mas­co­ta se sien­te có­mo­da, sea su pro­pio ho­gar, los bra­zos de sus pa­dres o su par­que fa­vo­ri­to.

Beyer ex­pli­có que ella cree que es un fin “más com­pa­si­vo” pa­ra el ani­mal, y ex­hor­ta a los due­ños de mas­co­tas a con­si­de­rar los be­ne­fi­cios.

“Es una op­ción. No es simplemente una char­la­ta­ne­ría don­de es­ta ve­te­ri­na­ria vie­ne y po­ne a dor­mir a tu pe­rro”, acla­ra Beyer.

“Sien­to que la ma­yo­ría de la gen­te no tie­ne una al­ter­na­ti­va cuan­do se tra­ta de de­jar que su mas­co­ta par­ta en paz”.

To­dos reuni­dos, mien­tras su co­ra­zón se den­te­nía

Ella re­cuer­da a un clien­te que te­nía a una pe­rra usa­da pa­ra te­ra­pia; di­cho clien­te apro­ve­chó el mo­men­to de la eu­ta­na­sia co­mo un ser­vi­cio con­me­mo­ra­ti­vo de la co­mu­ni­dad pa­ra la pe­rra que ha­bía trans­for­ma­do tan­tas vi­das.

Una co­mu­ni­dad de ami­gos cer­ca­nos se reunió al­re­de­dor de la pe­rra mien­tras ya­cía plá­ci­da­men­te en su pa­tio, y el due­ño hi­zo un mol­de de ba­rro con la hue­lla de la pa­ta de la pe­rra a ma­ne­ra de re­cuer­do. Los ami­gos se que­da­ron y com­par­tie­ron his­to­rias de la vi­da de la pe­rra, acom­pa­ña­das con ri­sas y lá­gri­mas, con­for­me su co­ra­zón se de­te­nía.

“Fue un gran ho­nor ser par­te de eso”, ex­cla­mó Beyer.

Sha­ron Ellis se en­con­tró en la clí­ni­ca ve­te­ri­na­ria a prin­ci­pios de sep­tiem­bre, pre­pa­rán­do­se a sí mis­ma y a su ma­ri­do Da­vid pa­ra de­cir adiós a su ama­da pe­rra, Peggy Sue. La ha­bían res­ca­ta­do años atrás. Aho­ra, te­nía in­su-

fi­cien­cia car­día­ca con­ges­ti­va y ha­bía lle­ga­do el mo­men­to. Ellis re­la­tó que se to­mó unos días pa­ra pre­pa­rar­se ade­cua­da­men­te.

“Co­men­cé a rea­li­zar lla­ma­das te­le­fó­ni­cas por­que no iba a ti­rar su cuer­po así na­da más”, di­jo Ellis.

Co­mún­men­te, las mas­co­tas que son pues­tas a dor­mir en una clí­ni­ca ve­te­ri­na­ria son re­co­gi­das por el De­par­ta­men­to de Ma­ne­jo y Bie­nes­tar de Ani­ma­les de Ama­ri­llo pa­ra des­ha­cer­se de ellos, ex­pli­có su di­rec­tor Ri­chard Ha­vens.

Se trans­por­tan las mas­co­tas a un re­lleno sa­ni­ta­rio y se les des­com­po­ne de ma­ne­ra na­tu­ral jun­to con aque­llos dor­mi­dos en el al­ber­gue de la ciu­dad y los ani­ma­les do­més­ti­cos y sal­va­jes muer­tos que se re­co­gie­ron de las ca­lles, agre­gó Ha­vens.

Pa­ra Peggy Sue, Ellis se de­ci­dió por otra op­ción: la cre­ma­ción.

El en­tie­rro en un ce­men­te­rio pa­ra mas­co­tas y so­bre to­do la cre­ma­ción, se han vuel­to op­cio­nes po­pu­la­res en­tre los due­ños de mas­co­tas.

Mien­tras Ellis bus­ca­ba op­cio­nes de ser­vi­cios cre­ma­to­rios, co­no­ció a Ro­ber­tson en Puen­te Ar­coí­ris al Cie­lo. Ellis ex­pli­có que su­po que ahí era don­de lle­va­ría a Peggy Sue, quien es­ta­ba con­va­le­cien­te.

“Lla­mé a va­rios cre­ma­to­rios pe­ro (Ro­ber­tson) fue la úni­ca a la que pa­re­ció im­por­tar­le”, di­jo Ellis. “Sa­bía cuán emo­ti­va me en­con­tra­ba yo du­ran­te la lla­ma­da. Sa­bía que yo la es­ta­ba pa­san­do muy mal, y le lla­mé tres o cua­tro días an­tes de si­quie­ra de­ci­dir­me a lle­var a Peggy Sue al ve­te­ri­na­rio”.

Ellis co­men­tó que una de las me­jo­res par­tes de la ex­pe­rien­cia fue la pe­que­ña pe­rri­ta de Ro­ber­tson, Bryn.

Es­ta­ba en el con­sul­to­rio pa­ra brin­dar te­ra­pia ca­ni­na a Ellis, co­mo ha­ce con la ma­yo­ría de los clien­tes del ce­men­te­rio y cre­ma­to­rio.

“Mi fi­lo­so­fía siem­pre ha si­do ‘uno más’”, ex­pli­có Ro­ber­tson.

“Uno más. Ase­gu­rar­me de que ba­rro bien el cre­ma­to­rio una vez más. Se ve va­cío, se ve lim­pio, pe­ro... ¿y si se me pa­só un pe­que­ño col­mi­llo? Quie­ro que con­ser­ven ese col­mi­llo. Un abra­zo más. ¿Lu­ces co­mo que po­drías ne­ce­si­tar só­lo un abra­zo más?”.

Ro­ber­tson co­men­tó que ella lle­va el su­fri­mien­to de sus clien­tes día y no­che; ha reuni­do sus his­to­rias.

Ha vis­to lá­pi­das de mi­les de dó­la­res —al­tas y mag­ní­fi­cas— so­bre­sa­lir del ce­men­te­rio de­trás del cre­ma­to­rio. Y ha re­ci­bi­do a clien­tes que ex­ca­va­ron sus pa­tios pa­ra sa­car a sus mas­co­tas y se las lle­va­ron pa­ra que las cre­ma­ra an­tes de mu­dar­se de ca­sa.

Acon­se­ja pre­vi­sión

“Al igual que con la gen­te”, Ro­ber­tson ex­hor­ta a los due­ños de mas­co­tas a que pla­neen ade­lan­tán­do­se a la muer­te de su mas­co­ta qué se­rá lo que que­rrán pa­ra su mas­co­ta lle­ga­do el mo­men­to.

“Pa­ra mí, es exac­ta­men­te lo mis­mo que con una per­so­na”, ex­pre­só Ro­ber­tson.

“Quie­ro que (los clien­tes) lle­guen aquí y sien­tan que fue­ron tra­ta­dos igual que si hu­bie­ran ido a una fu­ne­ra­ria pa­ra per­so­nas, por­que ellos se sien­ten exac­ta­men­te igual so­bre sus mas­co­tas. Tú no les di­rías: ‘Ay, ese es simplemente un ma­ri­do; va­ya y con­sí­ga­se otro’”. Otros com­par­ten sen­ti­mien­tos si­mi­la­res, al­gu­nas ve­ces rehu­yen­do de to­do des­de la cre­ma­ción has­ta el en­tie­rro.

Di­se­car­los, otra op­ción

Frank Wi­lliams, due­ño de Ta­xi­der­mia de Tro­feos del Oes­te de Te­xas, co­men­tó que va­rios due­ños de mas­co­tas le han pre­gun­ta­do so­bre op­cio­nes de bron­cea­do y se­ca­do en frío.

Un ha­bi­tan­te de Ama­ri­llo lle­gó en me­dio de su su­fri­mien­to a pe­dir que se­ca­ran en frío a su pas­tor ale­mán.

“Lo que­ría con su ca­be­za vol­tean­do ha­cia arri­ba”, re­la­tó Wi­lliams.

“Cuan­do el clien­te es­tá sen­ta­do en su si­llón re­cli­na­ble, sus ojos y los de su pe­rro se cru­zan, así ya no se sien­te so­lo”.

Do­lor acu­mu­la­ti­vo

De la mis­ma ma­ne­ra que con un miem­bro de la fa­mi­lia, el due­lo es un pro­ce­so na­tu­ral an­te la pér­di­da de una mas­co­ta, de acuer­do con la doc­to­ra Dia­ne Po­me­ran­ce, es­pe­cia­lis­ta en re­cu­pe­ra­ción pos­te­rior al due­lo y vo­lun­ta­ria de la So­cie­dad Pro­tec­to­ra de Ani­ma­les en Te­xas.

To­do el su­fri­mien­to de un due­lo es acu­mu­la­ti­vo, ex­pli­có Po­me­ran­ce, y el su­fri­mien­to aso­cia­do con la pér­di­da de una mas­co­ta po­dría api­lar­se con el su­fri­mien­to que ha si­do re­te­ni­do a lo lar­go de la vi­da de una per­so­na.

Po­me­ran­ce ex­pli­có que per­der a una mas­co­ta que nun­ca te ha juz­ga­do y siem­pre te ofre­ció amor in­con­di­cio­nal pue­de desem­bo­car ver­da­de­ro da­ño emo­cio­nal y pue­de ser un ca­ta­li­za­dor pa­ra exa­mi­nar otras áreas de tu vi­da.

Bus­can­do re­cur­sos pa­ra ali­viar su due­lo en el área me­tro­po­li­ta­na de Da­llas-Fort Worth lue­go de que su pe­rro, Cae­sar, fa­lle­cie­ra en 1998, Po­me­ran­ce en­con­tró muy po­co. Pe­ro le­yó mu­chos li­bros so­bre el due­lo por per­der una mas­co­ta.

En el 2000, ella arran­có el Pro­gra­ma de Ase­so­ría pa­ra el Due­lo por pér­di­da de Mas­co­tas a tra­vés de SPCA de Te­xas. Con gru­pos de apo­yo en el due­lo en la Me­tró­po­li de Da­llas, y due­ños de mas­co­tas en pleno due­lo lla­man­do la lí­nea de ayu­da des­de tan le­jos co­mo Su­dá­fri­ca, Po­me­ran­ce y otros con­se­je­ros vo­lun­ta­rios ayu­dan a in­di­vi­duos a atra­ve­sar los di­fí­ci­les días pos­te­rio­res a la pér­di­da de una mas­co­ta.

El pE­rro Br­yan Clancy, un gol­den re­trie­ver de 10 años, en una de sus úl­ti­mas vi­si­tas a uno de los par­ques de Ama­ri­llo; fue sa­cri­fi­ca­do por el cán­cer ter­mi­nal que pa­de­cía; con su fa­mi­lia

Joy­cE con­nor con Br­yan Clancy el 15 de sep­tim­bre pa­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.